Homenaje, la hache es muda.

"Django desencadenado", Quentin Tarantino (2013)

Hay quien tilda las últimas películas de Tarantino de cine reciclado, de coger recortes de películas y hacer la suya propia, de un refrito. A mí me parecen un amoroso homenaje al cine, a las películas que le han hecho crecer a él y con las que nosotros hemos crecido. Cuando veo “Kill Bill” veo aquellas películas de peleas o “de chinos”, como las llamábamos en los años mozos, ésas en las que nos quedábamos mirando asombrados de pequeños y cuando terminaban nos zurrábamos emocionados mi hermano y yo intentando imitar a los protagonistas de la película. Cuando vi Malditos Bastardos recordaba la ambientación grisácea de esos filmes de presos que se escapaban de campos de concentración. Veía esos comandos que hacían para lograr su propósito como en Doce del patíbulo e incluso en Evasión o Victoria, veía a Steve McQueen en su Triumph TR6. Y no tenía ni puta idea de lo que era el blaxploitation hasta que no vi Jackie Brown

Y cuando vi Django desencadenadome acordé de esas tardes en las que me quedaba en casa y veía como mi padre veía películas del Oeste (así las he llamado siempre, me avergonzaría decir western refiriéndome a esas películas delante de mi padre). Y mi padre las ve todas, si es antigua la ve. Y por eso he visto a un tipo que iba a morir ahorcado y de pronto Clint Eastwood corta la soga de un disparo. He visto a francotiradores caer rodando por los tejados de un saloon, a gente que recorría Estados Unidos en un carromato y que comía una lata de frijoles calentada en una hoguera en medio del desierto o a un tipo que arrastraba un ataúd del que sacaba una metralleta y reventaba a un puñado de gente en medio de una calle de esos pueblos de madera. Seguro que a mi padre le encantará ver “Django desencadenado” por todo lo que tiene de reconstrucción y de amor hacia esas películas, no un simple collage. Y eso que a él le cuesta ver películas del Oeste modernas, no traga a Wyatt Earp ni a Maverick, pero lo gozó con los Christian Bale y Russell Crowe de El tren de las 3:10. A lo mejor también le choca ver disparar a dos manos arrastrándose por el suelo entre charcos y fuentes de sangre con música rap, pero seguro que le agrada bastante este homenaje.

La reinterpretación del clásico de Sergio Corbucci de 1966 es evidente: el nombre de la película, los dos protagonistas quieren rescatar a su mujer, la canción principal compuesta por Luis Bacalov e incluso Tarantino invitó a Franco Nero al reparto (curioso cameo como corredor de apuestas italiano en peleas de negros). Pero va más allá con una historia donde el racismo es muy evidente, algo que se escondía mucho en el género (con grandes excepciones como “Mandingo“), con la ridiculización de los racistas (hilarante la escena del Ku Klux Klan con Don Johnson) y cuestionando moralmente a los cazarrecompensas.

Tarantino no quiere revitalizar, modernizar ni hacer un reboot de un género, sino homenajear a todos los que lo han hecho ser quién es. Y si alguien quiere algo original y que nadie ha hecho antes, pues señores, ahí el bueno de Quentin ya dio lecciones con Reservoir Dogs” y Pulp Fiction, un manual de instrucciones sobre la originalidad. Y parece que ya nadie se acuerda que ha sido la punta de lanza de una generación de directores que nos están haciendo gozar en un género tan trillado como el de la acción o que ha sido un genio en la selección de canciones para bandas sonoras, en las que cada película es una sorpresa sobre qué contará con su música. Y no he comentado ni siquiera los impresionantes trabajos interpretativos de Christoph Waltz, Jamie Foxx o Samuel L. Jackson o analizado alguna de las escenas con tal de destripar lo menos posible a aquél que no haya visto todavía la película. Mientras unos disfrutan con todo eso, otros solo ven trabajos de patchwork. Bueno, allá cada uno con su mecanismo.

Título original: Django Unchained. Director y guionista: Quentin Tarantino. Intérpretes: Jamie Foxx, Christoph Waltz, Leonardo DiCaprio, Samuel L. Jackson, Kerry Washington, Don Johnson. Distribuidora: Sony Pictures Releasing de España.

 

FREEK! te recomienda:

Juan Antonio Huertas

Comenzó a ser redactor de FREEk! como parte de un tratamiento para superar su adicción al Varón Dandy vía oral. Hoy está casi rehabilitado. Le gusta la música, el cine y la literatura que le hace sudar, que le piten los oídos, le provoquen insomnio o poluciones nocturnas. No le presten dinero ni le llamen para las mudanzas.


Deja tu comentario


9 × = treinta seis

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD