“La gente hace terapia y yo hago canciones”

Madee, cero problemas

 

No hay que usar expresiones como el “esperado regreso de” para hablar de Madee, porque seguramente habrá más fans en la sala de otros proyectos de Ramón Rodríguez como The New Raemon. Pero los seguidores de la discografía de B-Core seguro que tenían un hueco, el que dejaba “L’Antarctica” (2007) aquél que se creía como punto final del grupo. Pero siete años después se reúnen estos colegas de toda la vida de un pueblo de Barcelona, para volver a un punto del que nunca debieron irse. Hablamos con Ramón Rodríguez para que nos cuente qué ha sido, es y será de Madee.

:mrgreen: : Madee, ¿no se veían en otra discográfica que no fuese B-Core?
Pues no, porque es algo que buscamos sin esperar nada a cambio. Madee es un grupo en el que Lluis, Pep y yo estamos desde los 14 años. Y estuvimos tocando y ensayando en nuestro pueblo 11 años antes de sacar nuestro primer disco. Fue algo muy particular, elaborado muy poco a poco. Y B-Core fue el primero que nos hizo caso y allí nos quedamos porque es donde estamos a gusto. Hacemos las cosas a nuestra manera y sabemos que Jordi Llansamá no nos va a tomar el pelo. Madee es una banda con los amigos de toda la vida, familiar, lo hacemos de una manera y Jordi entiende a la banda.

:mrgreen: : Trabajáis mucho con Santi García en Ultramarinos Costa Brava, ¿qué ha sido para ti y para Madee?
Santi fue una pieza importante dentro del grupo. Queríamos grabar en 2003 nuestro segundo disco con él, pero estaba muy ocupado, ya por aquel entonces y todavía lo está. Así que tuvimos que esperar hasta el tercer disco para grabar con él. Entiende el lenguaje del estudio. Y sabe como pasar una banda del local de ensayo al estudio. Hace que un grupo suene como un grupo, lo que es muy difícil, sin sobreproducirlo.

:mrgreen: : En 2007, cuando editabas “L’Antarctica“, estabas empezando con tu álter ego The New Raemon. Ahora cuando éste suena más que Madee, vuelves a ellos. ¿Por qué este cambio?
Todo es casual y circunstancial. Con The New Raemon, dejé de tocar en directo. Llevaba 6 años y medio tocando sin parar y estaba ya cansado de mi propio personaje, del proyecto, de hacerlo todo tú sólo. Con Madee nos llevamos muy bien y tengo una confianza que no se encuentra cuando tocas con músicos profesionales, porque después de los conciertos cada uno se va por su lado.
Por eso cuando vi a mis amigos de Madee en una cena en verano y propusieron volver, acepté, porque ya no estaba embarcado totalmente en otro proyecto, así que encantado. Madee se terminó cuando nuestro batería Lluis no podía participar, o éramos todos o ninguno y ahora estamos otra vez todos juntos.

“Madee es una banda con los amigos de toda la vida, familiar. Hacemos las cosas a nuestra manera”

:mrgreen: : Las canciones de Madee me parecen más oscuras que las de The New Raemon. ¿Es porque pertenecen a una época vital menos luminosa o es por simple estética musical?
Estoy un poco en desacuerdo, porque los dos últimos discos de The New Raemon son deprimentes y pertenecen a una etapa de mi vida horrorosa. Las canciones salen en épocas en las que estás preocupado o tienes ciertas obsesiones. La gente hace terapia y yo hago canciones. Las canciones salen de algún conflicto que tengo, que me perturba y para el que busco salidas, las canciones me ayudan a ello.

:mrgreen: : Ahora tienes unos puntos de referencia diferentes a cuando empezaste con Madee, ¿cuáles son tus guías ahora?
Durante este tiempo todos los componentes del grupo hemos ido escuchando discos, muchas veces los mismos discos. Escuchamos muchas cosas, desde música contemporánea a cosas de hace cuarenta años. Hay tanta música que a veces te has olvidado de una etapa y tiras hacia el pasado o hacia alguna discografía que no conocías. Es cierto que con la edad vas cambiando. No te vas a pasar la vida escuchando Guns N’ Roses. Ahora entiendes por qué te gustaban entonces, pero ahora no los vas a escuchar.
Cada momento tiene su música y yo puedo pasar desde la música más extrema hasta la música clásica. Pero lo que me gustan son las canciones. Eso es algo que también pasa en un grupo, que tienes que desechar canciones que no te gustan y que pueden gustarle a otros en el grupo y de ese sacrificio, de ese tira y afloja salen los grandes discos.

:mrgreen: : Tras cinco años cantando en castellano y catalán, vuelves al inglés, ¿cómo llevas el volver otra vez a ese idioma?
Es un poco raro, es algo que ya había dejado atrás y volver, pues cuesta. En los primeros ensayos he tenido que hacer un ejercicio de ver las cosas desde la distancia para así verme mejor desde dentro. Me esforcé en escribirlas en castellano, pero por mucho que me esfuerce, no me sale escribirlas en inglés, no puedo expresar todo lo que quiero decir, porque yo soy catalán, no soy dePortland. Así que hablé con un amigo de Seattle, Mark Swanson, que me dio unos poemas a los que le pusimos la música. Y así puedo cantarlas desde fuera como intérprete.

“Con cuanto más gente toques mejor, no importa el nivel que tengan”

:mrgreen: : Madee, Ghouls and Ghosts, The New Raemon, Germana. ¿Qué te ha aportado cada grupo en el que has participado?
Siempre he defendido que con cuanto más gente toques mejor, no importa el nivel que tengan. Con el grupo de mis hijas, Germana, que estaban empezando a tocar, fue diferente. Me acuerdo de la energía con la que tocaba cuando tenía 14 años y la forma en que tocaba y tienes otra perspectiva. Me he rodeado de gente que he admirado, como Francisco NixonMaga o Ricardo Vicente. Te acoplas a ellos y a su manera de tocar. Igual que con Madee tocamos de una manera que es única e irrepetible, pues con otras personas igual. Tú te llevas algo de ellos y ellos se llevan algo de ti. Siempre estás aprendiendo, tocar con gente hace que seas más humilde que es algo muy importante en la música, en esta cosa de tocar, sacar discos… No es tan importante como tú lo ves, no deja de ser algo que haces por ti.

:mrgreen: : Viendo todas estas colaboraciones que has hecho… ¿crees que es necesaria más unión en el panorama pop-rock español?
Yo creo que hay mucha gente que se respaldan unos a otros, pero también hay que no. Y hay gente que está a otro nivel. En los primeros discos de The New Raemon, me fui acercando mucho al mainstream, venía mucha gente a los conciertos y eso no me sentó muy bien, porque creo que no sabría gestionarlo. Eso de sacar un nuevo disco y ver si le va a gustar a la gente o no. No llevaría bien eso de estar tan expuesto. Por eso quería algo más sencillo. Compensa porque creo que así tenemos más libertad para hacer lo que queramos.

:mrgreen: : ¿Qué fue de Cydonia Records?
Lo tengo ahí para editorial de mis discos. Con él edité el disco con Richi Vicente y con Nixon. Está ahí y lo utilizo para mis rollos.

“Todo cambia mucho. Ya no se necesita a nadie. Hoy uno puede hacer lo que le dé la gana”

:mrgreen: : A mí me encantó cuando editásteis el “Suburban Hyms” de The Life And Times.
Sí, es de lo mejorcito que sacamos, vení con licencia de DeSoto Records, y era algo desconocido pero muy bueno. Además hicieron bastantes conciertos por España.

:mrgreen: : Ya tienes una trayectoria consolidada, pero ¿qué consejos le darías a los grupos que editan su primer disco para promocionar su música?
No tengo ni idea, yo vengo de una época que no existía ni MySpace. Fui aprendiendo a medida que me topaba con ello. Todo cambia mucho. Ya no se necesita a nadie. Hoy uno puede hacer lo que le dé la gana. Puedes grabar el disco en tu casa, porque la gente va a escucharlo en mp3. En ese sentido hemos perdido. Pero debes adaptarte a los tiempos que corren. Lo positivo es que hay mucha más música y de manera más fácil, pero han cambiado los hábitos, nadie escucha discos, sino canciones sueltas. Si les daría un consejo es que hagan lo que les dé la gana. Que escuche muchas cosas y que analice lo que le gusta y qué hace que te guste tanto. Cuanto más personal sea algo, mejor será el grupo.

:mrgreen: : Sé que te encantan las películas de terror, ¿compondrías alguna banda sonora para estas películas?
No serviría para hacer el score de algo así. Para un drama o una tragicomedia sí, pero para hacer eso necesitas saber mucho de música. Por ejemplo me gusta mucho lo que hizo Jerry Goldsmith con “La profecía”. Yo para una comedia romántica sí lo haría, saldría llorando todo el mundo de la película. Podría hacerlo para una de terror, pero no me atrevo.

:mrgreen: : Escribiste un cómic autobiográfico llamado “Ausencias”, dibujado por Cristina Bueno. ¿Hay algún proyecto de otra novela gráfica o algo fuera de la música?
Estoy con otra novela gráfica. Llevamos un año y medio trabajando en ello José Ramón Grela y yo. En principio iban a ser 72 páginas, pero decidimos continuarla porque la historia se estaba haciendo más grande. Vamos haciendo y ya veremos cuándo se acaba, si tenemos 150 páginas, pues eso será, si tenemos más, pues más. Ya hay dos editoriales interesadas. Vamos a un ritmo lento, cada semana me va enviando cosas y yo le pongo diálogos o la vamos retocando. Pero no será como “Ausencias”, será ficción.

:mrgreen: : Siempre me sorprende cuando me preguntan en una entrevista de trabajo que dónde me veo en cinco años y no sé qué contestar. ¿Dónde te ves tú dentro de cinco años?
¿Sabes qué? Que desde hace unos años he decidido no hacer ese ejercicio. No veo más allá de un semestre. Hago una cosa y la termino y siguiente me la planteo de seis en seis meses. Dentro de cinco años no sé dónde estaré. A lo mejor ahorro y me voy a viajar. Mis hijas tienen 14 y 18 años y ya estarán para vivir fuera con sus novios. Y ya como single man, me dedicaré a ir por ahí tranquilo y si hace falta, pues beberme una cerveza, debajo de un puente.

:mrgreen: : ¿Cuál es la canción más triste y la más alegre que has escuchado nunca?
Triste pues una de American Music Club que se llama “Last Harbor“. Trata de alguien que le dice a otra persona que no quiere seguir dando tumbos por ahí y que sea su último puerto. También me parece muy triste “The Wrong Child” de R.E.M. sobre un niño con problemas. Y alegre pues “Susanita tiene un ratón”.

 

FREEK! te recomienda:

Juan Antonio Huertas

Comenzó a ser redactor de FREEk! como parte de un tratamiento para superar su adicción al Varón Dandy vía oral. Hoy está casi rehabilitado. Le gusta la música, el cine y la literatura que le hace sudar, que le piten los oídos, le provoquen insomnio o poluciones nocturnas. No le presten dinero ni le llamen para las mudanzas.


Deja tu comentario


ocho × 6 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD