¡Larga vida a El Rey!

“King Kirby. Jack Kirby y el mundo del cómic”, José Joaquín Rodríguez (Dolmen Editorial)

Hay momentos en la historia de los diferentes artes en los que ha surgido un creador, una fuerza de la naturaleza que ha influenciado (y sigue haciéndolo) a generaciones. Podría citar a John Ford en el cine, a Picasso o Dalí en la pintura, a Paul Auster en la literatura y, sobre todo, y es el caso, a Jack Kirby en la historieta.

En unos tiempos en los que el actual glamour del dibujante de cómics no existía y los ilustradores se dejaban los codos en el tablero de dibujo, este tipo de aspecto bastote pasó más de media existencia transportándonos a otra realidad, exagerada como sus propias interpretaciones de los dibujos, pero de la que era imposible inhibirse. Prueben a hacerlo, abran un tebeo dibujado por Kirby, rápidamente nuestros ojos se vuelven locos con esos puños que parecen salirse de las viñetas, los diseños únicos de desquiciados instrumentos y maquinarias que, sin saber muy bien para qué servían, resultan impresionantes. Jack lo hacía todo a lo grande, y por eso está ahí arriba, en lo más alto del Panteón.

En este lujoso volumen, el autor repasa minuciosamente la vida de este neoyorkino, porque es evidente que los hechos acaecidos en ella marcaron su forma de hacer las cosas y por eso hablaba antes del glamour y el status del artista: Kirby buscó un trabajo como cualquier otro, uno que le reportara un sueldo mensual y así poder llevar un plato de comida a su casa. Eran otros tiempos, más heróicos quizá…

Imaginad por un momento que de un plumazo desaparecieran todas las creaciones de Kirby, ¿qué nos quedaría? Desde luego en Marvel y DC tendrían un grave problema… Y eso creo que es de vital importancia a la hora de hablar del ilustrador: sus historias te pueden gustar más o menos, pero es innegable que es el artista que ha inspirado a una mayor cantidad de dibujantes de comic books. Hagamos un poco de memoria: John Byrne, Walt Simonson, John y Sal Buscema, Steve Rude, Arthur Adams, Mike Mignola, Stuart Immonen, Carlos Pacheco… y podría seguir hasta rellenar varias páginas.

Kirby desarrolló con mucho trabajo y esfuerzo un canon propio, original, que hasta algún que otro director de cine ha utilizado en sus películas (Guillermo del Toro en “Blade” y “Hellboy”).

Este libro nos sirve perfectamente de instrumento de consulta a los amantes del cómic de toda la vida, pero pienso que la verdadera y principal utilidad podría ser dirigida hacia esas jóvenes generaciones de la era internet que piensan que lo saben todo. Que lean este libro y aprendan…

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


nueve × 3 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD