Cosas de la vida

"De padres e hijos" Jeffrey Brown (Ediciones La Cúpula)

Y de eso va exactamente la última obra, autobiográfica, de Brown. En 100 páginas comprime parte de su vida, su niñez, adolescencia, juventud y madurez, ofreciendo un sincero retrato de su relación, en primer lugar, con la religión. Hijo de un pastor, podéis ser testigos del constante bombardeo que el pequeño Jeffrey sufría por parte de toda su comunidad (profesores, amigos, familiares, vecinos…), lo que hizo que naciera dentro de él el germen de la incredulidad y no si antes haberse empapado bien de cantidad de libros sobre diferentes cultos, poder elegir el camino de la no creencia, del ateísmo, lo que supuso para su relación con sus progenitores una bomba y sobre todo el tener que enmascararlo a veces ante un viejo conocido o cualquier persona con la que se cruzara por la calle y que portan siempre para cada caso la bandera de la religión (impagable el momento con la ancianita y el paso de cebra…).

Pero a la vez que nos cuenta este choque con las creencias, se nos narra la relación con su padre y su hijo pequeño, Óscar. Brown establece un puente que va desde sus recuerdos de infancia, siempre dominados por la invisible garra religiosa (grupos de fe, excursiones…), su juventud más rebelde, pero tampoco especialmente radical, simplemente la salida al mundo real que te ofrece infinidad de estímulos desconocidos hasta el momento (la música heavy) y como en los momentos más inesperados es tentado para que vuelva al redil. Todos estos recuerdos son salpicados con su vida actual con su hijo, un niño pequeño que llora, se porta mal, enferma y hace un poco insoportable la vida de sus padres para, de pronto, regalarles frases de cariño que hacen que todo lo malo quede automáticamente borrado.

Brown tiene un estilo extremadamente sencillo, diría que casi infantil. No es un gran dibujante, pero tampoco necesita serlo. Con sus medios sabe contarnos a la perfección estos trozos de su vida (slice of life) y componerlos con maestría en un mosaico que da unidad a la obra. Mezcla momentos realmente hilarantes (y terriblemente reales) como el descontrolado viaje a Londres con su mujer e hijo, con pasajes tan sinceros y dolorosos como el reconocimiento y aceptación de la terrible enfermedad de su padre…

He de seros sinceros, éste es el primer cómic que leo de Jeffrey Brown, antes sólo me había reído con algunos chistes sobre su paterno-filial aproximación al Universo Star Wars (“Darth Vader e hijo”…), pero me ha cautivado su poesía (que la hay), el sentido del humor y la total y absoluta libertad a la hora de hacernos partícipes de su pensamientos y opiniones.

Una obra muy recomendable para los hijos, para los padres, para los que no tienen ni lo uno ni lo otro, para los no creyentes, para los que creen (si son abiertos de mente, claro…). En fin, para los que gozan de una buena historia, en este caso, real como la vida misma.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


2 + = nueve

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD