De amor y otras casualidades

"Eloísa y Napoleón", Cristina Florido, Francisco Ruizge (Dibbuks)

Enamorarse es fácil, tremendamente sencillo. Esa persona con la que hablas cada día, un roce furtivo en el autobús o el metro, un olor, una fragancia, un cuello, una mirada que se cruza esquiva… Lo realmente complicado es que ese espejo (imaginario) nos devuelva la mirada, que encontremos esa pieza en la que encajamos a la perfección, esa mitad que nos falta, llenar un hueco, un vacío.

Eloísa y Napoleón encontraron el amor, de una forma casual y lo que parecía imposible, la diferencia que los separaba, fue precisamente el pegamento que los unió para siempre. Esta historia está narrada con una sencillez apabullante, nos lleva de la mano por páginas en las que la guionista (Florido, autora de cuentos, en ésta, su primera incursión en la historieta) y el dibujante (Ruizge) juguetean con las palabras, los textos y las viñetas, que explotan, desaparecen para mostrarnos escenas que contienen una tremenda poesía, pero nunca siendo empalagosos. Todo lo contrario, nada ocurre al azar (excepto la historia que se nos narra) y las ilustraciones del valenciano Ruizge (con una sólida carrera en el mercado francés), que poseen un toque muy personal, caricaturesco, nos hacen cogerle cariño a los protagonistas. El bajito y casi siempre sonriente Napoleón, que sumergido en un mundo de piernas, pocas veces alza la vista hasta un día, el día, en el que ve a Eloísa. Ella, alta, altísima, seria, ceñifruncida, cansada… Sólo necesita que alguien encuentre la tecla, el botón que cambie su expresión, que le devuelva la sonrisa y una ilusión que parece haber perdido.

 

¿Y cómo lograrán conocerse? Unos temibles centímetros los separan, pero Napoleón hace gala a su nombre y se arma de valor para conseguir que esa chica lo mire, que se dé cuenta de su existencia. Pero una mirada, por desgracia, no lo es todo. Aunque dicen que la insistencia te conduce al éxito, y el bajito protagonista hará todo lo que pueda para volver a encontrarse con la esquiva muchacha, y así cambiar sus vidas.

El tiempo parece detenerse al leer esta historia, que posee las cualidades de una gran obra, en la que todas sus partes están perfectamente colocadas para emocionarnos. Es pura poesía narrada en viñetas, qué más puedo decir.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


× siete = 49

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD