La vida secreta de un peluche

"Los Kurdles", Robert Goodin (Ediciones La Cúpula)

¿Os gustaría escuchar un secreto? Cuando nadie mira, en la penumbra de la habitación, los muñecos cobran vida. Es como si al separarse de sus dueños se hicieran conscientes de su propia existencia. Pues bien, todo comienza para Sally, una pequeña osita de peluche, cuando su dueña, una niña bastante insoportable, la arroja fuera del automóvil de su madre…

Sola, desamparada, el animal de juguete se pierde en un inmenso y frondoso bosque donde se convierte en presa fácil para algunos predadores nocturnos. Su futuro cercano no pinta nada bien hasta que termina entre los colmillos de un perrito, que la conduce hasta un lugar desconocido por los humanos y habitado por un grupo de curiosos seres, Los Kurdles.

Y os preguntaréis, ¿Qué demonios son Los Kurdles? Pues no es que os lo pueda explicar al cien por cien, pero voy a intentarlo: Este trío vive en Kurdleton y está compuesto por un pequeño unicornio con bastantes malas pulgas, Hank, que no sabe reaccionar demasiado bien a ciertas situaciones; Pentapus, un extraño ser que parece hecho de plastilina, cambia de color y es alérgico al pelo… Y Hank, otro afable muñeco.

El grupo tiene un problema, un capiloso y grave suceso le está ocurriendo a la vivienda de un antiguo miembro de la pandilla, Schleb Rohan. A la enorme y espectacular casa le está creciendo pelo… Y eso sólo es el principio. Dentro del edificio puede que se halle la solución al enigma antes que sea demasiado tarde, pero va a ser difícil encontrar la respuesta entre todos los objetos que posee el coleccionista.

El tiempo pasa inexorablemente y a la casa le salen ojos y boca, además de comenzar a cantar tonadillas marineras… Una auténtica locura que sólo estos curiosos seres podrán solucionar con ingenio y algún que otro leve percance.

Robert Goodin, el autor de este cómic, es conocido por llevar a sus espaldas una sólida carrera en el mundo de la animación norteamericana. ha trabajado en multitud de series, entre las que destacaría Duckman y Padre made in USA. Pero paralelamente, en los ratos libres que puede robarle a su profesión, dibuja maravillas como estos Kurdles, donde nos traslada a un mundo paralelo, bizarro. Deudor, gráficamente, de los cuentos clásicos ilustrados (auténtica gozada visual detenerse, en una segunda lectura, en cada viñeta) y, temáticamente, del Pogo de Walt Kelly, el Bone de Jeff Smith, los tebeos protagonizados por las creaciones de Disney, y otros cómics o strips en los que sus protagonistas eran animales o seres antropomórficos con comportamientos la mar de humanos (léase Calvin y Hobbes o Peanuts, por ejemplo).

Terminas la lectura de este cómic con una sonrisa en tu cara y esperando las nuevas aventuras de la pequeña Sally junto a sus nuevos amigos, Los Kurdles, en una lectura que gustará y recomiendo a todos los miembros de la familia, ya que para los más pequeños puede ser un perfecto medio para introducirlos en el mundo del cómic.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


1 × = uno

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD