Padres e hijos. Señores y vasallos.

"El hombre sediento vol. 2", "Hanzo. El camino del asesino vol. 2 y 3", Kazuo Koike, Goseki Kojima (ECC Ediciones)

Es indudable la aportación que el guionista nipón Kazuo Koike ha hecho al género del  jodaimono (manga histórico). Sus historias enmarcadas, la mayoría, en el Japón Feudal del periodo Edo, uno de los más convulsos de su historia, lo convierten en uno de los vértices esenciales de este género, junto a otros clásicos como Sanpei Shirato y Hiroshi Hirata, pero tal vez al que más tengamos que agradecerle los lectores es a Koike, ya que gracias a la fama de su “Lobo solitario y su cachorro”, que traspasó las fronteras japonesas y ser uno de los primeros mangas publicados en los Estados Unidos (Frank Miller tuvo que ver bastante con su éxito, admitiendo una y mil referencias en su obra de culto, “Ronin”).

Los lectores españoles somos afortunados, ya además de su Lobo solitario, hemos disfrutado con las peripecias de “Asa el ejecutor”, “Crying Freeman” y “Lady Snowblood” y desde hace unos meses, gracias al buen ojo de la editorial ECC, en su oferta de manga han incluido otras dos importantes obras de Koike, junto a su dibujante-compañero Goseki Kojima, con el que firmaron cientos de páginas, realizando un certero retrato de las vidas de estos samuráis, ronins, señores feudales…

En el segundo volumen de “El hombre sediento”, tras el shock que supone el descubrir que Mondo Kainage es el hijo secreto del shogun Yoshimune, seremos testigos de como la relación entre ambos se afianza, teniendo que enfrentarse el misterioso catador a varias amenazas dirigidas tanto hacia su persona como a la de su señor. Peligrosos y letales ninjas aguardan en la oscuridad para atacar al shogun, aunque éste no es el único medio que los enemigos utilizarán para borrarlo del mapa. Unos inocentes palillos pueden convertirse en el más cruel medio para asesinar…

Mondo tendrá que recurrir a su inteligencia y la sangre fría que lo caracteriza para enfrentarse a estos retos, así como lidiar con amenazas como la del asesino Pelo Negro, un curioso personaje que lo pondrá en más de un aprieto. La sed del catador no será saciada aunque se enfrente a hordas de ninjas, ya sea con su imagen o travestido. Porque su pericia no sólo se basa en el conocimiento de uno y mil venenos si no que también es un hábil espadachín, cuyo filo salvará en cuello de su padre en más de una ocasión, a la vez que, en cada historia, elabore una receta gastronómica (!).

Saltamos de colección, pero no de época, y en “Hanzo. El camino del asesino” seguiremos siendo testigo de la historia paralela de dos vidas, la del joven ninja Hattori y su señor, el orondo Ieyasu. Es curioso como con el paso de las páginas la relación se va afianzando y su “educación” es compartida. Por un lado, Hattori, hijo de un líder ninja, encuentra en su señor a un amigo al que mostrar el arte de la lucha (que más tarde, en el fragor de la batalla, salvará su vida y afianzará la confianza de sus hombres), además de ilustrarlo en las artes amatorias, ya que la mujer de éste se muestra fría y poco receptiva en sus relaciones sexuales. El joven ninja, desde las sombras de palacio, será testigo de hechos que marcarán el camino y la educación vital de su inexperto señor.

Pero además de la acción, de la que hay mucha y los frecuentes toques de erotismo, una de las mayores virtudes de esta obra (y otras del tandem Koike-Kojima) es que sirven como libro de Historia, retratando a la perfección una convulsa época en la que la carrera para acceder al shogunato estaba llena de zancadillas, secretos, traiciones y mucha muerte, como bien se refleja en este manga. El cuello de  Tokuwaga Ieyasu peligrará en más de una ocasión, y la recién adquirida paternidad, además de los deseos de su “padre” y señor, Yoshimoto, lo llevarán a tener que tomar difíciles decisiones, que sin la ayuda de su ninja, su sombra, serían imposibles de llevar a cabo.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ 1 = tres

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD