¡Arriba, en el cielo! ¡Un borrón rojo y azul!

“All Star Superman”. Grant Morrison, Frank Quitely, Jamie Grant. (ECC Ediciones)

Las grandes editoriales norteamericanas (me refiero principalmente a Marvel y DC Cómics) se estrujan las meninges para ofrecernos todos los meses crossovers, reboots, maxis y miniseries, sagas, etc, etc… Todo tipo de piruetas son posibles para intentar “oxigenar” esas colecciones que llevan años (muchos) relatando las aventuras de tipos con mallas. Sólo muy raramente destaca un brillante, una joya que resalta entre las docenas de títulos que acaparan los estantes de las tiendas especializadas.

El sello “All Star” pretendía darle libertad absoluta a creadores para que hicieran lo que les apeteciera con los iconos de DC, a Frank Miller y Jim Lee se les dio el manto de Batman (del resultado, inacabado, no voy a decir nada…). El Hombre de Acero fue puesto en las manos de Grant Morrison y Frank Quitely, pareja que ya nos había deleitado con “JLA: Tierra 2″ y “We3″, dos cómics inolvidables, cada uno en su propio género.

Morrison impregna los doce números de la maxiserie con su sello, pero no os equivoquéis, no es el Morrison “raruno”, que gusta a una
minoría, espantando a algunos lectores. El guionista escocés tiene esa otra faceta, en la que sin perder un atisbo de su personalidad como escritor, se hace más accesible para el gran público. Y aquí lo demuestra de sobras…

Al intentar salvar a una misión científica en peligro, Superman se expone demasiado a los rayos solares y el astro que le confiere sus poderes será también su ejecutor. Sus células se han sobrecargado y están muriendo. El héroe padece un super cáncer. Pero todo esto no ha sido casual, claro está. El maquiavélico Lex Luthor, desde su celda ha ideado la forma definitiva de librarse de su pesadilla.

Es por ello que Kal-El, Superman, Clark Kent, inician todos los preparativos para despedirse de la humanidad y de sus seres más cercanos. Pero claro está, las cosas no van a ser tan fáciles y en el camino, superhéroe le hará el mejor regalo de cumpleaños a la mujer que ama, la intrépida Lois Lane; Se enfrentará a los tarambanas Sansón y Atlas, que la liarán parda por tener una cita con la atractiva periodista; perderá los tres minutos más importantes de su vida; conocerá a Zibarro (no, no es un tipo de puro cubano….), el habitante más sensible de Mundo Bizarro y en fin, tendrá un sinfín de aventuras. Pero, ¿puede morir Superman?

Os dejo con la duda ante una de las lecturas más apasionantes de las últimas décadas. Una sabia mezcla de aquellos divertidos cómics clásicos dibujados por Curt Swan en los que Superman padecía más de un dolor de cabeza frente a situaciones que rozaban, en muchas ocasiones, lo surrealista. Todo ello bien mezclado con conceptos y personajes modernos, como el genial aventurero-científico, el profesor Quintum o una versión nunca vista y fresca del joven fotógrafo Jimmy Olsen.

Y todo ello plasmado con los lápices de Frank Quitely. ¿Se puede pedir más? ECC lo recopila ahora en un magnífico tomo que todo buen aficionado a los cómics debe tener en su estantería.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


uno × = 2

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD