Sin amor

"La canción de Apolo", Osamu Tezuka (ECC Ediciones)

La editorial ECC, dedicada hasta ahora a la publicación del catálogo de DC Comics, crea una nueva línea de manga dedicada (así lo parece con sus primeros títulos) a un público más adulto. Para romper el hielo qué mejor que una obra del “Dios del Manga”, Osamu Tezuka. ¿Qué por qué se le concede el status divino? Pues, entre otras cosas, por haber producido más de 150.000 páginas, aproximadamente. Y por si esto os parece poco, dio a conocer el Manga fuera de las fronteras niponas, absorbiendo todo lo que pudo de la estética y narrativa cartoon norteamericana (De hecho, cada vez que se habla de Tezuka, es comparado con otro genio, Walt Disney).

Pues bien, si su personaje más conocido fue Astro Boy (Tetsuwan Atom) y una serie de obras dirigidas al público infantil-juvenil, en la década de los setenta, debido a algún que otro problema personal y, sobre todo, a la proliferación de sucesos dramáticos en la sociedad japonesa, Tezuka pasa por una época que podíamos denominar “oscura”. En varias obras (género gekiga) trata problemas como la psicopatía, el asesinato, la crueldad humana, los traumas de la infancia… Entre ella destacan “WM”, “El libro de los insectos humanos” y esta “Canción de Apolo”: En ella conoceremos al joven Shogo Chikaichi, un chaval de apariencia normal pero que sufre una de las mayores taras que pueden afectar, psicológicamente, al ser humano. Es incapaz de sentir amor, afecto, hacia el sexo contrario. De hecho, cuando ve una manifestación de éste, aunque sea entre animales, no puede evitar reaccionar de manera harto violenta (es curioso ver como, con el estilo de Tezuka, se desarrollan, escenas de una crueldad inusitada). Por ello es internado en un sanatorio mental, donde será sometido a radicales tratamientos que lo conducirán a un estado semi catatónico en el que será presa de extrañas visiones. En una de ellas es condenado por una deidad a sufrir la eterna tortura de conocer el amor, pero nunca poder culminarlo…

Y así seremos testigo de varios episodios en los que el traumatizado joven (con una madre que recuerda a la de aquella hitchconiana “Marnie, la ladrona”…) conocerá a mujeres (siempre son la misma) de las que se enamorará, pero por una razón u otra, de manera muy trágica, perderá cuando está a punto de conocerlas carnalmente.

Y es que Tezuka no puede, y no quiere, evitar, dotar a su relato de un tono didáctico en el que muestra de una curiosa manera la sexualidad humana y el milagro de la reproducción, a la vez que nos narra una dinámica historia que, aunque se desarrolla a lo largo de más de 500 páginas, se lee en un suspiro.

Los amantes de ese “otro manga” estamos de enhorabuena. Estad atentos a las próximas novedades, entre los que destaca el “Crows” de Hiroshi Takahashi (que se hizo internacionalmente famoso por la adaptación cinematográfica del prolífico Takashi Miike); y el terrorífico regreso de Junji Ito y su “Black Paradox”.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


nueve × = 45

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD