“Luke, yo soy tu padre”

"Darth Vader e hijo". Jeffrey Brown (Planeta DeAgostini)

Irresistible tentación para todo adicto a “Star Wars” y más divertido, si me apuran, que la última trilogía que nos regalara Lucas antes de dejar la saga en manos del imperio Disney, este breve libro fantasea con una premisa de lo más singular: ¿y si Darth Vader fuera un padre para Luke Skywalker?

Así, aquella famosa padre de “Luke, yo soy tu padre” toma un inesperado y humorístico sentido en apenas 60 páginas, diseñadas en su mayoría como viñetas únicas, cada cual más tronchante. Aquí Darth Vader no es ese villano temible que conociéramos en “La Guerra de las Galaxias” y sus secuelas. Olvídense: ahora es un padre abnegado, que afronta la educación de su vástago con la mayor de las resignaciones. ¡Él, que debería estar aniquilando la Alianza Rebelde y no jugando al caballito!

La broma inicial se torna en acertado retrato de las relaciones paternofiliales en la edad temprana de los retoños -más de un papá, con o sin casco, se verá reflejado en sus viñetas- y, como no podía ser de otra manera, exprime la mitología del universo “Star Wars” que arrancará la sonrisa cómplice de cualquier aficionado a la saga. Jeffrey Brown, afinado humorista gráfico -suyas son “Cat Getting Out of a Bag” o “Cats are Weird”, entre otras obras -, la emprende aquí con el choteo a costa de los múltiples usos cotidianos de la Fuerza, el por qué del nombre de Estrella de la Muerte o el nulo éxito de -¿adivinan quién?- Jar Jar Binks.

Atinado en los dobles sentidos, los chistes de Brown ganan enteros cuando dota de nuevos contextos a sentencias ya míticas como “Tu carencia de calma me resulta molesta”, “Es inútil resistirse, hijo mío” o la inevitable “Luke, yo soy tu padre”. O cuando coloca a sus personajes, padre e hijo, en situaciones completamente diferentes en escenarios más que reconocibles: ver a Vader regañar a Luke por hacer burbujas en su bebida en la cantina de Mos Eisley, por ejemplo, no tiene precio.

Ojo, que el autor, muy acertadamente, se permite incluso momentos para la ternura. Pero mejor lean ustedes sus páginas, que no está bien regalar tantos spoilers. Y es que “Dart Vader e hijo” es el libro que todo Jedi, ejem, Padawan (¿o debería ir más allá y decir Youngling Jedi?) debiera tener.

Por cierto, que en EE. UU. ya está disponible “Vader’s little princess”, donde Luke deja paso a su hermanita Leia. Que la Fuerza nos coja confesados…

FREEK! te recomienda:

Tali Carreto

Siempre me tiró el lado oscuro: de renacuajo me metía debajo de las sábanas con una linterna y un libro. Menos mal que no me dio por las velas. Luego llegaría la sala del cine: tengo el record mundial de visionados de "Tiburón". Y al final, los antros: en una ocasión una chica se rompió el tobillo bailando lo que yo pinchaba. Literalmente. Catacrack. Pero un día vi la luz y con los Guisado bros. como jedialiados alumbré al mundo la FREEk!, el Monkey Week y algún que otro sarao interplanetario. No está mal para alguien que no sabe girar a la izquierda, como Zoolander.


Deja tu comentario


6 × cinco =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD