Yo, botijo

"Typical Spanglish", Sergio Mora (Ediciones La Cúpula)

Oíd mi voz, imaginad que soy un hipnotista, seguid mis palabras, mis órdenes… Estáis ante un gigantesco buffet. Podéis comer y beber TODO lo que queráis, desde lo más sublime e inalcanzable hasta lo más cotidiano: Caviar, Coca Cola, Moet Chandon, foie gras… Imaginad la curiosa digestión que vuestro cuerpo ejecutará… Ahora abrid los ojos y encontraros ante este volumen de tapa dura publicado por La Cúpula. En él, Sergio Mora ha hecho otro tipo de digestión, absorbiendo las influencias de más allá del charco, comiqueras, cinematográficas, musicales… y las ha metido en un imaginario mortero donde con paciencia las ha mezclado con el toro de Osborne, las gitanillas, Lorca, y todo ese halo cañí que sobrevuela nuestro pasado y presente.

Prohombre de la movida underground catalana, Mora no se corta un pelo a la hora de convertir este libro, cómic, catálogo en una oda a sí mismo, a su obra, que toca todos los palos, desde los pictóricos, a los historietísticos. Es un viaje sin retorno a un mundo surrealista, donde nos encontramos a su alter ego, Botijoman, un extraño agente extraterrestre que vive, amargado, en un mundo que parece sacado de una novela de Barry Gifford, donde los perros hablan con los gatos, un degenerado que viste de nazi convive con una complaciente ¿sosías? de Betty Page… La nostalgia invade la cabeza del alcoholizado ser cuando recuerda a su amada reina, con la que construyó un mundo perfecto para los dos, pero que fue asesinada por un malvado lobo. Pero en este extraño mundo las historias no empiezan ni acaban, y quién sabe si sus caminos nos volverán a encontrarse, en un infinito deja vu

Como ya os decía antes, este libro es mucho más. Nos ofrece la posibilidad de conocer la obra pictórica de Mora, donde regresa una y otra vez a los retratos de gitanas tatuadas, hombres con cabeza de botijo y mezcla todo el panteón patrio con imágenes que nos recuerdan y homenajean, entre otros a Lewis Carrol, Radio Futura, Goya… Un pastiche multireferencial que nos hará mirar sus páginas una y otra vez, en busca de detalles que se nos escapan en una primera revisión.

Pero como diría aquel personaje animado: “¡No se vayan todavía, aún hay más!”, Mora nos regala poesías que se  enmarcan en ese mundo suyo tan particular, además de varias opiniones ajenas sobre su obra y persona (ya os dije anteriormente que el componente egomaníaco está muy presente en su obra, diluyéndose la frontera entre creador, personaje y obra) y un curioso “experimento” fotográfico-tebeístico, en el que crea una especie de fotonovela en la que un galerista, Manel,  nos narra como aconteció la exposición “Typical Spanglish”.

En fin, una obra para paladares entrenados, que deja un regusto que nos recuerda a Charles Burns, Daniel Clowes y Muchachada Nui, entre otros muchos. Un gazpacho multireferencial que hará las delicias de los amantes de esos otros mundos que, por suerte, están en éste.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


× ocho = 8

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD