“Cuando vienen las musas, vienen, no las eliges tú”

La inspiración, según Rulo y La Contrabanda

¿Se puede tener la sensibilidad de un gran letrista folk y la pegada de un grupo rock y además triunfar cantando en castellano? Hay que ser muy grande para lograrlo, pero seguro que si Rulo y La Contrabanda no lo logra no será por falta de principios o por no ponerle entrañas y cariño a lo que hacen. Rulo nos invita a la trastienda de una tienda de discos para que hablemos de “Especies en extinción”, el segundo disco de su nueva banda y lo que significa la amistad dentro de un grupo de rock.

:mrgreen: : “Especies en extinción” es tu segundo disco con La Contrabanda. ¿Cómo ves tu evolución y la de la banda?
En el segundo disco se nota más suelta la banda. Musicalmente ha sido más fácil grabarlo porque ya nos conocíamos, hemos dado 70 conciertos juntos antes. En cuanto a la evolución, sin haber un golpe en la mesa, algo radical, respecto al primer disco, musicalmente es más multicolor, menos monocromático. Tenía claro que quería que de las once canciones, ninguna se pareciera entre sí. Como diferencia al anterior es que mi paleta de colores es más amplia.

:mrgreen: : ¿“Especies en extinción” va por los músicos, por los que programan conciertos con un 21% de IVA o por la gente en general? ¿A quién te refieres?
A ésos en particular, por supuesto y a los músicos y artistas también. Porque nunca ha sido fácil ser artista y músico, pero ahora está más difícil. Y luego está dedicado a la gente que, aunque no se dedique al arte, es una gente soñadora, eso sí que está en extinción. Yo creo que contradictoriamente es gente más necesaria que nunca, gente soñadora y activa.

:mrgreen: : En tus canciones se habla mucho del vacío y de las heridas. ¿Qué son esas heridas y ese vacío?
Tampoco es un disco muy atormentado, pero sí, me sale de manera visceral, muy de dentro. La vida son tres cositas, son los encuentros y desencuentros que tienes y lo que te sucede en ese camino. No hago canciones tristes como alguna vez se me ha dicho, pero en algunas sí que hay un tinte de melancolía. Pero son cosas diferentes. Yo siempre miro hacia delante con optimismo, lo que pasa es que tengo los retrovisores bien grandes, mirando hacia atrás con cierta nostalgia. No es en plan masoca, pero a veces me dicen que nuestras canciones le hacen sentir bien, aunque no somos la alegría de la huerta…

“Yo siempre miro hacia delante con optimismo, lo que pasa es que tengo los retrovisores bien grandes”

:mrgreen: : ¿Qué se siente cuanto te dicen que tus letras son comprendidas, compartidas e incluso pueden influir en las historias de otras personas?
Yo siempre he sido sincero en ese punto, siempre he dicho que soy muy egoísta. Las canciones las hago para sentirme yo bien, para ahorrarme dinero en psicólogos, como terapia. Pero cuando encima que las haces para ti, viene alguien y te cuenta historias bonitas en las firmas de discos que es cuando estás más cerca del público, más que en los conciertos, como que se casaron y en lugar del vals, pusieron “Heridas del Rock And Roll”; o por ejemplo: “mi hermano está en coma y le pongo tus discos por las noches”, esas cosas son heavies. Doble felicidad, no sólo me hacen sentir bien a mí, sino también a otros. Es el poder de la música. No me doy cuenta que la gente siente por mis canciones lo que yo siento con las de otros, que yo soy muy fan también.

:mrgreen: : Haréis gira por Latinoamérica, ¿cómo se portan por allí?
Vamos en marzo y abril a México por segunda vez con La Contrabanda, he ido varias veces con La Fuga y a Argentina y Chile por primera vez, pero ya he ido con La Fuga. La verdad es que es un lujo ir a Latinoamérica, porque el público es mucho más roquero que en España y es súper fiel. Aquí en España, sacas dos discos que sean más flojos y te vas al garete. Allí la gente es más de seguir la carrera entera en general. Hay que ir invirtiendo e ir poco a poco con mucho cariño, un sitio de 500 y otro de 1.000 personas, una pena que esté tan lejos.

:mrgreen: : Y ahora al otro lado, ¿cómo fue tocar en Londres, en The Scala, en una ciudad no hispanoparlante?
Lo mismo que te digo que en México y Argentina vamos creciendo, te digo que tocar en Londres lo considero una anécdota. Porque el 99% son españoles. Nos lo tomamos como una excursión fin de gira. Sinceramente que un grupo que canta en castellano y toque allí y diga a la prensa que ha tocado en Londres y ha sido la leche… En realidad no haces una carrera allí, ni estás tocando para la gente nativa, es como un concierto en España, pero fuera de España. Tiene sentido, porque es una forma que tienen de verte la gente que no puede venir a España a verte, es como llevar una sucursal allí.

“Tocar en Londres lo considero una anécdota. Porque el 99% son españoles”

:mrgreen: : ¿Y por qué el detalle de poner los sitios en los que se ha escrito la canción en el libreto?
Lo que aparece es donde empiezo a componerlas. Alguna, como “El Vals del adios”, la que canto con Enrique Bunbury, que la compuse en dos países, lo pongo. Es una costumbre que tengo desde el segundo disco de La Fuga, lo primero que hago cuando me enfrento al papel en blanco es escribir dónde estoy y la fecha.

:mrgreen: : ¿Y te influye dónde la escribas?
La verdad es que no, te iba a decir que sí, pero sería mentira. Es lo mismo, cuando vienen las musas, vienen, no las eliges tú. Te pillan donde sea. Compuse una nueva en una Fnac de Murcia, antes de tocar y me salió una canción. No hay un sitio idóneo, puede ser un cuartucho destartalado o puede ser en una habitación de hotel increíble en la planta 12 viendo una bahía.

:mrgreen: : En “El mejor veneno” cantas que “noches de desenfreno, mañanas de Ibuprofeno”. ¿Eres un rockero old school en lo que a farras se refiere?
No, no, de los de la vieja escuela no, pero tampoco soy de los de ahora que están todo el día en el gimnasio. No quiero ser un suicida ni para un lado ni un maníaco “ultrasalud”. Pero es inevitable, yo siempre he dicho que una banda en gira es una máquina de quemar salud. Porque duermes poco, porque comes mal, los horarios son un desastre. Pero tampoco somos esos destroyers que la gente cree que son los rockeros. Me gusta ese tipo de fiesta sana entre comillas, salir toda la banda por ahí a tomar algo…

“Una banda en gira es una máquina de quemar salud”

:mrgreen: : ¿Cuán importante es la amistad dentro de un grupo?
Mucho, y no digo ya amistad con mayúsculas, hay un paso previo a la amistad, que es el respeto y el cariño y luego con los años es cuando trabas amistad. Pero es vital, yo por eso dejé un grupo tan grande como La Fuga. Aunque nos iba muy bien, llenábamos el Palacio de Deportes de Madrid, yo lo dejé por eso, no me quería a subir al escenario con quien no me puedo ir a tomar una copa. No nos llevábamos bien, era como estar calentito y bien en una casa grande, pero eso no iba conmigo, así que empecé todo de nuevo. Con la gente que estoy ahora hay un cariño y una amistad brutal que ojalá que dure muchos años, aunque eso depende de nosotros, de cómo nos cuidemos.

:mrgreen: : En el videoclip de “Divididos” aparece Reinosa, tu pueblo, con tu familia y amigos, ¿por qué se te ocurrió eso?
La verdad es que hacía falta cortar una calle y cambiar muchas cosas de esa calle, Jota Aronak, el director del videoclip, me dijo que sería más fácil hacerlo en Reinosa. Yo le dije -cómo decirlo sin parecer prepotente- “pero que sepas que si lo haces en Reinosa las facilidades van a ser todas”. Y fue tan así, que cuando acabó el rodaje me dijo: “Rulo, me he quedado asombrado porque nunca pensé que fuera a ser tan fácil”. Si había que cortar la calle se cortaba, si se tenían que quitar dos señales porque no quedaban bien, se quitaban. Era increíble, se movían los bancos, los dueños de los bares ponían el cátering… Y fue allí por eso y porque eso en Madrid no lo haces ni con 300.000 euros. Si lo ves no sabes si son decorados o de verdad. Sobre todo porque había gente que le puso mucho cariño desinteresadamente.

:mrgreen: : En lo primero que pienso cuando escucho tu música es en Extremoduro. ¿Qué le debes a ellos?
Yo tengo diez cantantes de cabecera, que van desde Enrique Urquijo a Robe de Extremoduro. Pero en mis discos nunca noto esa fuente, pero hay un par de canciones que sí tienen ese aire. Pero no lo escondo, igual que “El Vals del Adios” es muy bunburiana. Al final ya no sólo me gusta rendir pleitesía a esas personas que me gustan mucho en sus canciones, sino que en las entrevistas también me gusta reivindicarlo. Y son gente tan dispar por un lado y tan igual por otro, porque para mí no hay tanta diferencia entre Enrique Urquijo y Robe Iniesta. Muchos dirán que estoy loco por la comparación, pero es gente que canta en castellano, cuida mucho los textos y le pone mucho cariño a sus discos.

:mrgreen: : ¿Cuál es la canción más triste y la más alegre que has escuchado?
¿En general? Joder, la más alegre “Bailaré sobre tu Tumba” de Siniestro Total y la más triste pues “Cambio de Planes” de Los Secretos, pero seguro que habrá alguna más, seguro que dentro de una semana te diría otra.

 

FREEK! te recomienda:

Juan Antonio Huertas

Comenzó a ser redactor de FREEk! como parte de un tratamiento para superar su adicción al Varón Dandy vía oral. Hoy está casi rehabilitado. Le gusta la música, el cine y la literatura que le hace sudar, que le piten los oídos, le provoquen insomnio o poluciones nocturnas. No le presten dinero ni le llamen para las mudanzas.


Deja tu comentario


siete − 2 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD