Vientos de guerra

"Invencible Ultimate Collection Vol.7", Kirkman, Ottley, Rathburn, Plascencia (Aleta Ediciones)

Tarde o temprano tenía que ocurrir. No hay colección de superhéroes en las que no esperemos, nerviosos, ese gran conflicto que, por primera vez, va a implicar a la mayoría de los protagonistas de la cabecera. En el caso particular de “Invencible”, desde el momento en el que Mark Grayson descubrió que su padre no era humano, sino un extraterrestre que pertenecía a la raza guerrera de los viltrumitas, una invisible espada de Damocles ha pendido sobre la cabeza del joven y, sobre todo, de toda la humanidad, ya que el objetivo primigenio de la estancia del padre de Mark, Nolan, en nuestro planeta, era estudiar las costumbres y debilidades de los hombres y mujeres que lo pueblan. Humanidad que en un futuro iba a ser esclavizada o masacrada sin piedad…

Y llegamos a este séptimo volumen que recogen la saga que se tituló “La Guerra Viltrumita” y que como entremés, prólogo, o como lo queráis llamar, nos muestra al protagonista que, después de dejar su trabajo como supertipo para el Gobierno, en concreto para la organización secreta liderada por el Cecil Steadman, decide montar una empresa de “alquiler” de servicios (los suyos, claro) y junto a su pareja, Atom Eve, se dedican a arreglar los problemas que van surgiendo a lo largo y ancho del planeta. En este caso particular, dentro de sus obligaciones como miembro de los Guardianes, el supergrupo que ahora está tratando de detener una invasión de los insistentes flaxanos.

Por cierto, en el último momento, sus compañeros de aventuras, Monster Girl y Robot, desaparecen por un agujero dimensional. ¿Dónde irán a parar? Lo sabremos en un futuro cercano…

Pero esto es solo un aperitivo para lo que se prepara, porque tras las obligadas despedidas, el grupo formado por Mark, Nolan y su hermano pequeño Oliver parten hacia la inminente guerra junto a sus aliados de Talescria. Juntos a ellos estarán los mejores héroes espaciales: Techjacket (que protagoniza varios momentos realmente hilarantes), Battle Beast, Space Racer y, cómo no, Allen el alien. Todos ellos están comandados por Thaedus, el líder de Talescria, que tiene una ya larga historia en su lucha contra el que fue una vez su pueblo.

Y sin querer daros demasiados detalles para no romper el suspense, solo os puedo decir que una vez comienza la acción no va a detenerse. Al contrario, irá a más y más, deparándonos momentos brutales, de violencia desatada como nunca se han visto en las páginas de un tebeo. Os aseguro que no podréis retirar la mirada de unas viñetas que salpican sangre, vísceras y trozos de hueso. De hecho, el dibujante de la colección, Ryan Ottley, nos regala una secuencia de páginas splash que os harán babear, seguro.

No voy a revelaros el final, qué ocurre cuando la guerra termina, pero si os puedo asegurar que es el desenlace más original que podáis imaginar. Después de la sangre, el sudor y las lágrimas, no esperéis el típico desenlace, más bien todo lo contrario.

Invencible sigue siendo, por méritos propios, una de las mejores series de superhéroes que se publican actualmente en el mercado norteamericano. Tras un titubeante principio, en el que las ventas no acompañaron, sus creadores, Robert Kirkman (“The Walking Dead”) y Corey Walker (MAX “Destroyer”), decidieron mirar hacia adelante y poco a poco, a golpe de ingenio, talento y frescura, ir escalando puestos hasta que comenzaron a llegar las nominaciones, los premios y finalmente, el favor del gran público. Y no es para menos, ya que es una cabecera en la que encontrareis los mejores ingredientes: Acción a raudales, romance, mucho humor, aventuras y una violencia como no se visto nunca retratada antes en un cómic. Y todo ello dibujado con el talento y la continuidad de un solo artista, Ryan Ottley, al que sustituye de vez en cuando otro crack de las viñetas, Corey Walker, uno de los “papás” de la criatura.

La vida del superhéroe es muy dura, y si queréis comprobarlo sólo tenéis que seguir a Mark Grayson, Invencible. ¡Preparaos, porque el viaje será movidito! Y no solo por las batallas que lo llevan hasta las puertas de la muerte, sino porque en el día a día surgirán más de un problema.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ siete = 16

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD