Menos mal que nos queda el Azkena

Azkena Rock Festival 2012; 14, 15 y 16 de junio, Mendizabala, Vitoria-Gasteiz

 

Para realizar análisis exhaustivos de las actuaciones ya están otros. Yo, en esta ocasión, me voy a limitar a poner de relieve lo bueno que es que exista el Azkena Rock Festival, una cita ineludible para los amantes del género, independientemente del cartel, el precio de los abonos, el cartel, los horarios, etc.

Durante esos días, la ciudad de Vitoria-Gasteiz, cuyos encantos no voy a entrar a detallar (exquisita gastronomía, prestigiosos caldos, zonas verdes, etc.) se llena de vida, sus terrazas están abarrotadas y las camisetas negras se convierten en el uniforme oficial de los transeúntes. Da igual la edad, el sexo o el equipo al que anima cada uno cuando llega el domingo, esos días todos somos lo mismo: azkeneros.

Y es que la green capital se tiñe de rock durante tres días gracias a las actuaciones enmarcadas dentro de uno de los festivales de rock más importantes a nivel europeo. Además, el comportamiento de los asistentes es ejemplar, no he visto la más mínima bronca nunca, y ya van unos cuantos años. Son jornadas donde predomina un ambiente agradable y en las que se incluyen actuaciones de veteranos del género conocidos por todos (Ozzy Osbourne, Status Quo, Lynyrd Skynyrd), y conciertos de bandas no tan longevas (My Morning Jacket, The Mars Volta), sin descuidar el producto nacional (Lüger, Lisabö, Porco Bravo).

En las semanas previas a este gran evento, se habló mucho de “lo malo” de esta edición, todo era susceptible de ser mejorado y eran muchas las críticas hacia la organización. Black Sabbath, el gran atractivo en un principio, pasaba a convertirse en Ozzy & Friends (entre ellos Geezer Butler). Por su parte, Tom Petty anunciaba gira europea por esas fechas pero no parecía tener mucho interés en acercarse a Mendizabala. Y el colofón, un año más, la gente pedía a Lemmy y los suyos, y nuevamente tocaba quedarse con las ganas. A este descontento generalizado se unía que los conciertos se solapaban, que se ofrecieron entradas a un precio inferior a los “damnificados” por la cancelación de Ozzy & Friends en Madrid, etc.

Pero al final, lo de siempre, un enorme festival con una asistencia más que aceptable (inferior a otros años pero dentro de los números que se habían calculado), y una serie de momentos épicos que quedan para el recuerdo. Será complicado olvidar a Twisted Sister gritando a los cuatro vientos “huevos con aceite” al ritmo del clásico “We’re not gonna take it”. Al igual que ese cierre épico de Lynyrd Skynyrd con el antológico “Free bird”, o el “In the army now” de Status Quo, por citar unos cuantos.

No es de extrañar que por allí hayan pasado estos días numerosas personalidades del rock patrio, como los carismáticos hermanos Alcázar (a.k.a los heavies de Gran Vía), Mariscal Romero o El Pirata, además de multitud de integrantes de grupos de rock estatal, especialmente de la zona norte del país.

Esperamos que podamos seguir disfrutando de este festival durante muchos años, ya que la oferta, de momento, no ofrece nada similar dentro de nuestras fronteras.

FREEK! te recomienda:

Jesús Rojas

Periodista malagueño afincado en Madrid que de vez en cuando se cuelga su maleta de discos al hombro y se presta a poner su música favorita en aquellos locales que se lo permiten. Devoto del rock and roll añejo, pero sin perder de vista la actualidad.


Deja tu comentario


9 × cinco =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD