Tonalidades de negro

"Serie Negra. Integral", Enrique Sánchez Abulí, Jordi Bernet; "Cara de Ángel", Koldo Azpitarte, Ángel Unzueta (Panini Cómics)

La serie negra, narraciones criminales, la oscuridad que anida en el corazón de todos los hombres… y mujeres. Pocas parejas artísticas, en el ámbito de la viñeta contemporánea, han dado tanto y tan bueno a sus lectores (con la única excepción del tándem Antonio Segura- José Ortiz) como el guionista, escritor y traductor Enrique Sánchez Abulí y el dibujante Jordi Bernet. Padres de ese gran personaje llamado Luca Torelli, Torpedo, sobre el que tanto y tanto se ha escrito. Pero en esta ocasión, la editorial Panini, dentro de su sello Evolution Comics nos trae una imprescindible recopilación, un tomo integral que contiene auténtico oro: “Historias negras” es una serie de narraciones, la mayoría muy breves, protagonizadas por tullidos, meretrices, atontaos, quinquis, criminales, náufragos, monstruos, chavales, lobos, cavernícolas… Una auténtica “galería de los horrores”, siempre enmarcada en las sombras del pincel de Bernet y que Abulí delinea con su dominio de la palabra, juegos imposibles de vocablos que en más de una ocasión nos provocarán una inevitable carcajada, que acto seguido, quedará congelada por lo terrible de las situaciones que se narran.

En “Ab Irato”, Abulí homenajea, dentro de su estilo personal, a escritores de genero noir como James M. Cain, James Hadley Chase o Jim Thompson, en una historia protagonizada por un ex púgil, que pasa sus días junto a un chaval retrasado, Toby y un chucho. Todo va bien hasta que hace su aparición la femme fatale que no puede faltar en este tipo de relatos: Abby es una curvilínea morena que está casada con un anciano paralítico, al que obsequia todo tipo de calificativos despectivos: Yayo, Matusalén, abuelo… Juntos comparten una relación morbosa junto a sus criados de color. La ecuación es sencilla, ¿no? Pronto, la atractiva fémina empujará a Tom, el boxeador, a cometer una atrocidad junto al joven: Quitar de en medio a su marido, el sr. Cavan… pero en las historias de Abulí y Bernet las cosas no acaban como esperamos y el final será totalmente inesperado, sangriento y violento.

“Snake” lleva la socarronería de Torpedo al Far West, protagonizada por un cowboy con poco sentido de la moral, seremos testigos en una serie de episodios de sus encuentros con unos bandidos mexicanos y la “curiosa” manera en la que sale indemne… O aprenderá a las malas que algunas mujeres no son de fiar, y menos si ésta casada con la autoridad del pueblo, el sheriff… Sufrirá en sus carnes la pérdida de una apuesta casi segura y consiguiente lid con un boxeador con bastantes malas artes. Y así varios relatos que culminan con el regreso de dos personajes que demuestran que el “amor” está por encima de todas las cosas…

“De vuelta a casa” es una historia que aprovecha el contexto de ciencia ficción para realizar un certero retrato de varios personajes, reos, que logran escapar de un planeta prisión y regresar a la tierra en una letal nave alienígena. Ninguno de ellos muestra actitudes positivas (son asesinos, violadores…) y una vez logran regresar a casa, se separan, comenzando entonces una auténtica cacería del hombre, a cargo de unos pequeños pero letales agentes que carecen de piedad. ¿Conseguirá alguno la ansiada libertad? Tendréis que llegar hasta el final de la historia para saberlo y sorprenderos.

Este volumen integral viene culminado por una galería de ilustraciones y portadas, además de dos relatos del Maestro Abulí, “Lo que pasa cuando no sucede nada” y “La mirada”. Poco más os puedo decir, sólo que es canela en rama.

Y de esta pareja artística pasamos a otra, formada más recientemente y que tuvo una muy buena acogida por parte de los lectores españoles con su primera obra conjunta, “Reliquias”, previamente publicada en Francia con éxito. En esta ocasión, Koldo Azpitarte y Ángel Unzueta se ponen la gabardina y el sombrero y nos sumergen en una historia que comienza dentro de los cánones clásicos del noir, “Cara de Ángel”: El asesinato de una mujer en un hotel, Diane, hace que todas las pruebas señalen hacia su ex marido, el atormentado veterano de la guerra de Corea, Paul. La rubia asesinada iba a casarse de nuevo con Bill, el drástico fiscal del distrito que tuvo mucha relación con Paul en el pasado, ya que fueron compañeros en la contienda. Si a eso sumamos a Marino, que también compartió camastro en tierras coreanas, y que ahora es un detective privado al servicio de Bill, casi completamos el plantel de protagonistas. Sólo nos faltarían la hija de Paul y Diane, Callie y una misteriosa anciana india, perteneciente a la tribu Washoe, que fue niñera de Paul.

Y pensareis, ¿Qué pinta aquí una mística anciana india? Pues bien, ahí es donde la historia da un giro hacia lo fantástico-terrorífico. La pequeña Callie va a empezar a recibir unas espeluznantes visitas, un ectoplasma que tiene la cara de su madre y parece advertirla de un peligro que la amenaza… Mientras, Paul, trata de librarse del crimen del que se le inculpa y vuelve la cara hacia una herencia mística que lo espera en el lago Tahoe, concretamente en una cueva…

Con una narración ágil, el tándem formado por Azpitarte-Unzueta nos sumerge en una historia que te atrapa en las primeras páginas y ya no te suelta hasta que has terminado de leer, con un estilo gráfico y narrativo que se beneficia de los trabajos de Unzueta para el mercado norteamericano, visualmente se agiliza la narración, llevándonos de una situación a otra con rapidez, a la vez que el bien estructurado guión de Azpitarte nos descubre a varios personajes tridimensionales, que comienzan pareciendo arquetípicos de este género pero de los que iremos conociendo matices, secretos, pesadillas que los persiguen y que llevan hasta la resolución del crimen.

Sentaos en vuestra butaca más cómoda, poned música de jazz en el tocadiscos y sumergíos de cabeza en dos universos criminales, personales y muy, muy negros.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


seis − 2 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD