Ostiando en la oscuridad

"El hombre sin pasado", Jeong-beom Lee (2010)

Nos encontramos ante una película de la interesantísima cinematografía coreana, un blockbuster destinado a llenar cines. Pero en este caso, por desgracia, no se trata de una maravilla como “The Chaser”, “The Yellow Sea” o “I Saw the Devil”. Es más bien lo que podíamos calificar como una película patchwork… “¿Qué es eso?”, os preguntaréis.

Pues bien. Meted en una batidora los siguientes elementos tópicos y típicos del cine de acción: un tipo huraño, que vive casi enclaustrado entre las sombras de una casa de empeño; un pasado que lo atormenta y que poco a poco nos será desvelado; una nenita, algo insoportable (como casi siempre) cuya madre es yonqui, prostituta y bastante malaje (lleva escrito en la frente “MÁTAME”); y por último un grupo mafioso que controla los bajos fondos, en el cual hay dos hermanos (uno el zumbao de turno y el otro algo más centrado, pero no menos cruel a la hora de meterse en faena). Mezcladlo con un buen ritmo y os saldrá una peli tremendamente distraída, que pese a durar dos horas (metraje excesivo en este género) se pasa en un suspiro.

Y es que su director de impronunciable nombre, Jeong-beom Lee ha creado varias escenas de acción que pasan automáticamente a la historia del cine de este género. Su protagonista, el joven Cha Tae-Sik, con un peinado  propio de Luis Piedrahita, demostrará con creces que no es un simple prestamista, sino que hace años formó parte de un cuerpo de élite de la policía (¡toma otro topicazo!) y en un par de escenas para enmarcar se nos justifica por qué los coreanos son los reyes del thriller de acción en estos momentos.

La primera escena sitúa al protagonista en una gran estancia, herido, solo y rodeado de una buena cantidad de malosos. Él sólo cuenta con una pistola y una navaja. No os digo más…

La segunda es la lucha, cuerpo a cuerpo, que mantiene con uno de los sicarios, el asesino más letal y cruel del grupo. La rapidez del encuentro y su desenlace te deja con la boca abierta.

Cuenta el director que su idea era que el protagonista fuera un hombre bastante más maduro, pero al ser éste un producto destinado a reventar la taquilla de su país, tuvo que replanteárselo y, claro, no queda tan creíble, viendo al joven protagonista. Eso sí, Bin Won, saca una muy buena nota, sobre todo a nivel físico y se deja el pellejo dando y recibiendo (bofetadas, claro).

Eso sí, una de las señas de identidad del cine coreano también está presente, la crudeza de algunas imágenes: terrible el hallazgo en el maletero
del coche en el que huye Tae-sik…

En fin, si no sabéis que ver en el cine y os queréis divertir con una película distraída y que no pretende más que hacer pasar un buen rato, ésta es una buena elección. Y no olvidéis comprar palomitas.

Título original: Ajeossi. Director y guionista: Jeong-beom Lee. Intépretes: Bin Won, Thanayong Wongtrakul, Sae-ron Kim, Seong-oh KimHee-won Kim. Distribuidora: Mediatres Estudio (Corea, 2010).

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


6 − dos =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD