Con capa y a lo loco

"Bandette. Volumen Uno: Presto!", Paul Tobin, Colleen Coover (Aleta Ediciones)

Una mancha rojiza se mueve con rapidez por los tejados de una ciudad francesa. No es un pájaro ni un avión… Es Bandette, una pizpireta ladrona que hurta a los villanos para poder adquirir libros, su auténtica pasión. Trae de cabeza a la policía del lugar, encabezada por el eternamente enfadado inspector Belgique y le hace competencia, en lo que a hurtos se refiere, al veterano y estoico Monsieur, que se esconde tras el escaparate de su negocio.

Pero esta “heroína” de pelo rojizo no está sola en sus aventuras y más de una vez va a ser salvada por sus chicos, un grupo de jóvenes que siempre acude a su llamada como si de los Irregulares de Baker Street se trataran. Pero Bandette lleva demasiado tiempo tocándole las narices al líder de la peligrosa organización criminal Finis, Absenta. Uno tras otro le han sido sustraídos múltiples y curiosos objetos por la escurridiza chica. La letal Matador será enviada para ocuparse de ella y eso sí, mientras pelean hablar sobre trapitos…

Este cómic, ganador del prestigioso Premio Eisner en la categoría de Mejor Cómic Digital es un soplo de aire fresco en esas estanterías ocupadas en su mayoría por historias crudas, reales, que la mayoría de las ocasiones hacen que se nos encoja en corazón. “Bandette” es otra cosa. Es una oda a la alegría, a añadir una pizca de locura y despreocupación a nuestras ya de por sí, grises existencias. Su espíritu me ha recordado a filmes como “Atrapa a un ladrón”, “Charada” o, más recientemente, “Los hermanos Bloom” y si se hubiera llevado al cine hace años, la candidata perfecta para interpretar a esta ladronzuela hubiera sido, sin lugar a dudas, la entrañable Audrey Hepburn. Me la imagino saltando de un tejado a otro acompañada por las notas jazzísticas de un genio como Henry Mancini y, quién sabe, dirigida por Blake Edwards, un maestro de la comedia alocada.

Su guionista, Paul Tobin, que atesora una larga carrera que lo ha llevado a trabajar para las grandes, se suelta la (hipotética) melena y nos ofrece aquí un claro homenaje al cómic francobelga, la BD, y a esa sabia mezcla de aventura y diversión de clásicos como Tintín o Spirou. Junto a él, a los lápices, su pareja, Colleen Coover, que también tiene un curriculum extenso en esto de los cómics y que con su trazo suelto, caricaturezco, nos sumerge en este mundo de aventuras y despreocupación. El volumen viene rematado por una serie de historias cortas dibujadas por diferentes ilustradores y que nos ofrecen retratos de los personajes secundarios que pululan en el mundo de Bandette.

Sólo me queda recomendar su lectura y decir la palabra que acompaña siempre a las peripecias de esta muchacha… Presto!

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


9 × ocho =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD