El Dúo Dorado

"El hombre sediento vol 6,7"; "Hanzo, el camino del asesino 7", Kazuo Koike, Goseki Kojima (ECC Ediciones)

Trabajar durante treinta años, compartir experiencias, deleitar a los lectores con unas historias sobresalientes. Todo esto y mucho más son razones de peso para que a la pareja artística formada por el guionista Kazuo Koike y el ilustrador Goseki Kojima se les bautizara como “The Golden Duo”. Su andadura en común comenzó en 1970, y en ese camino dejaron clásicos como “El Lobo Solitario y su cachorro”; “Asa, el Ejecutor”; “Kai, crónica de una juventud” (que ha comenzado a publicar ECC) y, cómo no, las aventuras de Mondo Kainage y Hanzo Hattori. Dos personajes opuestos, totalmente diferentes, pero ambos retratados con genialidad. El primero es el catador oficial del shogun, su padre, y además de poseer un atractivo físico notable, es un experto espadachín y conoce todos los venenos habidos y por haber.

Hattori Hanzo es un ninja, un hombre que vive en las sombras y su camino se desarrolla en paralelo desde el momento en el que entra a servir a un joven señor, futuro shogun. Las intrigas palaciegas, atentados y el aprendizaje de la vida y la relación con los demás será los temas principales de este manga histórico.

En los volúmenes 6 y 7 de “El hombre sediento” vamos a encontrar que las amenazas contra la vidas del protagonista continúan, ya sea en forma de letal talladora de mondadientes (sí, no es broma…) o con una conspiración contra él y su señor que implica a unos temibles monjes budistas, que utilizan para sus maquinaciones a guerreros venidos de la India y que van a suponer una competencia casi invencible para un Mondo que, por primera vez, va a conocer lo que supone ser envenenado, con la consecuente merma de sus facultades (incluyendo las amatorias…). Esto hará que el catador se tenga que enfrentar tanto a momento algo cómicos, debido a los picantes comentarios de sus dos mujeres y, por otra parte, ocuparse de los continuos ataques de los hindúes, así como el taimado plan de un constructor de miniaturas y su esposa…

Y por si esto fuera poco, Mondo conocerá a Kan, su bella hermana, que aunque es de distinta madre, conserva un fuerte vínculo con él, lo que lo lleva a rememorar los juegos infantiles y sus primeros e inocentes acercamientos sexuales. Pero algo terrible va a suceder, cuando uno de los poderosos guerreros venidos de las India posea, hipnotice a la joven y la convierta en un enemigo implacable, la mujer Marishiten, una fuerza de la naturaleza, que está a punto de acabar con la vida de Mondo…

Al final de este tomo, el séptimo, el protagonista toma una decisión radical, que va a cambiar el rumbo de su vida y la de los que rodean.

En “Hanzo, el camino del asesino” nos encontramos en plena batalla por el shogunato, pasando de la era Eiroku a la Genki (1570). Todo el camino que los protagonistas, Hanzo y Tokuwaga, ha llevado a estos tensos momentos de conflicto contra los otros señores feudales, Nobunaga y Ujizane… Pero antes tendrán que ocuparse de la amenaza inesperada que supone la aparición de una suppa, una mujer ninja, que junto a un titiritero han ideado un letal plan para terminar con la vida del orondo señor de Hattori. Una maquinación que, como una muñeca rusa, esconde dentro otra peor, más inesperada y de la que sólo gracias a la astucia del joven ninja podrán librarse.

El resto del grueso volumen transcurre, como decía anteriormente, entre cruentas batallas y las maquinaciones que cada uno de los aspirantes a shogun hacen para borrar de mapa a sus oponentes. Mientras Hanzo, en solitario por primera vez en mucho tiempo, ya que ha sido padre y deja a su mujer, también una experta ninja, al cuidado del bebé, debe ocuparse de esos asuntos más “oscuros”. Cosas de ninja. Y lo que menos espera es encontrarse en su camino con una letal mujer, que nos deparará uno de esos momentos de intenso erotismo que Koike y Kojima sabían trasladarnos a los lectores, poniendo a Hanzo en una delicada postura ante la seductora belleza de Kuronami, una fémina que se las hará pasar canutas en medio de un campo de bambús…

Si sois amantes del género de samuráis, katanas, ronins… Estos dos mangas son una lectura obligada, seguro que os trasladarán de inmediato a otras épocas en las que las espadas se enfrentaban y servían para resolver la mayoría de los entuertos.

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ dos = 4

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD