¡Disparen a ese botones!

"Una aventura de Spitoru por Schwartz y Yann - El botones de verde caqui", Yann y Olivier Schwartz (Dibbuks)

El regreso de uno de los grandes personajes de la viñeta, ha de ser, obligatoriamente, por la puerta grande. Y la editorial Dibbuks tiene unos magníficos planes para nosotros, lectores: Tres nuevas líneas, ¡tres!, protagonizadas por este botones que no ha envejecido un ápice desde su creación en el ya lejano 1938… El trío de cabeceras recopilará la actual colección de Spirou y su amigo Fantasio, que se sigue publicando; otra reunirá la obra clásica del personaje y finalmente, la última, bajo el epígrafe “Una aventura de Spirou por…” nos ofrece álbumes especiales, one shots creados por lo mejorcito del medio viñetil. Y precisamente con uno de estos tebeos comienza el regreso, en un aventura autoconclusiva, que nos viene servida en un volumen publicado (como es costumbre en Dibbuks) con un gusto exquisito.

Pero vamos de una vez con la aventura, y en esta ocasión nos trasladamos a Bruselas, ciudad europea ocupada por los crueles nazis en la Segunda Guerra Mundial, los dos amigos siguen caminos distintos: Por una lado Spirou ejerce su profesión de botones en el gran hotel Moustic, lugar elegido por los altos mandos alemanes para establecer su centro de operaciones en la urbe. El joven pelirrojo comparte su tiempo entre sacar brillo a las montañas de botas y esquivar a la lasciva señorita Chickengrüber, una alta valquiria de pelo rubio, que trae de cabeza al mozalbete… Pero todo esto es solo una fachada, ya que si algo caracteriza a Spirou es su heroísmo y el ponerse del lado de los oprimidos. En su pequeña habitación, junto a su mascota Spip, oculta una radio con la que todas las noches se pone en contacto con la perseguida Resistencia, intentando estropear los planes de los alemanes, comandados por el cruel Coronel Helmut Von Knochen, un malo muy malo…

Fantasio, pensando que su amigo de toda la vidaes un colaboracionista, se aleja de él, centrándose en su trabajo para el periódico local Le Soir y, sobre todo, en sus desquiciadas invenciones, que le van a causar más de un dolor de cabeza. Y por si esto fuera poco, unos inesperados huéspedes aparecerán en su apartamento.

A todo esto se une el misterio, clave importante en las aventuras del dúo: Los bombarderos alemanes están siendo masacrados antes de llegar a su destino británico. ¿Quién y cómo lo hace? La solución se esconde en una lejana casa…

Nos encontramos ante una obra única, que mezcla de forma perfecta, por una parte, una trama aventurera-humorística y la enmarca dentro de un terrible periodo histórico. Los autores no nos ahorran escenas duras, como la tortura del chaval Peloduro, el destino final de la joven judía Audrey o la masacre que se produce en la estación de Poussigny. El guión de Yann (“Sambre”) nos mantiene pegados a las viñetas, nos hace reír, pero sobre todo, consigue mantenernos absortos ante una trama trepidante que, acompañada por los dibujos de Olivier Schwartz (“Inspector Bayard”), dibujante galo cuyo estilo es un continuo homenaje al maestro Yves Chaland, convierten a este tebeo en una magnífica puerta de entrada para nuevos lectores de todas las edades, así como nos da una alegría a los que seguimos al personaje desde hace ya muchos años.

¡Y lo mejor de todo es que éste es solo el comienzo…!

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ 6 = catorce

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD