Condenados a entenderse

"Marvel Gold. Los Defensores. Origen", Roy Thomas, Sal Buscema, Ross Andru (Panini Comics)

Examinando el origen y razón de ser de algunos grupos supergrupos del Universo Marvel podemos pararnos en, por ejemplo, Los 4 Fantásticos: Son una típica familia. Matrimonio, hermano-cuñado golferas y el amigo de toda la vida, ese “tío” que a todos nos gustaría haber tenido… La Patrulla-X sin embargo, están unidos por otra causa. El gen X, que los ha transformado en seres temidos por el resto de la humanidad, cuando lo único que los diferencia es un poder que la mayoría de las veces les causa más problemas que ventajas… Los Vengadores son los grandes paladines de la justicia, se van a enfrentar a una y mil amenazas como un solo puño, cohesionado… Pero, ¿y Los Defensores?

Comencemos antes que nada por sus miembros, sus tres miembros. De sobras conocidos por todos: El coloso esmeralda, Hulk. Ya sabéis que al doctor Bruce Banner hay que tratarlo siempre con mucha, mucha educación. Cualquier salida de todo por nuestra parte y ya la tenemos liada. En los ya lejanísimos años 70, el brutote verde era perseguido sin ton ni son por su “suegro”, el terco y resolutivo General Ross.

Namor, el monarca atlante, se había convertido en un extraño para su propio pueblo y sufría en sus propias carnes los efectos de un experimento que le había arrebatado su capacidad para respirar bajo el agua. Solo un buen chapuzón en el líquido elemento hace que la superfuerza regrese a sus músculos y así pueda enfrentarse a las diferentes amenazas que pretenden atacar a la humanidad.

Y para finalizar este trío, el Hechicero Supremo. Bueno, al menos lo había sido. Stephen Strange reniega de sus poderes y hasta llega a cambiarse el apellido por el de Sanders. Abandona las Artes Arcanas por la asesoría médica. Pero todo va a cambiar cuando se percate de que algo fuera de lo normal está sucediendo en la ciudad…

Y así, casi por casualidad, se iniciará la historia de este grupo de héroes, que deberán unir fuerzas contra una amenaza que viene de otra dimensión. La primera saga que compartirán será narrada en las cabeceras de los personajes por separado: “Dr. Strange”; “Prince Namor. The Sub-Mariner” y “The Incredible Hulk”. Aquellos años era una época de cambio en Marvel Comics y la feroz competencia de la editorial DC hizo que el pastel de las ventas se repartiera, provocando la caída en ventas de muchas de las colecciones de la Casa de las Ideas, por lo que los avezados guionistas tenían que ingeniárselas para crear historias lo suficientemente atractivas y atraer a ese público joven y, a veces, un poco infiel.

Es por ello que uno de los grandes clásicos de Marvel, el guionista Roy Thomas planteó un arco argumental que enfrentaba a los tres, hasta entonces, casi desconocidos con la amenaza de los temibles Inmortales, unos seres llegados de otra dimensión y que pretendían abrir una puerta por la que penetraría en nuestro mundo el ser más terrible de todos. En los primeros números, una especie de “prólogo” antes del nacimiento del grupo como tal, vamos a conocer los problemas que aquejan a los protagonistas que, afortunadamente, se van a ver auxiliados en más de una ocasión por algunos ilustres miembros del Panteón Marvel, como son Estela Plateada o los mismísimos Vengadores.

Y sería por fin en diciembre de 1971 cuando bajo el “tejado” de “Marvel Feature” nacerían Los Defensores, con unas historias tan coloridas como extravagantes, productos de una época: Temibles villanos que se hacen pasar por héroes; La terrible herencia de un villano moribundo; Una fiesta de Halloween de lo más movidita y la desopilante amenaza de Xemnu, un ser venido del espacio exterior y que es una mezcla entre un enorme oso de peluche y el Flautista de Hamelin…

La nómina de dibujantes del tomo es espectacular: Gene Colan, Marie Severin, Herb Trimpe, Sal Buscema, Don Heck, Ross Andru… Un plantel de clásicos sin parangón.

Toda historia tiene un principio y en este volumen seremos testigos del nacimiento y unión de este grupo de paladines, ¡Los Defensores!

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


5 + nueve =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD