Masters of the (Marvel) Universe

"Marvel Héroes 61. Los 4 Fantástricos de John Byrne 3", John Byrne, VV.AA. ; "Colección Extra Superhéroes 50. El Incorregible Hombre Hormiga: Integral", Robert Kirkman, Phil Hester, Cory Walker (Panini Comics)

A ver, os quería hacer una pregunta: ¿Qué tienen en común John Byrne y Robert Kirkman? No vale decir que los dos tienen barba o que están algo pasaditos de peso… Vayamos a lo obvio. Ambos son dos grandes guionistas (Byrne también un soberbio dibujante) y en diferentes etapas de su existencia artística, han recalado en la Casa de las Ideas para dar lo mejor de ellos mismos.

Comencemos por John Byrne, del cual se acaba de publicar este mes el tercer volumen de uno de sus trabajos más famosos. Entusiasmado desde pequeño por las aventuras de las familia formada por Reed, Sue, Johnny Richards y Ben Grimm, ya de adulto, como artista de sobras reconocido, recaló en la colección de los 4 Fantásticos para devolverle el brillo y épica que había perdido.

Es curioso, pero el periodo temporal que abarca el contenido de este volumen resume, lo que podríamos definir como “un final de etapa”. Y es que Byrne comenzaba a sentirse algo cansado. Había echado el resto narrando las aventuras de los héroes, trayendo de vuelta a sus “mejores” villanos y dejando sagas para enmarcar en la historia de los comic-books norteamericanos. Y si a este cansancio creativo le sumamos las presiones de cierto editor recordado por ser uno duros e inflexibles que ha pasado por Marvel, pues podemos pensar que a mediados de los años ochenta, Jim Shooter se había convertido en una losa creativa para Byrne. Pese a todo, el artista siguió dando lo mejor de sí mismo en una de las colecciones emblemáticas de la gran editorial.

¿Y qué podemos encontrar en este tercer tomo? Pues en primer lugar algo que caracterizó la etapa Byrne desde que cogió las riendas de las colección: Las relaciones entre los personajes, el “culebrón” puro y duro, pero que definió a la perfección a los protagonistas y secundarios. Con la marcha de La Cosa, Ben Grimm, su puesto es ocupado por la amazona esmeralda, Hulka, que inicia una relación con el nativo norteamericano Wyatt Wingfoot. Pero con lo que os vais a quedar la boca abierta es con quién se ennovia el promiscuo Johnny Storm. Nada más y nada menos que con Alicia Masters, la ex del ausente Ben… En fin, un curioso baile de parejas.

Y mientras estas cosas de estar por casa van sucediendo, nos encontramos con un nuevo villano que se las hará pasar canutas al grupo: Terminus. Ya que la amenaza de Galactus había desaparecido, necesitaban a un maloso que pudiera estar a su altura.

En este volumen vais a encontrar sobre todo mucha aventura, viajes a otras tierras paralelas donde Reed Richards se va a encontrar con lo inesperado. Un Señor de la Guerra que tiene mucho que ver con él…

¡Ah, y el Doctor Muerte regresa una vez más para acometer una de sus múltiples venganzas sobre los protagonistas! Y esta vez les va a arrebatar un símbolo, algo que los ha hecho visibles desde sus principios. ¡Nada más y nada menos que su hogar, el emblemático Edificio Baxter!

Y para rematar este breve recorrido que vosotros, lectores, vais a disfrutar ampliamente, un momento traumático en la historia del cuarteto: La transformación de uno de ellos, el paso al “lado oscuro” más impensable… Sue Richards, la Chica Invisible es transformada por el malvado Psicoman en Malicia (es curioso el “gusto” que tenía Byrne por pervertir a sus heroínas y, sobre todo, vestirlas con ropajes que parecen sacados del mundo sadomaso…), que se las hará pasar canutas a su marido y a Johnny, su hermano.

Johnny, la Antorcha Humana, que va a sufrir un grave trauma cuando padezca lo lejos que puede llegar la admiración de un chaval por su figura, en uno de los números (el 285 USA) más recordados por los aficionados.

Todo esto es sólo una pizca de lo que podréis encontrar, y os garantizo que vais a pasar un muy buen rato en este tercer volumen de una etapa que llega a su fin en el próximo mes de julio.

Y hablemos ahora de Robert Kirkman, ese otro gran guionista. El éxito le vino con cierta serie sobre zombis y a partir de ahí su status subió como la espuma. Eran mediados de 2000 cuando dejó su huella en varias colecciones de Marvel, pero la que más me llama la atención, por lo divertido y personal de su propuesta es la de “El Incorregible Hombre Hormiga” que, curiosamente, vuelve a la palestra de la actualidad, ya que en pocas semanas podremos disfrutar de las aventuras de este héroe Marvel en la gran pantalla.

Pero el protagonista de este tomo integral que publica Panini no es un héroe ni por asomo, más bien todo lo contrario… Eric O´Grady es agente de S.H.I.E.L.D. pero del escalafón más bajo, personal de oficina, vamos. Pasa los días delante de una pantalla, aburrido, esperando que llegue la noche para poder jugar al poker con otros compañeros de helitransporte. Su único amigo allí es Chris McCarthy, al que intenta quitarle la novia. Lo dicho, un tipo bastante despreciable este Eric.

Así van pasando los días hasta que la casualidad hace que los amigos encuentren el nuevo traje de Hombre Hormiga que Hank Pym ha creado. Al principio es un desconcertado Chris el que lo utiliza, pero unos sucesos violentos y la desgracia hace que éste muera, alcanzado por un rayo. Es entonces cuando O´Grady ve la oportunidad de su vida y empujado por el descontrol existente en la nave se enfunda el traje, sin saber que su vida va a dar un vuelco. Perseguido pro su superior Mitch Carson, la historia se convierte en una eterna persecución, en la que Eric aprovecha al máximo las cualidades del traje, tanto para apropiarse de lo ajeno como para colarse en la vida de más de una chica por la que se siente atraído.

Durante doce entregas seremos testigos de las desventuras de este tipo taaan despreciable, pero que a la vez nos cae simpático, ya que también tiene su corazoncito. En esta docena de números Kirkman está acompañado en los lápices por Phil Hester (“Green Arrow”) y Cory Walker, con el que orondo guionista tiene mucho en común, léase “Invencible”.

Diversión, aventuras, amoríos y una pizca de drama sazonan una divertida saga.

Dos lecturas que os mantendrán pegados a sus páginas, magníficas muestras de todo lo que podéis encontrar en el vasto e infinito Universo Marvel.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


ocho − 1 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD