Las estrellas, mi destino

"Marvel Gold. Starlord: Lágrimas en el cielo" VV.AA. (Panini Cómics)

Hay personajes de cómic que, como el que protagoniza las aventuras en este volumen, recuperan la fama perdida, ya que llevaban años en ese limbo o cementerio de elefantes al que van a parar muchos de estos héroes que, por varias causas, pierden el interés del lector o de los propios editores. Es el caso de Starlord, cuya versión fílmica en la divertida cinta “Los Guardianes de la Galaxia” lo ha colocado otra vez entre los héroes más demandados, protagonizando multitud de  portadas en la editorial Marvel.

Pero claro, ocurre que, ese Peter Quill tramposo, dicharachero y bailarín que se nos presenta en la películas de James Gunn bien poco tiene que ver con de Steve Englehart, uno de sus padres dentro del mundo de la viñeta. En este tomo vamos a ser compañeros de Quill en varias aventuras, pero siempre va a estar presenta la melancolía del personaje (en su “verdadero” origen conoceremos el por qué) y esa “soledad acompañada”que vive, ya que comparte peripecias y experiencias vitales con su “Nave”.

Tras aquellas portadas de la publicación Marvel Preview que homenajeaba al género pulp vamos a presenciar batallas galácticas, cómo la vida del protagonista está a punto de apagarse y solo gracias a su eterna acompañante (y de una forma bastante curiosa, todo hay que decirlo) conseguirá salvar… Planetas letales, poblados por seres que te pueden exterminan en cuestión de minutos; Civilizaciones arrasadas por la maldad de un solo ser y las importantes decisiones que Starlord deberá tomar. Porque sí, en estas páginas encontraréis muchas aventuras interestelares, pero también dilemas morales que harán que el protagonista se convierta en juez y ejecutor, decisiones que lo van a marcar por el resto de sus días…

Y me refería antes a los “padres” de Starlord, ya que en este tomo vamos a conocer a unos cuantos, entre ellos a los dos guionistas que marcarán estas primeras aventuras, Chris Claremont al principio, acompañado por Carmine Infantino en los lápices y más tarde Doug Moench junto a los talentos de Bill Sienkiewicz (en su ”etapa” Neal Adams) y un Gene Colan que gracias a la libertad que le permitía el formato de revista, se suelta la melena (gráficamente hablando) y nos ofrece unas páginas espectaculares. El volumen termina con varias historias autoconclusivas ilustradas por Tom Sutton y, en la primera de ellas, el héroe galáctico chocará de frente con su pasado y conocerá la verdad detrás de los hechos que lo convirtieron en un paladín de las estrellas. ¿Quién es realmente el Señor del Sol? ¿Qué relación tiene con su origen?

Unas peripecias éstas que de seguro harán las delicias de los amantes del pulp espacial y descubrirán las primeras aventuras de Quill, Peter Jason Quill. Starlord.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ nueve = 16

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD