Vuelve El Hombre

"Lobo: El último czarniano"; "Lobo: El regreso", Keith Giffen, Alan Grant, Simon Bisley, VV.AA. (ECC Ediciones)

¡Más letal que cualquier virus que podáis imaginar! El Ébola palidece ante su presencia, transformándose en un simple resfriado común. Es el terror de las féminas, que se arrodillan ante sus pies, alabándolo como si fuera una deidad pagana. Cuando pisa un antro de los que frecuenta, todos los paisanos miran hacia otro lado, ya que un simple comentario puede asegurarte un billete hacia el otro lado. Vamos, una muerte segura y especialmente dolorosa…

Curiosamente, el nacimiento de este tipo en los cómics no tuvo mucha, o mejor dicho, ninguna relevancia. Corría el año 1983 y vio la luz dentro de la colección “The Omega Men”. En aquel momento, uno de sus “padres”, Keith Giffen, no se percató del potencial que podía tener Lobo. Tuvieron que pasar algunos años y la remodelación del Universo DC llamada “Crisis en las Tierras Infinitas” para que papi Giffen rescatara del limbo a su creación. ¡Y vaya renacimiento! Era principios de los 90 y en los comic-books norteamericanos se respiraban aires nuevos gracias a las buenas artes de gente como Frank Miller, Alan Moore y compañía… Es por ello que junto al guionista Alan Grant y al dibujante Simon Bisley se propusieron dar cuerpo y personalidad al bastardo más grande y peligroso de la galaxia: Lobo, el último czarniano.

ECC recopila en dos magníficos tomos las primeras peripecias de este tipo de piel blanquecina y expeditivas maneras. En el primero, “Lobo: El último czarniano” lo encontramos formando parte de el cuerpo policial sideral L.E.G.I.O.N, en el que permanece debido a su estricto código moral (cuando Lobo hace una promesa o juramento lo cumple caiga quien caiga en el camino). El jefe de los polis espaciales, Vril Dox, tiene un plan para acabar con su odiado Lobo y para ello le encomienda una misión de arresto aparentemente sencilla… Nada más lejos de la realidad, ya que se trata de la srta. Tribb, su profesora de primaria. Una anciana de lo más quisquillosa, que es capaz de sacar de sus casillas al mercenario. Si a esto unimos a un grupo de fans de Lobo, ofendidos por la biografía no autorizada que ha escrito la maestra; unos defensores de las buenas maneras y un grupo de moteros espaciales que le quieren buscar las cosquillas al último czarniano pues ya la tenemos montada. Muerte, destrucción, miembros amputados, palabrotas y sobre todo, mucha, mucha diversión.

El primer volumen viene rematado por un especial de Navidad en el que a Lobo le encargan una misión de lo más peliaguda, quitar de en medio a un mal tipo que tiene sometidos y sobreexplotados a los pobres gnomos que trabajan para él. Se le conoce por muchos nombres, pero millones de niños lo esperan con emoción todas las navidades…

Lo bueno con el personaje es que cada nueva historia busca rizar el rizo, y lo consigue. Así, en la primera miniserie incluida en el segundo volumen, “Lobo: El regreso” vamos a ver como ni la misma muerte puede con él. Ramona, la jefa de una agencia de cazarecompenzas, le encarga a Lobo que aprese a Loo, un tipo de los más peligroso, que además de ser un asesino letal, tiene músculos hasta detrás de las orejas. El encuentro entre ambos será apocalíptico y sólo un arma “secreta” que esconde el asesino hará que Lobo muerda el polvo y vaya a parar al otro mundo, dando ocasión a una serie de situación desopilantes, ya que debido a su reticencia a quedarse tocando el arpa, el mastuerzo pide una y otra vez volver entre los vivos. ¡Y vaya si lo hace! Pero no cómo el espera, preparaos para ver varias versiones del czarniano, a cada cual más descacharrante…

El segundo volumen se completa con la miniserie “Lobo:Infanticidio” o como asume este tiparraco la paternidad. Miles de mujeres han pasado por la cama de Lobo y claramente ha esparcido su simiente por todos los rincones de la galaxia, así que estaba cantado que en algún momento tendría que dar la cara ante sus vástagos. ¡Y de qué manera! ” En concreto, 200 de sus hijos querrán quitar de en medio a “papi”, comandados todos por la expeditiva y vengativa Su Lehmon, que llevará su trauma paterno filial hasta las últimas consecuencias…

En este caso Keith Giffen coge las riendas gráficas del proyecto y le aporta su toque personal a unas viñetas que nunca mostraron tanta destrucción y muerte.

Y antes de descansar ante tanta violencia descacharrante, una última misión para Lobo: Deberá viajar hasta una Comic Con para buscar un ejemplar del célebre tebeo “La muerte de Superman”. Os podéis imaginar el pitorreo, la chanza, el cachondeo padre que Giffen y Grant se pegan ante los tópicos de esta clase de eventos y la fauna que los puebla. Para rematar la genialidad cuentan con los geniales dibujos de Kevin O´Neill, que se hizo famoso por narrar las también brutales aventuras de Marshall Law.

Dejaos de medianías y si queréis ver a un tipo duro de verdad, aquí lo tenéis. Lobo, el último de su especie, a la que aniquiló. ¡Y lo hizo sólo porque se aburría!

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


1 × seis =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD