Desmontado a Nacho

"Cajas de música difíciles de parar o el desencanto de Nacho Vegas", Carlos Prieto (Lengua de Trapo)

Tercera referencia de la editorial Lengua De Trapo dedicada a la creación de algunos de los mejores discos del pop español. Si anteriormente habían indagado el proceso de gestación de dos obras maestras provenientes del sur (“Omega”, “Una semana en el motor de un autobús”), en esta ocasión se acercan al norte postindustrial e intentan descifrar todas las dudas acerca del disco “Cajas de música difíciles de parar” de Nacho Vegas. Y es que no pocos han intentado poner negro sobre plata y averiguar todos los secretos que encierran las letras de “Mark Spitz”, “Gang bang”, “En la sed mortal” o la hiperrealista “El jardín de la duermevela”.

Los años 90 languidecían poco a poco, la Movida hacía años que era un producto de radio fórmula, el hedonismo del movimiento indie era un bucle del que pocos pudieron escapar; de entre tanta alegría apareció un chico triste y solitario que cantaba en castellano y en primera persona, sacando a la luz gran parte de los problemas a los que la juventud se enfrentaba, pero pocos habían cantado. Algunos lo habían hecho antes, pero pocos lo hacían con el dolor que transmitían sus palabras, en ocasiones duras y directas (“Noches árticas”) o en otras más sutiles (“La sed”). Poco se escapa a este libro, que retrata el proceso interior y exterior de la creación de un disco, las múltiples adicciones de su protagonista, problemas familiares y sociales, encuentros y gran parte de los momentos que marcaron a la generación nacida después de la transición.

Esta es una buena ocasión para desentrañar las historias que transcurren por las letras, que por venir de quien vienen, se hacen mucho más crípticas y misteriosas. Y es que el malditismo de algunos de nuestros compositores (Josele Santiago, Antonio Vega…), es inversamente proporcional a la claridad con la que hablan y tratan cualquier asunto que hable de ellos en primera persona, ya sea visitando bares de dudosa reputación en busca de una identidad sexual con la que poder vivir o los poblados más marginales para comprar algo de droga que pueda calmar la tristeza y aliviar el dolor.

Al final, se llega a la conclusión de que la persona se come, literalmente, al personaje, dejando momentos de desnudez emocional, destrozando el mito, despejando un cielo negro cada vez más lleno de las dudas sobre qué pudo ocurrir en esos años en el que un chico tímido, tuvo el valor de abandonar unos Manta Ray en claro ascenso, y comenzar una carrera en solitario. Muy a pesar del odio patológico que sentían sus compañeros de generación por los cantautores y a los que Nacho Vegas tanto admiraba. Triunfó, se comió a sus coetáneos y se ha mantenido en primera fila, a pesar de tropezar en multitud de ocasiones, pero a pesar de todo, seguir levantando su copa hacia el cielo.

En preparación en Lengua de Trapo:

“Lujo Ibérico (La Mala Rodíguez)”

“Honestidad Brutal (Andrés Calamaro)”

“El Estado de las Cosas (Kortatu)”

FREEK! te recomienda:

Paco Gené

Mallorquín de nacimiento, madrileño de adopción, apasionado de las carreteras secundarias de la cultura popular, que en sus ratos libres se dedica al noble arte de escribir sobre música y todo lo relacionado con ello.


Deja tu comentario


× 3 = veinte siete

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD