¡Alcemos el puñoooo…!

“Superman: Hijo Rojo” Mark Millar, Dave Johnson, Killian Plunkett (ECC Ediciones)

Tal vez éste sea el mejor de los experimentos que salió en aquel subsello de DC Comics creado en el año 1989 y llamado “Elseworlds” (“Otros Mundos”). En ellos se creaba un tremendo What if?, enmarcando a los principales héroes de la casa en diferentes épocas históricas para venir a contar casi siempre la misma historia. Los hubo que sobresalieron, como el “Gotham. Luz de gas“, de Augustin y Mignola, pero el resto eran una simple excusa para rediseñar uniformes…

El cómic que nos ocupa fue originalmente publicado en el año 2003 y su guionista, Mark Millar, ya era considerado uno de los más originales e impactantes escritores del mercado. A esto se unía la oportunidad de contar con el dibujo de Dave Johnson, que dedicaba la mayor parte de su esfuerzo creativo a la elaboración de maravillosas portadas (“100 Balas”, por poner un ejemplo…)

¿Y qué diferencia a este “Otros Mundos” del resto para que sobresalga? Pues bien, lo primero es que Millar convierte a Superman, el boy scout que siempre ha defendido el american way of life en un hijo de la Rusia más roja. En plena Guerra Fría, surge este adalid de la hoz y el martillo. Pero la anécdota no queda ahí, sino que durante un periodo de tiempo muy largo, el guionista cambia los hechos históricos: Stalin tratará como un hijo a el nativo de Kripton; Kennedy no morirá en un atentado y se casará con una voluptuosa actriz de cine… y así seremos testigos del devenir de los hechos con un personaje que al principio sólo pretende ayudar a todos los habitantes del planeta, para ir convirtiéndose con el tiempo, y casi de una manera inconsciente, en el más terrible dictador de todos.

Otro de los puntos a favor de esta historia es como retrata Millar a los secundarios de siempre, pero de forma totalmente novedosa: Lois Lane, o mejor dicho, Lois Luthor, está casada con el científico más brillante del planeta. Un tipo que al principio sólo trata de poseer el máximo conocimiento, pero que encuentra en el Hijo Rojo a su némesis; James Olsen, que trabaja como agente del Gobierno de los Estados Unidos; Lana, una pobre campesina que será salvada de morir de hambre por el Hombre de Acero o un Batman muy diferente al que estamos acostumbrados…

Y así hasta componer una historia que te atrapa desde la primera página, densa, que va narrando los primeros días del héroe y que al final ejecuta una vuelta de tuerca que cierra a la perfección la trama.

¿Y qué mejor compañía en este viaje en el tiempo que los lápices de Dave Johnson y Killiam Plunkett? Como curiosidad añadir que el gran Alex Ross ayudó a diseñar los uniformes de algunos de los personajes que protagonizan el relato, como podréis ver en la magnífica galería de diseños con la que termina este volumen.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


2 + cuatro =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD