Viaje a través del lienzo

"Las Meninas", Santiago García, Javier Olivares (Astiberri)

El Premio a la Mejor Obra del último Salón de Cómic de Barcelona y la publicación de su segunda edición son dos excusas perfectas (aunque realmente innecesarias) para volver a hablar sobre “Las Meninas”.

En esta obra, sus autores, Santiago García y Javier Olivares, nos proponen dos viajes: Por un lado, un recorrido por la vida del pintor Diego Velázquez, llena de pasajes desconocidos, y que nos lo muestra como un hombre inteligente, dedicado desde su juventud a la búsqueda (exitosa) del Arte. Unos escalones imaginarios que irá ascendiendo hasta que consigue introducirse en la corte del monarca Felipe IV.

Para ser testigos de estos hechos, los autores utilizarán la mirada que sobre el pintor tienen varias personas que lo han conocido o vivido con él (al estilo de la obra maestra fílmica de Orson Wells, “Ciudadano Kane”). El deseo del artista de querer ser admitido en la Orden de Santiago hace que uno de sus miembros acuda a la Corte para recabar la información necesaria. Gracias a estas conversaciones, viajaremos al pasado para ser testigos de momentos clave de la existencia del pintor sevillano: Su juventud en la ciudad andaluza, tutelado por Maese Pacheco, que le abrirá los ojos ante otras maravillas de la Historia del Arte, adoptándolo como un padre. Su posterior boda con la hija de éste, Juana, y la competición que lo hará viajar a Madrid… Y así iremos conociendo la vida y personalidad de Velázquez.

El otro viaje nos muestra la huella que la inmortal obra del pintor, “Las Meninas”, ha dejado a lo largo de los años en diferentes artistas. Estos “interludios” van a mostrarnos a un infantil Picasso, a Foucault escribiendo un texto sobre Velázquez; Dalí, preso de uno de esos alocados ataques de genialidad que lo caracterizaban… Y así hasta mostrarnos un tapiz que se ha ido tejiendo inconscientemente y que coloca a “Las Meninas” en la cúspide de la Historia del Arte.

Tras todo esto podéis pensar que ésta es una obra sesuda, destinada para una minoría privilegiada que sólo lee “novela gráfica”. Todo lo contrario, la manera en la que los autores la han estructurado, a base de flashbacks, hace que avancemos por una trama absorbente, salpicada por esos “momentos” en los que se habla sobre la influencia del cuadro en otros pintores o capítulos de la vida de otros artistas (el de la vida de Rafael es especialmente divertido).

Y hablar del apartado gráfico es encontrarnos con un Javier Olivares que aprovecha todos y cada uno de los recursos que la viñeta ofrece: Páginas dobles impresionantes, el uso del color y la estructura para contar esas “otras” historias, como si, por ejemplo, fuera narrada en uno de aquellos tebeos de a peseta; la caricatura de los personajes en determinadas situaciones (la competición de pintores). Un auténtico tour de force narrativo y visual. Se nota en estas páginas la perfecta compenetración, tan necesaria, entre guionista y dibujante.

Todo para finalmente llegar ante esa gran obra, detenernos ante ella, atónitos y maravillados, sabiendo algo más sobre el misterio de ésta y su creador.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ nueve = 18

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD