“Esto no es un experimento sociológico”

"America´s Got Powers", Jonathan Ross, Bryan Hitch (Panini Comics)

La sociedad actual está aquejada de varios y terribles males: El paro, la crisis, la corrupción generalizada… y los reality shows. Escaparates donde desconocidos, o “estrellas catódicas”, enseñan sus tripas sin ningún tipo de rubor. Existen todas las variaciones posibles que podamos imaginar, no hace falta que os las enumere aquí… Pero había una que aún no conocíamos. Un show en el que gente con poderes se masacran entre ellos, siendo el líder de la franja y haciendo que miles de televidentes estén pegados a sus pantallas en el momento en el regresa una nueva temporada de America´s Got Powers.

Pero retrocedamos un poco, ya que como todo en esta vida, hay un origen para esta historia. Y comienza en un tranquilo día en la ciudad estadounidense de San Francisco, hasta entonces conocida por su empinadas calles donde los aficionados al cine hemos disfrutado de genial persecuciones automovilísticas, el puente Golden Gate y ser un punto importante para la comunidad gay internacional. Pues bien, todo esto va a quedar eclipsado por la llegada de un enorme, misterioso y refulgente cristal que va a cambiar la vida de los habitantes de la urbe…

La misteriosa luz emitida por el objeto hace que todas las mujeres embarazadas den a luz a una generación de gente bendecida con poderes, super humanos. Una élite que bajo la tutela del profesor Syell, los militares y la pérfida senadora Handler, se convierte en la punta de lanza de el programa de televisión más visto de todos los tiempos. Aunque tras este espectáculo hay planes más oscuros y terribles, secretos que pretenden hacer que la vida en el planeta cambia, solo para el beneficio de unos pocos.

Y frente a toda esta historia, una excepción. Tommy Watts fu el único niño que nació sin la bendición de los poderes, es por ello que lo “bautizaron” con el sobrenombre de Cero y desde su más tierna infancia ha sido objeto de las burlas y violencia del resto de sus compañeros poderosos. Esto lo ha llevado a tener un gris trabajo en una tienda de souvenirs y por si fuera poco, a de cargar con la losa que supuso la pérdida de su hermano Bobby en una de las batallas televisadas.

Pero todo esto va a cambiar y muy pronto, ya que Tommy esconde dentro de él la respuesta a todas las preguntas, la llave que hará que se convierte en el objetivo de todos los protagonistas de la trama…

Hablar del dibujante Bryan Hitch es llevarnos a una forma de entender la página de cómic como si fuera la pantalla de un cine o de un televisor de tropecientas pulgadas. Ya en “The Ultimates”, junto al guionista Mark Millar, hizo que nos levantáramos del sillón y diéramos un bote con las espectaculares composiciones de sus páginas. Hitch es el Michael Bay de los cómics: Nos podemos perder entre las multitudes que dibuja, pasar corriendo a través de una legión de poderosos héroes que se dan de tortas sin recibir un solo rasguño. Junto a él un selecto trío de entintadores (qué sería de los dibujantes sin ellos…): Paul Neary, viejo amigo que lo ha acompañado durante decenas de páginas (aún recuerdo a un furioso Alan Davis contemplando las páginas de un Hitch primerizo y demasiado influenciado por él, en “ClanDestine”…); Andrew Currie y Jason Paz.

Y qué decir de Jonathan Ross, guionista recién llegado a esto de las viñetas, con tan sólo una obra anterior, “Turf”, consiguió encandilar al Rey Midas de los cómics, Mark Millar, para que incluyera esta miniserie en su exitoso sello Millarworld. Casado con la genial guionista de cine Jane Goldman, seguro que se le ha pegado el buen hacerde ésta a la hora de adaptar historias a la gran pantalla, como las divertidas “Kick-Ass” o “Kingsman”.

Haced palomitas, sentaos cómodamente en vuestro mejor sillón y preparaos para disfrutar de un espectáculo visual que os dejará impactados. Y para finalizar un reto: A ver si conseguís ponerle nombre real a los actores en los que se ha basado Hitch para darle rostro a muchos de los protagonistas de esta historia. !Ahí queda eso!

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ 9 = doce

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD