Maneras de vivir

"Rural. Crónica de un conflicto", Étienne Davodeau (Ediciones La Cúpula)

Hay crímenes que no aparecen en los telediarios. Tal vez al no tratarse de agresiones físicas, secuestros o robos, parecen carecer de importancia. Pero la tienen, y mucha. El autor francés Étienne Davodeau se convierte en cronista, prácticamente en periodista, para narrarnos en sus páginas la historia, sobre todo, de unas personas y cómo la construcción de una carretera cambia sus vidas. Si en su anterior obra, “Los Ignorantes”, compartía conocimientos con un viticultor, en ésta se mete de lleno en el día a día de una comunidad rural.

En primer lugar tenemos al trío de ganaderos-campesinos formado por Étienne, Jean-Claude y Olivier, que optan por vivir una existencia que, a nosotros, habitantes de las grandes urbes, nos puede parecer marciana. Vivir en el campo y vivir del campo, pero desde un punto de vista lo más natural posible. Es por ello que forman parte de un “movimiento” que promulga el regreso a lo natural, sin que en el proceso se utilicen medios químicos o artificiales. El dibujante Davodeau (portando un lápiz en lugar de una cámara) se moverá entre vacas, subirá a una traqueteante cosechadora y poco a poco se irá internando en el devenir diario de estos trabajadores de la tierra, auténticos revolucionarios en unos tiempos estos en lo que prima es lo tecnológico, lo artificial.

Pero la verdadera tragedia, ese crimen del que os hablaba al principio afectará de lleno a la pareja formada por Catherine y Philippe, que tras dejarse los ahorros y las fuerzas en reconstruir una antigua casona y sus alrededores, ven como una oscura línea llamada autopista va a pasar sin piedad por sus tierras. Lucharán por conservar lo que es suyo, pero ya sabemos que en estos casos David no suele vencer al gigante corporativo Goliat. Por mucho que lo intentan, ven como sus esfuerzos son en vano y finalmente, con todo el dolor de sus corazones, deben cederle el paso a las excavadoras que, sin piedad y con una rapidez inusitada, borran toda la historia de ese lugar.

Este tebeo-reportaje merece una lectura calmada, ya que el autor nos ofrece todo tipo de datos, planos, mapas para que nos situemos perfectamente en el lugar y los hechos que retrata. Pero también hay momentos para disfrutar, por ejemplo, del milagro del nacimiento de un ternero; la preparación del campo, la siembra…

Y es que, pese a la pequeña-gran tragedia que se narra en este volumen, la vida en el campo continúa, marcando su propio ritmo…

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


siete − 6 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD