¿Libertad? Dulce veneno.

"Los Leones de Bagdad", Brian K. Vaughan, Niko Henrichon (ECC Ediciones)

¿Qué ocurriría si pudiéramos meternos dentro de las cabezas de los animales? ¿Compartir sus miedos, deseos? Precisamente eso es lo que nos propone el guionista norteamericano Brian K. Vaughan en esta novela gráfica. Como su título indica, los protagonistas de las historia son animales, leones que vivían una tranquila existencia en el zoológico de la ciudad de Bagdad. Las “familias” y jerarquías estaban muy bien definidas: los felinos, las huidizas y desconfiadas gacelas y los traicioneros simios… Pero toda este organigrama se va a ver afectado cuando del cielo caigan el fuego y la furia. Sin ellos saberlo, se ha iniciado una contienda bélica en Irak y la ciudad va a ser arrasada por las bombas norteamericanas. Estos mismos proyectiles y la casualidad les van a dar la ansiada, por algunos de estos animales, libertad. Pero a qué precio...

El grupo de leones escapa del lugar, está formado por Safa, una anciana y cínica leona que ha vivido y visto demasiado con el único ojo que le queda. Zill, el león, el comodón y no tan líder, que al final se verá eclipsado por la resolución y valentía de las hembras. Noor, una bella leona, que siempre a querido huir con su pequeño Ali, un atolondrado e inocente cachorro que se va a ver metido en algún que otro problema.

Las desiertas calles de la ciudad son un enorme camposanto, del que todos han huido y los animales se pasean como si de una enorme jungla se tratara. Pero entre los escombros y casas abandonadas se esconde el peligro, y no será precisamente una amenaza humana con la que se encuentren.

Pero esta emocionante historia no sería lo que es sin las impresionantes páginas que Niko Henrichon ilustra. El dibujante canadiense se deja el pellejo dotando a cada animal de una personalidad y expresividad propias y, sobre todo, nos documenta a la perfección ofreciendo unas panorámicas espectaculares de la Bagdad arrasada por los indiscriminados bombardeos yanquis. Una contienda cruel, real. Tanto como el desenlace de esta historia basada en hechos reales.

Por si la calidad de la obra no fuera suficiente, el volumen está rematado por una galería de imágenes, diseños de los diferentes animales protagonistas pero, sobre todo, me llama poderosamente la atención (y a los aspirantes a guionistas-autores completos les puede venir muy bien) la inclusión de las diferentes propuestas que Brian K. Vaughan presentó a los editores del sello Vértigo, hasta que finalmente el proyecto fue aceptado.

Nos encontramos ante una moderna fábula en la que vuelve a quedar patente que el sinónimo de guerra es horror, pero esta vez vista (y padecida) a través de los ojos de unos animales demasiado humanos.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


tres + = 6

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD