“Las cosas han cambiado, Sr. Wayne…”

“Grandes autores de Batman: Alan Davis. Mi principio… y mi probable fin”. Mike W. Barr, Alan Davis, Paul Neary (ECC Ediciones)

Corría el año 86 y ningún lector de cómics de la época sospechaba los cambios y evolución que iban a sufrir el murciélago encapuchado y su universo: en primer lugar se cumplían 50 años del nacimiento de la cabecera Detective Comics, donde nacieron las aventuras de Bruce Wayne, Batman. En la editorial DC Comics se pusieron manos a la obra para hacer de este aniversario un momento especial y qué mejor idea que reunir de nuevo bajo la cabecera a una pareja de artistas que habían funcionado a la perfección en un buen puñado de números de Batman & Los Outsiders. Sus nombres eran Mike W. Barr, un competente guionista y sobre todo, Alan Davis, un dibujante británico que casi acababa de desembarcar en tierras norteamericanas y ya había enamorado a los fans con su estilo tan personal y dinámico.

Y como la ocurrencia editorial era hacer un homenaje al cruzado oscuro y sus archienemigos, se plantearon seis números que han quedado en la historia de los cómics como una de las más reconocidas etapas del personaje. En ella aún tenemos a un Batman que viste el uniforme azul, gris y con la placa del pecho de un chillón amarillo (perfecto para camuflarse entre las sombras…), se acompaña por su pupilo Robin (en ese momento se trataba de Jason Todd) y sus enemigos (El Joker, El Espantapájaros, El Sombrerero Loco…) aún tenían esa personalidad digamos “clásica” y algo desfasada, herencia de los tiempos de Bob Kane y cía. Pero claro, se trataba de una especie de back to the basics, un regreso a las historias bastante desquiciadas que hicieron famosos al Dúo Dinámico, pero que número a número nos van mostrando a un Bruce Wayne que comparte una sólida relación de camaradería con el joven Jay, lo que le lleva a temer su desaparición. Son muchos los peligros a los que se enfrentan y el muchacho está bien entrenado, pero no es más que un chaval… Y en el último número que se incluye en este imprescindible tomo su vida estará colgando de un hilo al ser tiroteado por el Sombrerero Loco. Los comentarios jocosos, las risas, los saltos y acrobacias se tornan oscuros, el pasado regresa para Bruce Wayne y mientras espera que su compañero pelee por su vida rememora los hechos que lo convirtieron en lo que es, un vengador oscuro.

Esta pequeña saga funciona a la perfección, y va desde un enfrentamiento más entre Batman y El Joker, en el que finalmente, el Caballero Oscuro deja claro que está cansado de pararle los pies al Payaso del Crimen y se lo hace entender a puñetazos. Desgraciadamente, siempre hay que pagar un peaje, y la Catwoman con la que tenía una relación se aleja de él, transformada una vez más en una criminal. Luego vendrá el letal Espantapájaros y sus drogas… Un número especial en el que los caminos de los dos detectives más famosos del mundo se cruzarán, para finalmente enfrentarse a lo que supondría la pérdida del joven pupilo…

¿Qué decir del dibujo de Alan Davis? Ya lo era en aquellos años y lo sigue siendo hoy en día: el dibujante de cómics de superhéroes perfecto. Domina la anatomía, la narrativa y su trazo es único y años después demostraría que también es un muy buen guionista de cómics.

Como os decía al principio, el año 86 fue muy significativo para Batman. Tan sólo recordaros que se publicaron el “Año Uno” y el “The Dark Knight Returns” de Frank Miller, casi nada…

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


3 + tres =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD