Vivir en el pozo

"Majareta, manía, depresión,Miguel Ángel y yo", Ellen Forney (Ediciones La Cúpula)

¿Quién de nosotros no conoce a alguien que haya padecido una depresión o padecimiento psicológico? Es algo común, por desgracia. Pero traslademos ese problema al mundo de la creación. ¿Van unidos la enfermedad mental y el talento creativo? ¿El tratamiento farmacológico puede suponer que se seque el pozo de las ideas? Estas y muchas más preguntas asaltaron la cabeza de Ellen Forney, dibujante de cómics norteamericana, que hasta entonces había pensado que esos subidones y caídas eran característicos de su manera de ser, de un comportamiento propio del “artista”… Nada más lejos de la verdad. Padecía un trastorno bipolar, que se veía agravado por la manera de afrontar la vida de la artista (fiestas, bebida, drogas…).

Para ella comenzó un auténtico infierno. Una vez identificado el padecimiento, tocaba encontrar la combinación de fármacos que estabilizara sus sentimientos. Al mismo tiempo, Ellen comienza por su parte una búsqueda de datos sobre la enfermedad y algunos famosos creadores que la sufrieron: Virginia Woolf, Miguel Ángel, Jason Pollock, Van Gogh… son sólo algunos de los artistas que soportaron la losa de la depresión sobre sus cabezas. Algunos de ellos no pudieron o supieron sobrellevarla, terminando sus existencias de forma harto trágica.

En esta novela gráfica, la autora se sincera al máximo, mostrándonos lo bueno y malo de su existencia. La curiosa relación con sus padres y hermano; la vida loca que lleva hasta que la enfermedad le es diagnosticada, la caída en la depresión. Documento gráfico de aquellos terribles años en los que, con la ayuda de su psiquiatra, intentaron resolver el complicado puzzle, probando uno y mil medicamentos, terapias, etc… El resultado es una historia real, un slice of life, que refleja a la perfección la forma de ser de su autora: Desquiciada por momentos, con fulgurantes destellos de incontrolable pasión creativa, seguidos de descensos vertiginosos por el tobogán depresivo. Y todo ello salpicado con infinidad de datos: Medicamentos, tablas de autoayuda e interminables sesiones con Karen, la psiquiatra que ayudó a Ellen durante todo el proceso.

Con un estilo de dibujo totalmente accesible y muy adecuado para la historia (autobiográfica) que narra, esta novela gráfica no pretende ser una de esas guías de autoayuda tan en boga. Eso sí, conocer el problema y cómo lo afronta otra persona puede ser el principio del camino para aquellos que padecen ésta u otras enfermedades mentales.

Una cosa sí que queda patente y demostrada. Pese al largo infierno por el que pasa Ellen Forney, mantiene intacto su talento. Tenéis en vuestras manos la prueba irrefutable.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


3 × dos =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD