Memento por un cánido

"Recuerdos de un perrito de mierda", Marta Alonso Berná (Dibbuks)

Esta opera prima de la joven ilustradora nace de la observación de la realidad, de esas señoras que parecen vivir en una burbuja temporal, con peinados que desafían a la gravedad (y que consiguen gracias a utilizar ingentes cantidades de laca), ropas que huelen a armario cerrado y al perfume Eau Joya. Al final de una fina correa arrastran a perretes de pequeño tamaño, mirada perdida, espasmos incontrolables. Los tratan como a bebitos, frágiles animalitos en los que los excesivos mimos y carantoñas han transformado sus personalidades caninas, convirtiendo a la mayoría en psicópatas en miniatura (pregúntenle si no a César Millán, el adiestrador canino…).

Pero centrémonos en la historia. En ella conoceremos a María Fuencisla: viuda, filósofa, obesa y mater amantísima de su enclenque chihuahua, al que rebautiza continuamente con apelativos como “rey mío”, “colibrí”, etc, etc… La mala suerte hará que los ciento y pico kilos de su dueña vayan a parar sobre el escuálido cuerpo del animal, convirtiéndolo en paté. El hecho sume a Fuencisla en una profunda depresión, ya que a ella regresan los recuerdos, momentos vividos en su feliz matrimonio con el diletante Romualdo y como el azar terminó con la relación, dejándola sola en el mundo.

Pero como si una patrulla de tozudos soldados fuera, las amigas de la librepensadora acuden a su ayuda y hacen piña a su alrededor, ocultando cualquier objeto o fotografía que traiga a la mente de la dolorosa paciente la imagen del desgraciado animal. Ricarda, Dorita y sobre todo la estilizada ex bailarina Anastasia Van del Rohe Pérez harán todo lo posible para traer a su amiga del alma de regreso  al mundo de los vivos.

La opera prima de Marta Alonso Berná está ilustrada con un estilo naif, caricaturesco,  de figuras redondas y donde juega con el color para expresar las emociones y los saltos temporales o ensoñaciones. Pero donde la autora da el auténtico do de pecho es en el guión, una historia perfecta, muy bien escrita -atención al académico lenguaje que utilizan los personajes- que combina el humor más surrealista con flashbacks, la nostalgia con momentos hilarantes… Recuerdos de la vida de la protagonista, ofreciendo un completo retrato de la personalidad de María Fuencisla, a la vez que delinea con tino a esas señoronas con las que nos cruzamos por la calle, en el súper y que, de seguro, tienen una apasionante historia que contar.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


tres + = 6

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD