“Prefiero ver a Sasha Grey en acción a leer ’50 sombras de Grey’”

Eduardo Mestre, un alien en Sevilla

 

¿Estás harto de ver que cada vez que razas extraterrestres intentan destruir la especia humana o se infiltran entre nosotros siempre lo hagan en territorio americano? Seguro que más de uno se identifica con esto y más de dos ha vivido algún verano bastante marciano. Sobre todo si has estado en esa estación en una ciudad como Sevilla, que se caracteriza por vaciarse en el estío. De noche puedes cruzarte con criaturas que no han podido escapar de la canícula y ya se sabe: Dios los cría y ellos se juntan. Eduardo Mestre ha decidido con “Verano sin ti”, novela prologada por Agustí Villaronga, escribir en nombre de uno de los protagonistas un thriller alienígena, sevillano y estival.

 

:mrgreen: : ¿Por qué justo al principio de la novela se señala que el protagonista que narra la historia ha fallecido? ¿Podemos llamar a este fenómeno “Síndrome de American Beauty”?
La intención es hacer cómplice al lector desde el principio. Situarlo ante lo que va a ser una recopilación de información hasta llegar a ese momento de la muerte del protagonista. Aunque la novela empieza mucho antes, desde la solapa con la biografía de Tristan Nadalo.
Por el enclave yo lo relacionaría más con un síndrome “Sunset Boulevard”, que de hecho no desaparece ahí, sino que prosigue también en la entrada a La Baballa, al principio de la novela.

:mrgreen: : ¿Te gusta caminar sobre la estrecha frontera entre la autobiografía y la ficción?
Es innegable que existen puntos en común entre el mundo del protagonista y el mío, pero aquellos que me conocen se llevarían una decepción si esperasen encontrar una biografía secreta o algo así. A veces es difuso saber si algunos fragmentos del relato son autobiográficos porque, aun partiendo de un hecho real, está todo teñido hasta convertirse en una historia con identidad propia.
Más que historias verídicas utilizo aspectos psicológicos personales aplicados al protagonista, en el sentido de reacciones a situaciones concretas.

:mrgreen: : Con todo el cine que hay en “Verano sin ti”, ¿cómo es que no has escrito un guión antes que una novela?
Bueno, he escrito guiones de cine –nunca llevados a pantalla-, y algún que otro de cortometraje que incluso me atreví a dirigir.”Verano sin Ti” era un proyecto literario muy visual, pero a la vez contenía una gran carga reflexiva. Cuando trabajas en crear una secuencia en papel, llevar a efecto el inconsciente o los pensamientos de un personaje es la tarea más complicada de un guionista, porque luego ese contenido habría que traducirlo a imágenes. Algunas partes de la novela serían difíciles de representar en un guión literario, ya que es un formato absolutamente descriptivo; lo que ocurre en él son acciones y diálogos. Ciertas consideraciones internas de los personajes no tendrían la profundidad adecuada que sí me permitía la novela.

“Me sedujo mucho la frialdad escabrosa de ‘American Psycho’ en su momento”

:mrgreen: : ¿Has leído “Menos que cero” o “Los confidentes” de Bret Easton Ellis? Es que en el principio noto trazas estilísticas de estas obras.
Conozco al autor, y aunque no he leído esos dos títulos, sí me sedujo mucho la frialdad escabrosa de “American Psycho” en su momento. No sé si eso arraigó dentro de mí, pero si hay algo de él en “Verano sin Ti” no ha sido con conocimiento voluntario.

:mrgreen: : Se menciona a Burroughs, la Interzona y hay mucho en la novela de la sexualidad del estilo del escritor americano. ¿Algo que decir al respecto?
Burroughs y Bukowski son grandes referentes en “Verano sin ti” a la hora de describir las escenas sexuales de la novela. Sobre todo el segundo, que junto con Klaus Kinski me sirvieron de base literaria para la descripción de unos encuentros sexuales ásperos y secos, sin artificios. Cuando descubrí a Kinski, que sólo tiene un libro escrito -el autobiográfico “Yo necesito amor”- me emocionó ver que abusaba del sexo porque lo tenía por única forma de tirar pa´lante en la vida. Creo que Kinski usa el sexo en su libro para hablar de cuestiones mucho más profundas, que quizás ni él mismo conociera.

:mrgreen: : Sigamos con las referencias. Uno de tus personajes le dice al protagonista que lea a Palahniuk y que para escribir sea directo como él. ¿Qué tipo de consejos te han dado a la hora de escribir?
La verdad que no pedí consejos de ningún tipo. Sí es verdad que en la mente me rondaban ciertos escritores para que pudieran valorar el texto una vez acabado. Una de esas personas era el poeta y guionista Javier Salvago Calderón. Su opinión al respecto me hizo perder el miedo inicial a enseñarlo. Su crítica fue muy positiva y eso me animó muchísimo. Después por supuesto vino Agustí Villaronga, que se encargaría de redactar el prólogo. La implicación del cineasta supuso algo extraordinario.

“El sexo es un impulso que empieza en la cabeza”

:mrgreen: : El sexo explícito está muy presente y en muy diversas formas en “Verano sin ti”, ¿qué opinión tienes de una obra tan vendida como “50 sombras de Grey”?
Tengo mucho respeto por aquellas obras que utilizan el sexo para expresar cuestiones de gran hondura psicológica, puesto que el sexo es un impulso que empieza en la cabeza. En esta vertiente encontramos ejemplos de películas al estilo de “Shortbus” o “Shame”, y en el terreno de las letras casos como “La máquina de follar” o “Snuff”. Sinceramente “50 sombras de Grey” no entra en esta categoría. Su atracción es tan inocua que prefiero ver fotografías de Bruce LaBruce o a Sasha Grey en acción.

:mrgreen: : El fénix es un símbolo muy recurrente en el libro, y no sólo su leyenda, sino su olor. ¿A qué huele un fénix? ¿No desconfiabas de usar una figura mitológica como como ésta, tan utilizada, y perder originalidad?
El tema del fénix surgió sobre la marcha. La primera vez que el protagonista ve a Barguti la describe comentando aquello de “Olía a alguien más joven que yo y tantas veces rehecha de sus cenizas. Sin aire desgastado, se mostraba acabada de salir del blíster como una figura de edición limitada”. Me atraía sugerir la idea de que hoy día se encuentra en algunos jóvenes una carga emocional que hace años habría que buscarla en personas de mayor edad. Conozco a chicas de veintipocos años que albergan un cuadro emotivo difícil de creer a una edad tan temprana. Lo vemos también en el cine, en producciones tan dispares como”Thirteen”, “The Rules of Attraction” o incluso los films de Albacete y Menkes. Esa era la función metafórica que quería transmitir. Mi fénix huele a juventud porque siempre está renaciendo.

:mrgreen: : Me agradó que utilizaras lugares conocidos de Sevilla, como esa cola de los baños unisex de cierto local de La Alameda. ¿Has conocido a mucha gente en esa espera de los baños? ¿Por qué utilizas sobrenombres para ciertos locales y personas y a otras las retratas con nombres y apellidos?
La verdad que en ese lugar que comentas antes era más divertido todo, incluso ir al baño (risas). Rodeo a la historia de lugares comunes y amigos. Todos aquellos que aparecen en el libro me dieron su beneplácito, en cambio con el tema de los locales tendría que haber ido preguntando a cada propietario y no me apetecía. Aun así creo que los garitos son muy reconocibles con los pseudónimos elegidos.

:mrgreen: : ¿Cuál es la intención de los interludios entre capítulos? A mí me gusta especialmente uno que es un teatro de lo absurdo.
Los interludios funcionan como pequeñas piezas que completan información de la trama central y rellena huecos en la psicología del protagonista.
Respecto al teatro del absurdo, de niño leí a escondidas “La Cantante Calva” y me causó un shock. Quería incluir algo de eso en la novela, así que me pareció propicio hacerlo en la escena donde el protagonista se va de putas. No hay nada más absurdo y sincero.

“El cómic está al mismo nivel que cualquier género literario, nada tiene que envidiar Baudoin a Amelie Nothomb o Paco Roca a Pérez Reverte”

:mrgreen: : También funcionan como cortinillas entre capítulos las ilustraciones muy bien traídas de Antonio Hitos, que también diseñó la cubierta. ¿Cómo surgió esa colaboración?
Ese fue otro punto importante en la elaboración de “Verano sin ti”. Le pasé un borrador de la novela a Antonio Hitos y a las pocas semanas me envió un mail entusiasta; le había gustado mucho el texto. Hablamos de que él haría la cubierta. Poco tiempo después me propuso incluir algunos dibujos entre las páginas. Finalmente fueron doce, uno por cada capítulo.
Creo que su imaginería le va como anillo al dedo a la historia. Sus trazos están alejados del hiperrealismo y muy cercanos a la subcultura del fanzine y a grandes ilustradores como Daniel Clowes. La aportación de Hitos fue fundamental para la edición final. Se implicó totalmente en este proyecto.

:mrgreen: : ¿Por qué aparecen casi al final del libro menciones a los cómics de Yslaire, a “Una Historia de Violencia” de John Wagner y Vince Locke o a “Akira”? ¿Guiños de fan o declaración sobre lo que te inspira?
Esos títulos o autores no son mis favoritos pero venían al caso para representar los sucesos de la historia. Hay referencias literarias en todo el libro. Para mí el cómic está al mismo nivel que cualquier género literario, nada tiene que envidiar Baudoin a Amelie Nothomb o Paco Roca a Pérez Reverte.

:mrgreen: : Por último, ¿crees que existen aliens viviendo entre nosotros? ¿Tiene Tristan Nadalo un póster de “I want to believe” como el de Fox Mulder en su lugar de trabajo?
Siempre he sentido gran fascinación ante lo sobrenatural, ante la posibilidad de ser alguien más. Partiendo de esa base soy más permisivo a la hora de creer cierto tipo de historias extraordinarias, porque me encantaría hallar realidad en ellas. Supongo que es parecido a la predisposición de algunas personas a tener fe en una religión. Es más fácil ser creyente cuando aceptas con ánimo dogmático ciertas explicaciones.
Tristan Nadalo probablemente tuviera un poster así en el local donde ensayaba con los Venusian Ray –risas- En mi lugar de trabajo sería una entelequia plantearme eso.

 

FREEK! te recomienda:

Juan Antonio Huertas

Comenzó a ser redactor de FREEk! como parte de un tratamiento para superar su adicción al Varón Dandy vía oral. Hoy está casi rehabilitado. Le gusta la música, el cine y la literatura que le hace sudar, que le piten los oídos, le provoquen insomnio o poluciones nocturnas. No le presten dinero ni le llamen para las mudanzas.


Deja tu comentario


cuatro − = 2

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD