Fritos para siempre

"Croqueta y Empanadilla 2", Ana Oncina (Ediciones La Cúpula)

El ardiente aceite de girasol las vio nacer y una freidora las unió. Se trata de la pareja más peculiar de los cómics en nuestro país. Y es curioso, pero han sabido ocupar un espacio vacío en el corazoncito de miles de lectores y lectoras. Su éxito ha sido fulgurante, como bien demuestra, por un lado, la salida de este segundo volumen y, sobre todo, que su autora, Ana Oncina, haya sido galardonada con el Premio del Público (uno de los más significativos, a mi parecer) en el último Salón de Barcelona.

¿Y qué es lo que podemos encontrar tras la colorida portada de este librito? Pues para los que no lo sepáis, los protagonistas, esta “suculenta” parejita, viven su día a día: Ambos son dibujantes de cómic (curiosa elección laboral…) y si rascamos un poco sobre esa masa de fritura que, aparentemente, es lo que podíamos denominar con le calificativo de “cuqui”, nos encontramos con un fiel retrato de las relaciones de pareja. Eso sí, siempre retratado desde la óptica del humor, del que hay mucho en esta segunda obra de la joven autora.

Vamos a ser testigos de que el paso del tiempo en una pareja hace que se “relajen” ciertas costumbres y comportamientos. Ya nada es igual al principio de la relación, donde todo eran mimos y atenciones. Empanadilla retrata al estereotipo de la chica: Cuidadosa, algo maniática, siempre ocupada con la limpieza del piso, bastante quisquillosa con según que tema… Por otra parte, Croqueta es un poco desastre, tiquismiquis, guarrete y odia a muerte a la gata de su novia, cuyo peso debe soportar cada vez que se acuesta.

El tomo está compuesto por una serie de historietas cortas, flashes de la vida en común de la peculiar parejita, anécdotas variadas: El traumático momento que supone para Croqueta pasar un día en la playa; esas largas noches acompañados por el molesto zumbido de los insectos y algún que otro pedete que se escapa y que parece no tener dueño… Lo perjudicial que puede resultar para la vida en pareja un exceso de sinceridad…

¿Quién iba a pensar que la editorial que parió a la revista El Víbora, símbolo del underground hispano, iba a terminar publicando un material como éste? Pero los tiempos cambian y la política editorial también (e inteligentemente, todo hay que decirlo). La oferta de La Cúpula ha ido adaptándose al gusto de un público nuevo y sin perder su identidad, sigue ofreciendo obras de lo más interesantes y variadas, no hay más que consultar su catálogo para comprobarlo.

Una sucesión de peripecias cotidianas en las que podemos sentirnos reflejados al mayoría, ya que no hacen más que retratar la realidad de una pareja como otra cualquiera, sólo que ésta en particular es de lo más “deliciosa”. ¡Ñam!

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


− 4 = cinco

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD