Sesión continua

"Doggy Bags", Run, Maudoux, Singelin (Dibbuks)

Los más aficionados al cine palomitero recordaréis que no hace muchos años Quentin Tarantino y Robert Rodríguez unieron sus fuerzas creativas para resucitar esas sesiones dobles de películas de serie Z en las que podíamos encontrar mucha violencia, sexo, música a todo trapo, tiros, muerte, monstruos… De aquella unión nacieron dos pequeñas maravillas bajo el sello Grindhouse, sus títulos fueron “Planet Terror” y “Death proof”. A partir de aquellas semillas florecerían auténticas locuras trash como la saga “Machete”.

Pues bien, ahora imaginad toda esa imaginería y parafernalia trasladada a las viñetas. “Doggy Bags” nos transporta a un mundo donde todo el posible y bajo esta cabecera, que imita a las revistas norteamericanas de los años 50 (sentido el homenaje a la publicaciones de EC Comics), podemos encontrar breves textos que nos explican tanto el nacimiento de las bandas de moteros ilegales (rollo SOA, ¿entendéis?), el origen de un letal cuchillo o por qué la policía motorizada en los USA utiliza un arma de fuego en particular. Porque no todo va a ser violencia y destrucción, también hay que culturizar a las masas. Y no os perdáis los geniales (y desgraciadamente falsos) anuncios en los que podemos “pedir” por correo desde una cabeza reducida a un kalachnikov de perdigones.

Guillaume Singelin, joven y de sobras talentoso autor nos lleva de cabeza al asfalto, donde una peligrosa banda de moteros persigue a una chica que es de todo menos desvalida. Persecuciones, tiroteos, explosiones y un misterio que oculta la huida de la muchacha, a la que une un misterioso vínculo con la letal banda de bikers.

De ahí pasamos a las artes marciales, como ya sabéis “Everybody loves kung fu fighting…!” así que Florent Maudoux, el dibujante del spin off de “Freaks Squeele”, “Funeral”, nos presenta a la letal Masiko, una madre de familia tan sexi como letal que deberá enfrentarse a una horda de asesinos que tratan de borrarla del mapa, mientras trata de consolar a su bebé.

Y para finalizar a lo grande este primer volumen, el “misterioso” RUN nos lleva a esas eternas carreteras flanqueadas por el desierto: Dos personajes, un atracador y un policía de la brigada motorizada. Sus caminos se cruzan casi por casualidad, pero una vez que el agente fija su objetivo nada ni nadie le va a impedir administrar justicia. Ni siquiera la muerte…

Dibbuks nos trae un cómic de género, divertido, que recomiendo consumir con un gran bol de palomitas y, por qué no, una fría jarra de cerveza mientras escucháis rock & roll del bueno. El plan perfecto para combatir el aburrimiento.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


6 + = nueve

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD