“El rodaje era como el España-Yugoslavia de 1978″

Santiago Zannou, Alacrán sin truco

Santiago Zannou llegó y triunfó con “El truco del manco”. Como todo lo que sube, bajó. A el documental de su padre no le faltó calidad, pero sí espectadores y respaldo industrial. Fue duro, pero como el mejor de los púgiles, vuelve para combatir contra el público y la crítica, esta vez arropado por Morena Films y un reparto artístico en estado de gracia. Responda o no la taquilla, sera difícil acorralar a este alacrán que sigue adelante sin rodeos.

 

:mrgreen: : ¿Qué sentiste al leer la novela?
Lo de la novela fue tremendo. A mí me pasa que he terminado el documental de mi padre y estamos directamente en la ruina los cuatro que la produjimos, no funcionó y estamos entre comillas en una situación de exclusión a nivel cinematográfico. Me llama Carlos Bardem, me dice que ha visto “El truco del manco”, que le ha gustado mucho y que tiene una novela para mí. De pronto me pongo a leer la novela y me quedo totalmente sorprendido, porque aparte de la historia de superación que ya me tocaba mucho, era una serie de cosas que a mí me habían ocurrido, me veía infinitamente reflejado en muchísimas situaciones, no solamente el racismo, la superación, el cambiar de grupo, yo me tuve que marchar de mi ciudad para intentar mejorar… De pronto esa fábula de superación que había escrito Carlos era una fábula que tenía que tener yo en mi propia vida. Le llamé llorando, diciéndole: “Gracias, gracias… mañana me pongo a correr”- porque estaba en un momento vital de autodestrucción vital– “mañana me pongo a escribir, porque me has cambiado la vida, te lo agradezco”. Cuando cierras la novela te dan ganas de apretar los dientes y te dan ganas de tirar hacia delante. Y es lo que tiene que ser esta película, que te levantes de la sala, y digas “la madre que me parió, me voy a comer el mundo con ganas, con mi fuerza y mi energía”.

:mrgreen: : Podríamos decir que la situación actual no se diferencia mucho de la descrita por Carlos hace ya años en su novela…
Hay una frase de Camarón de la Isla que dice “Qué culpa tengo yo de ser un visionario”, pues esto es lo mismo. ¿Qué culpa tiene Carlos de haber sido un visionario? Indudablemente la novela que escribió en 2007 hoy en día es infinita actualidad, porque vivimos en una Europa en crisis, en la que cada vez hay más restricciones a las personas. Creo que Europa tiene miedo, está en crisis, la han robado, le ha saqueado y esas personas les echan las culpas a las personas de fuera, se supone que no se puede repartir un pastel y la gente se ha vuelto más egoísta. Ya no solamente es lo de Grecia, que para mí es muy sorprendente que den palizas a los inmigrantes, sino que pasa en Italia, en Belgica, en Francia con Le Pen, en Austria, en Holanda, Dinamarca, Finlandia.. Guau! Al final se están haciendo unas políticas de restricción hacia el inmigrante que Carlos Bardem ya en 2007 sí que fue un visionario y su novela hoy en día es de rigurosa actualidad.

“Creo que Europa tiene miedo, no se puede repartir un pastel y la gente se ha vuelto más egoísta”

:mrgreen: : ¿Cómo ha sido la experiencia de rodar con semejante reparto?
Yo siempre pongo ejemplos del deporte, yo decía que el rodaje era como el España-Yugoslavia de 1978, un partido super duro, muy complicado y  muy difícil. No por nosotros, sino por la historia que estábamos contando, obviamente Alejandro estaba inyectado en veneno de alacrán, Miguel Ángel Silvestre lo mismo. Boxeo, palizas, violencia… Entonces eso afecta a la cabeza y les duele, es complicado. Yo he estado constantemente buscando información sobre discursos de racismo, me he visto la historia entera de Ku Klux Klan, del fascismo. Al final teníamos todos una carga de violencia dentro, que obviamente saltan chispas, pero todos han sido suficientemente profesionales para que eso salte delante de la cámara, por eso es una película muy visceral y muy creíble. Pero para llegar a ese punto todos hemos sufrido un poco porque no estábamos contando “Sonrisas y lágrimas”.

:mrgreen: : Supongo que habras estado nervioso en algún momento del rodaje…
Negarse a que cuando Javier Bardem entró en el proyecto obviamente tienes el estómago lleno de mariposas… ¡Uno de los mejores actores del mundo! También cuando trabajas con una persona con tanta experiencia, te das cuenta de que en el cine está lleno de personas que ayudan a otras personas, me lo ha puesto fácil, muy sencillo. Como él sabría que yo estaría nervioso, siempre fue muy amable, muy humilde y supo cuál era su papel dentro de esta película, pero para mí todo era un reto, era la primera vez que estaba con un elenco de actores tan potentes. Todo el partido que se presentaba era muy complicado y decir que uno no se ponía nervioso era mentir, pero son unos nervios que te ayudan a ponerte más las pilas.

:mrgreen: : ¿La preparación ha sido dura?
Una película te quita mucha energía, mucha fuerza, ya cuando hicimos “El truco del manco” todos mis actores iban al gimnasio. Pero encima en esta película como hay violencia y acción, que son 12 horas de un tío subido en el ring, o con bates para pegarle, entonces físicamente tienes que estar a tope. Y con Alejandro no era cuestión de estar mazas, sino definido. Detrás del cuerpo que ha construido hay mucha disciplina, no solamente es ir a hacer pesas o correr, es descansar, comer, es estar mucho tiempo como un samurai.

:mrgreen: : ¿Santiago Zannou ha aprendido a vivir sin miedos?
Eso es algo que ya me enseñó Juan Manuel Montilla “El Langui”, que desgraciadamente es una persona que se cae muchas veces… No pasa nada por caerte, lo que tienes que hacer es levantarte y no hay que tener miedo a vivir, hay que tirar para adelante, con el corazón, con consciencia, sin egoísmos… Es lo que hace nuestro personaje, que cambia para ser un buen tipo, que es muy difícil.

“Me encanta la ficción, me encantan las 24 mentiras por segundo”

:mrgreen: : ¿Dónde te has sentido más cómodo, en la ficción o en el documental?
Indudablemente en la ficción, lo del documental ha sido algo pasajero, aprendí mucho de los deportistas con el documental de la Selección y lo de mi padre ha sido algo muy personal. A mí me encanta la ficción, me encantan las 24 mentiras por segundo, me la pone a tope, me gusta muchísimo el construir a partir de algo que es ficticio y llevar al espectador a ver algo que le parece verosímil y realista. Nunca se sabe si volveré a hacer un documental, pero lo que tengo en mi cabeza es seguir tirando de la ficción.

:mrgreen: : ¿Como ves el panorama cinematográfico?
Todos los jóvenes vivimos desgraciadamente una situación similar, me siento uno más, que tiene que remar, de ser uno más que lo tenemos todo muy difícil, que ha vivido este engaño que nos ha dejado un poco a todos en la estacada… De todas maneras el cine es una montaña rusa. El otro día tuve la suerte de compartir en los Goya la entrega de premios con Enrique Urbizu y hablábamos los dos que él se tiró siete años entre “La vida mancha” y “No habrá paz para los malvados”, que es lo peor que le puede pasar a un director. Entonces al final la situación del cine es complicada para todos y a veces hay directores que se quedan fuera de juego, también lo maravilloso es que el cine recupera muchas cosas. Como hacemos películas me gusta pensar que los buenos ganan y los malos pierden, solo que los malos son a veces tan malos, tan malos… que nos hacen la vida imposible.

:mrgreen: : Estarás satisfecho…
Sin dudas, estoy muy satisfecho de los resultado obtenido. La verdad, ha sido un viaje emocional muy fuerte y a su vez muy enriquecedor, todos hemos aprendido algo, todos nos hemos obligado a superarnos, y todos los actores han dejado un poquito de su vida en esta peli. No solamente es la historia, sino que ellos también se han desnudado delante de la cámara, porque una de las maneras de trabajar que yo tengo, creo que es la mejor manera de llegar a los espectadores.

 

FREEK! te recomienda:

Nietermind Cruchinsky

Creció donde se perdió el barco del arroz y algunos dicen que la Atlántida. A cierta edad, cual grumete aspirante a Capitán Pescanova, zarpó tierra adentro. Tras conquistar casi en su totalidad el mapa europeo y vivir en Sevilla, Berlín, Amsterdam y Londres, sobrevive en la capital española, colaborando con El Rincón del Publicista, Las Horas Perdidas y Cineol. En sus ratos libres trabaja como productor para cortos, documentales, series y programas de TV. Fiel creyente y seguidor de la escuela del rock and roll, algún día espera poder llegar allí donde el viento dio la vuelta.


Deja tu comentario


2 + = nueve

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD