El lado oscuro de la vida

“Flinch. El terror se renueva”, VV. AA. (ECC Ediciones)

El sello Vertigo de la editorial norteamericana DC Comics se caracterizó en sus primeros tiempos por dar un lugar preponderante al género de terror: Guionistas como Neil Gaiman, Peter Milligan, Grant Morrison, Jamie Delano cultivaron en las páginas de sus cómics este “nuevo” terror, más psicológico, influenciado por escritores como Stephen King, Ramsey Campbell o Clive Barker, autores estos que arañaban de la realidad esos jirones de oscuridad y descubrían mundos de horror, donde el hombre normal se enfrentaba la mayoría de las veces a sus propios monstruos, bestias engendradas por mentes enfermas.

Fue tal el éxito de esta corriente, que en el año 1999, la por entonces editora de Vertigo, Karen Berger, decide crear una cabecera ofrecer al lector una serie de historias que lo trasladara a ese “otro lado”. Y lo hizo con lo mejor de la editorial, una serie de guionistas y dibujantes que dieron rienda suelta durante 16 magníficos números a sus fantasmas, exponiéndolos al lector.

En la mejor tradición de revistas de terror como “Creepy” o “Eeire”, nace “Flinch”. En sus páginas nos encontramos con dibujantes consagrados como Jim Lee, que se suelta el pelo y abandona el género superheróico; o a la pareja que nos acompañó durante cien negros, negrísimos números y supo componer una Opus Magna del género noir, Brian Azarello y Eduardo Risso. Pero además, ¿quién no recuerda las maravillosas historia escritas por Bruce Jones junto a su partner in crimen y clásico ya de los cómics, Richard Corben? Pero la lista no termina aquí y por aquellas páginas pasaron artistas de la talla de Frank Quitely, Bill Sienkiewicz, Kent Williams, Paul Gulacy, Ty Templeton… En fin, lo mejor de lo mejor, capaces de provocarnos ese sudor frío que nos transporta a una realidad paralela, muy parecida a la nuestra, donde el miedo, la tensión, son el pan nuestro de cada día.

Han pasado los años, Vertigo ha evolucionado, buscando nuevos caminos, explotando otros géneros, desde el relato criminal (“Scalped”) hasta la fantasía más original (“Fables”). Los tiempos han cambiado,el cínico John Constantine se ha jubilado (su colección, “Hellblazer”, ha sido cancelada tras 300 gloriosos números, lo que entre otros cambios, ha provocado la marcha del alma mater del sello editorial, Karen Berger…) pero siempre nos quedará ese armario donde escondernos, esa sábana bajo la cual podremos ojear las terroríficas páginas de unos cómics que marcaron una época, y pasarlo bien-mal con una inmersión en la oscuridad.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


tres − = 1

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD