La supermedianía de Masnou

Superlópez


Vino del planeta Chitón y su verdadero nombre es Jo-Con-él, nació de la pluma de JAN (Juan López) en unas tiras cómicas en 1971 y desde entonces sus extravagantes y preciosistas historias llevan haciéndonos partícipes de lo grotesco de nuestra cotidianidad. Para los que somos más de Airgam Boys que de Playmobil, es decir, los raretes, Superlópez es la quintaesencia del tebeo ibérico. Con permiso de Ibáñez o Escobar no exageramos si decimos que JAN es nuestro Hergé. Si no me creen revisen cualquier tebeo de Super y, de rondón, miren al cielo: “¿Qué es eso? ¿Una ave? ¿Un avión? ¿Un trasatlántico? No, ¡esss Suuuperlópez!”.

La extinta editorial Bruguera fue quien confió a JAN el primer álbum de Superlópez“Aventuras del Superlópez” (1980), un tríptico con villanos de enjundia entre los que destacaba Luz Luminosa, un tío que te dejaba ciego reflejando en su calva una linterna o Chiclón, un gigantesco y pegajoso robot de chicle. Los guiones de Efepé en aquella época ampliaron la parodia de Superman a otros superhéroes y de esa iniciativa nació el epatante Supergrupo, al que se dedicaron dos álbumes (1980-01). Sus integrantes eran el Capitán Hispania (patriota con yelmo), el Bruto (muro con alcayata y cuadro), la Chica Increíble (con su pistola secador y su laca cegadora), El Mago (una divo a lo Rappel) y Latas (suerte de Iron Man cruzado con Nono). A partir del cuarto álbum, el genial JAN trabajó sus propios guiones (en los tres primeros números además de Efepé había colaborado Conti) y así nacieron algunas obras maestras del cómic subversivo y paródico.

 

EDAD DORADA: ALIENS, CHUPETES Y EL DOCTOR AVIESO

El alter ego de SuperJuan López, es un triste oficinista aficionado a las pajaritas de papel, socio del Parchelona F. C. que siempre pide un café y un croissant en la taquilla del metro (uno de los habituales running gags de la serie). JAN, consciente de que debe enriquecer la vida del héroe, lo convierte en un tipo de clase media, prometido con la histérica Luisa Lanas. Nuestro antihéroe es un sosías que rivaliza con el tocapelotas y chivato de Jaime en la oficina y se lleva a matar con el fachilla del jefe. Los primeros años ochenta nos traen cuatro obras maestras del cómic. “Los Alienígenas” (1981) es un álbum superlativo que parodia “La Cosa”de Carpenter: los aliens toman la forma de objetos como bombonas de butano y los naves espaciales van a vapor (sic); memorable el cameo de la cucaracha-alien de H R Giger. Tras ese celebrado álbum, JAN, crea su obra más popular, “El Señor de los Chupetes” (1981): Tolkien, hombres con cara de cerdo que parecen salidos de “La casa en el confín del mundo” y unos Nazguls que parecen enanos hijos de puta salidos del film “El último hombre vivo” son elementos de una obra irrepetible, la perversión del original y la imaginería del álbum es sencillamente insuperable. Otra obra pluscuamperfecta de esa época es “La semana más larga”(1981), con la aparición estelar del Doctor Escariano Avieso: un villano con bata blanca, despistado, que calza una babucha a cuadros y un zapato, el jodío yayo con gafillas pretende dominar el mundo con una máquina de hacer agujeros. En 1983 llegaría otra obra para mear y no echar gota, “Los cabecicubos” (1983) -para muchos la obra maestra de JAN-: la posibilidad de un mundo en el que impera la forma cuadrada se transforma en una crítica a los totalitarismos que ríete tú de “V” y la resistencia capitaneada por Mike Donovan. Como veremos, los cameos son habituales en el universo janiano, en el álbum “La Gran Superproducción” (1985), una descacharrante parodia del rodaje de “Conan” (aquí Tronak El Kárbaro), hay una serie de gags protagonizados por Arnold Schwarzenegger y el niño Jorge Sanz, cilindrín en mano, impagables; años más tarde, en “La acera del tiempo” (1995), JAN se atreverá con una Lola Flores (Lolaspaña) en plena batalla con hacienda. Otros cameos sugerentes son Brut KanlasteTaradonaTelenio (Helenio Herrera), el Presidente Móñez (Núñez) o el mismísimo Bin Ladillen.

KANTON-MASNOU

La comparativa con Hergé (creador de Tintín), no es baladí, JAN es absolutamente metódico en su documentación antes de crear un álbum.Vayan dos ejemplos: para “El Infierno” (1996) estudió con detalle a DanteFausto y libros de la picaresca como “El diablo cojuelo”. Procesa cientos de fotografías para dar realismo a sus viñetas, caso de “Los cerditos de Camprodón” (1990): JAN se fue una temporada a ese pueblecito catalán a captar el paisaje con el máximo realismo. Los autobuses (Kanton-Masnou), el Renault cuatro latas de Luisa (también es metódico con el modelismo de vehículos y aeronaves), el realismo de la oficina (muy tardofranquista), los colmados, las taquillas del metro, incluso la central nuclear de Ascó (Tarragona) tienen cabida en el universo local pero, a su vez, global del dibujante. Ese trabajo permite que el tebeo, además de su carga de excelsa fantasía (nada que envidiar a DC Comics), sea una joyita cargada de detalles autoreferenciales. Si Hergé hizo “El Loto Azul”JAN “La Banda del Dragón Despeinado” (1990); el dibujante ha sacado sus aventuras a países como Japón, Bulgaria, México o Francia con igual efectividad en su método de trabajo, de ahí álbumes riquísimos como “Periplo Búlgaro” (1990) (thriller sensacional), “La caja de Pandora” (1984) (cóctel de mitología apabullante con un arranque memorable en el metro de Barcelona) o“Un camello subió al tranvía en Grenoble…”(1991) (puro surrealismo janiano con mensaje).

EL REY SOPLOMÓN, LADY ARAÑA Y LOS PETISOS

Hablar de los más de 50 álbumes de la Supermedianía (dixit Luisa Lanas) es un trabajo que se nos escapa en este breve, a mí quizá me interesa más la obra centrada en la década de los ochenta (a mi juicio la más brillante e inspirada) y en cambio discuto algunos intentos por captar un público más joven con álbumes muy flojos como“Los gemelos Superlópez” (1995). Con todo, los noventa nos dejaron obras estimables como “Los ladrones de ozono” (1992), “La acera del tiempo” (1995), “Las minas del rey Soplomón” (1998),“Los Cibernautas” (1997) o la estimable trilogía de la lasciva “Lady Araña” (1999-2000), casi un personaje creado por Jess Franco. En ese extenso universo, que trasciende la época dorada de JAN, justo en el intervalo de 1989 hallamos otra obra muy particular, casi minimalista y difícilmente superable, me refiero a “Los petisos carambanales y otras petisoperías” (1989). En este álbum nª 15, JAN plantea la aparición por doquier de miles de muñequitos amarillos de mirada circunspecta que para siempre aparecerán en el resto de su obra como detritus animados al azar. El libro de los petisos planteaba el enigma del fenómeno y JAN otorgaba al lector la posibilidad de escoger un desarrollo diferente con diferentes opciones a pie de página. El dibujante nunca aclaró el origen real de los petisos, pero se apuntan teorías que lo relacionan con su condición de sordo. Con todo, el dibujante barcelonés (leonés de nacimiento) siempre ha mostrado una sensibilidad especial -en ocasiones demasiado evidente- por la actualidad y la concienciación social como se deriva de títulos como “Monster Chapapote” (2004), “El gran botellón” (2003) o “Hipotecarión” (2007). A mi juicio, el mejor JAN es el que parodia iconos de ficción y el que crea mundos surreales a partir de la cotidianidad, por eso me quedo con la época dorada de los 80, con álbumes como “El Señor de los Chupetes”“Los Cabecicubos”“Al centro de la Tierra”.

Les confesaré algo, además de fan del universo Superlópez, fui desde niño un coleccionista de Pulgarcito, el otro personaje capital de JAN. ¿Quién no recuerda al Ogro y su máquina del tiempo, a Trini, al gatoMedianoche y a los hermanos A E I O U con aquellas barras kilométricas de pan rellenas de fuet? Puestos a confesar, he de aclararles que el apellido que se esconde detrás de la misteriosa L. que sigue mi nombre esLópez, cojo el metro cada día dirección Torta y en ocasiones veo petisos.

CURIOSIDADES FETÉN

¿Sabían que JAN es sordo desde los seis años y eso le ha convertido en un observador privilegiado? ¿Sabían que existe un diccionario petiso-español, español-petiso? http//pagina.de/superlopez/ Otra curiosidad: el hipnótico álbum Cachabolik Blues Rock y el fantasma del museo del Prado” (1988) dio nombre a la banda de rock madrileña Cachabolik. A la espera de la gran película “Superlópez”, ¡clama al cielo que ningún proyecto halla fructificado!, se puede localizar por internet un divertido corto de animación sobre el personaje realizado por Enrique Gato, ganador de un Goya por el corto “Tadeo Jones”, se trata de “Superlópez contra el robot de bolsillo”. Respecto a la película, JAN siempre ha dicho que imagina como SuperlópezWoody Allen (quien sabe, después de “Vicky, Cristina, Barcelona” igual le da por Masnou). De cualquier modo, ¿quién no ha jugado alguna vez en su vida a poner rostro a los personajes de Superlópez? Les confieso que mi Super es Jordi Vilches y mi Luisa tiene el rostro de Candela Peña. ¿Sabían que el grupo infantil Regaliz dedicó un tema a Superlópez? Se trataba de un cassete homenaje a los héroes del cómic que iba en su promoción acompañado con un tebeo en el que también aparecía el Super de Masnou. La última: cuando desaparecieron las cabinas de teléfono de cristal de nuestro paisaje urbano, JAN, todo un perfeccionista, hizo cambiarse de ropa a su héroe en cabinas de fotos de carné, tejados y otros lugares impensables. Esto del móvil ha jodío un buen puñado de guiones, ¡cago en la leshe! Hasta aquí el anecdotario Fetén.

 

FREEK! te recomienda:

Luis L. Rueda


Un comentario

  1. Juan Antonio dice:

    Este reportaje me ha emocionado. Interesante desde el titular que es superior. Bravo!

    Responder

Deja tu comentario


5 × = veinte cinco

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD