Mi nombre era Caleb Dume

"Kanan. El último padawan", Greg Weisman, Pepe Larraz, Jacopo Camagni (Planeta Cómic)

Resulta apabullante, en los tiempos que vivimos, la sinergia que se ha generado entre las series de televisión, el cine y los cómics. Hace años, las adaptaciones de tebeos, llevadas a la pequeña o gran pantalla no influían para nada en la obra original. Ahora es todo lo contrario, versiones de personajes sustituyen a las “clásicas” en el papel (me viene a la memoria cierto tipo con un parche en el ojo y bastante mala baba…). En el caso de Star Wars: Rebels, una serie de animación norteamericana que presenta, como bien indica su título, a un grupo de forajidos en los tiempos de la eterna guerra contra el Imperio, ha sido uno de sus protagonistas, el líder del grupo, Kanan, el que ha obtenido serie propia dentro de la hornada de títulos que ha ido publicando Marvel desde que se hiciera con los derechos de la exitosa franquicia creada originalmente por George Lucas.

Pero en este primer tomo no vamos a presenciar, al menos no en el arco principal, el presente del arrojado y valeroso Kanan, sino su pasado, cuando no era nada más que un aprendiz de Jedi, un padawan bajo el sabio manto de su maestra Depa Billada, que tuvo que dejar atrás toda la filosofía y misticismo para convertirse en una militar de rango al mando de sus propios soldados clones. La historia comienza con una victoria en el planeta Kaller y cómo los esbirros del Imperio, encabezados por el General Kleeve, son obligados a huir del lugar.

La alegría de la liberación y la recuperación del poder en su pueblo por parte de Gamut Kev, el líder del lugar, queda empañada cuando, horas después, el grupo de soldados que incluye al joven Caleb, su maestra Billada y a una pareja de clones con los que tienen una especial relación y camaradería, recibe una llamada que es oída por el comandante Grey… Es la terrible Orden 66 que, en los labios del malévolo Emperador, hace que una misión inducida en los cerebros de los clones los transforme en enemigos jurados de los Jedi, eliminándolos a todos y cada uno de ellos.

Menos al ahora fugitivo Caleb…

La vida del joven aprendiz da un cambio completo y a partir de entonces comienza su aventura. Oculto en lóbregos callejones, convertido en un vagabundo, solo verá algo de esperanza cuando se reencuentre con otro habitante de Kaller, el cínico Janus Kasmur, que un poco a regañadientes lo acoge en su nave y chanchullos…

Pero la orden 66 sigue en pie y los clones no cejarán en su búsqueda.

Una apasionante aventura la contenida en este primer volumen. Escrita por Greg Weisman (Gárgolas), y para la que casi no hace falta saber nada del Universo Star Wars, lo que la convierte en un perfecto punto de partida para los que quiera iniciarse en la saga o solamente disfrutar de una historia la mar de divertida.

Si a esto añadimos el expresivo y espectacular dibujo del talentoso Pepe Larraz, pues que más queremos. Alejado del estatismo que suele poblar este tipo de adaptaciones, Larraz se mueve como pez den el agua y se nota que lo pasa bien, tanto en la composición de página como en las obligadas batallas espaciales, de las que sale totalmente airoso.

Si queréis conocer el pasado de Kanan, por qué tuvo que cambiar de nombre y transformarse en otra persona, ésta es su historia. ¡Qué la Fuerza os acompañe!

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


4 − tres =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD