Una entre un millón

"Sally Heathcote, Sufragista", Mary M. Talbot, Kate Charlesworth, Bryan Talbot (Ediciones La Cúpula)

Una anciana reposa en la cama de un geriátrico. Junto a ella, recuerdos de su larga y azarosa existencia…

Es curioso que, en una historia como ésta, la protagonista comienza siendo un personaje secundario. La joven Sally trabaja al servicio de la Sra. Pankhurst, una sufragista que la acoge en su seno, le da un techo y un trabajo como criada. La que podría haber sido la vida de miles de mujeres de esa época, viviendo bajo el yugo de sus “amos” y enfrentándose diariamente a las burlas y maltrato de sus compañeros masculinos, en el caso de Sally se va a convertir en la génesis de su cambio personal. Con el paso del tiempo, esta pelirroja se va introduciendo y conociendo diversas organizaciones que a principios del siglo XX exigían el derecho de voto para las féminas y la igualdad frente a los hombres.

Como una ardiente antorcha, el rojo cabello de Sally nos servirá de guía a través de aquellos tiempos tan convulsos. Ante la negativa de los políticos en aceptar sus peticiones, las feministas comienzan una violenta campaña para llamar la atención del pueblo y logran terminar con el maltrato machista que venían sufriendo desde siglos: Manifestaciones, rotura de escaparates, voladura de las mansiones de los políticos… En todos estos actos participa una Sally cada vez más inmersa en el movimiento sufragista, lo que la convertirá en víctima de más de un terrible momento en su existencia, yendo a parar a prisión. Cárceles éstas en las que frente a la negativa a comer, las presas eran obligadas, de forma extremadamente violenta, a ser alimentadas con una sonda.

Pero en el largo y espinoso camino de la lucha, la joven encontrará en Arthur Burton a un compañero de lucha al principio, por el que poco a poco, y no sin problemas, irá sintiendo algo más que amistad…

Mary M. Talbot, escritora y guionista,  nos sumerge en una historia apasionante a la vez que terrible. Ser testigo de todo por lo que tuvieron que pasar las mujeres de aquellos tiempos para conseguir lo que hoy en día en habitual y normal es una lección de Historia, de heroínas que arriesgando sus vidas (y algunas perdiéndolas) pudieron cambiar las cosas, el pensamiento machista reinante.

El dúo de ilustradores formado por Kate Charlesworth y Bryan Talbot nos ofrece, con precisión fotográfica, un fiel retrato de aquellos años, trufando las páginas de este cómic con cartelería, panfletos, páginas de periódicos, etc… Y juegan con el color, apareciendo éste momentos de impacto (la “excursión” a la casa de campo de Lloyd George…).

Y por si esto fuera poco, el volumen está rematado por una imprescindible cronología, que nos termina de situar en la época y sucesos, además de anotaciones y traducción de las abundantes pancartas, pintadas, etc… que nos vamos a encontrar en las viñetas de este tebeo.

En fin, la apasionante historia de una gran mujer que debería ser lectura obligada en los institutos, con un final de lo más curioso (y que define a la perfección la palabra “libertad”), pero al que tendréis que llegar vosotros, lectores y lectoras…

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


8 + = doce

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD