La persona menos fresca del mes

Hoy estrenamos nueva sección en el blog. Esperamos sus escatológicos comentarios con ansiedad

Hoy estrenamos nueva sección en el blog, titulada “La persona menos fresca del mes”. Pensé en llamarla algo así como “Si este mes pudiera sumergir a alguien en un tanque de heces y ladillas, y abandonar su cuerpo mutilado entre una jauría perros rabiosos serías tú, hijoputa”, pero ello podría traerme problemas legales. Como mi abogado soy yo mismo, prefiero ahorrarme el numerito innecesario de tener que increpar también al juez de turno así que, finalmente, he optado por la primera opción. Es bueno conocerse a uno mismo.

El honor de ser la persona menos fresca del mes de mayo ha recaído, sin la más mínima duda, en este señor con cara de judío llamado Rodrigo Rato.

Si, ya. No es este. Pero créanme, por dentro son como dos gotas de agua. En cualquier caso no hace falta irse a Springfield para encontrar paralelismos con la ficción. Aquí en Españistán, tenemos el ejemplo de José Luis López Vázquez en “Atraco a las tres” (1962). En la desternillante obra maestra de José María Forqué, Lopez Vázquez interpreta a Galindo, un empleado de banco codicioso, incompetente, arribista y más torpe que Romay en Mira quien Baila, que trata de coordinar al resto de empleados para atracar la propia sucursal en la que trabajan.

Todo lo que hace López Vázquez en “Atraco a las tres” es una calamidad, desde la planificación hasta la ejecución final del golpe. Y resulta un reflejo perfecto de la vida de Rodrigo Rato, que como economista y gestor se ha caracterizado por ser un verdadero inepto que ha arruinando y desprestigiando todas las organizaciones en las que ha trabajado.

Director Gerente del FMI entre 2004 y 2007, metió el patazo más escandaloso de esa institución, al ser incapaz durante su “reinado” de pronosticar la crisis económica más apabullante de la historia moderna. Lo dice un propio informe del FMI donde no le dedican piropos precisamente. Escapó como lo haría un niño que acaba de romper un valioso jarrón de porcelana: corriendo, “casualmente” justo unos meses antes de que Lehman Brothers se fuera al carajo. Desde entonces, el FMI ya no es el mismo. Cuando parecía que era imposible encontrar un gestor de peores aptitudes, apareció Dominique Strauss-Kahn, que fue acusado de intentar violar a una limpiadora en un hotel y que ahora es investigado por una violación en grupo, proxenetismo y también blanqueo de capitales, desvío de fondos y estafa. Lo dicho, la comedia de “Atraco a las Tres” se queda en tragedia griega al lado de este esperpento de institución llamada FMI que a día de hoy, dirige nuestras vidas.

En 2010, Rato ficha por Caja Madrid, para cobrar unos 2,34 millones de euros al año, sin contar con el variable. Sueldo pagado, en parte, con las ayudas públicas que Caja Madrid recibió durante ese año; es decir, con sus impuestos y los míos. Estuvo un par de añitos al frente de la institución muy agobiado el pobre hombre, bebiendo vino de cartón, comiendo pechuga de pavo en barra marca blanca y viviendo de alquiler en un pisito de Carabanchel que compartía con vecinos chinos y ecuatorianos, y cuando vio que se hundía el barco, se largó otra vez.

Hoy Bankia es la entidad financiera que ha necesitado el mayor rescate de la historia de este país. Los pringaos de esta historia, sí, sí, usted y yo otra vez, vamos a tener que pagar 23.500 millones de euros por la incompetencia de este señor para que, por ejemplo, uno de sus consejeros, se lleve calentito 14 millones de euros a modo de pensión. Mientras tanto, en Españistán hay 2,2 millones de niños que viven bajo el umbral de la pobreza y 350.000 familias desahuciadas desde 2008 , sin un colchón para dormir ni un retrete donde cagar, para que nos entendamos con claridad.

 

Si sigue así, a este paso pronto le darán el Nobel de Economía. Se lo dieron a Obama, que tiene el honroso título de ser el presidente americano con más fuerzas militares desplegadas en el extranjero, así que no veo porque Rato no se lo merece.

Estará unos años escondido en su madriguera, pero volverá, como las hienas a la carroña, cuando esta deje de moverse y protestar. De momento, dedica su tiempo libre a captar seguidores con arengas sectareas, fieles que acuden a los templos donde imparte sus charlas a bailar salsa y a practicar la defensa de la tortuga. ¿Cómo? ¿Qué no saben que es la defensa de la tortuga? Vean esto por favor y no me digan que no parece un santero cubano con traje de Armani. Por mucho que predique la salvación a través de la redención, Rato arderá en los infiernos porque los pecados que ha cometido y la miseria a la que ha condenado a miles de familias no tienen perdón, ni de Dios, ni de las ratas.

 

FREEK! te recomienda:

Fernando G. Acuña

Cuando escuché por primera vez el refrán “pongo un circo y me crecen los enanos” pensé en lo afortunado que sería teniendo más enanos para mi circo. Por un momento, imaginé que los enanos crecían como las cebollas o los puerros, en un huerto, con un poco de sol y mierda de vaca. Así es mi vida: irreverente, cómica, absurda, como un circo lleno de enanos que crecen sin parar.


Deja tu comentario


× siete = 42

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD