Desgraciada novatada

Musicland Festival, Ciudad Deportiva de Vallecas, Madrid, 27 y 28 de abril de 2012

No eran pocos los que esperaban con impaciencia los días 27 y 28 de abril, la ciudad deportiva de Vallecas inauguraba la etapa festivalera con la primera edición del Musicland. Por desgracia, el encuentro musical se vio gravemente afectado por las inclemencias del tiempo. La lluvia fue la principal protagonista de este recién nacido evento. Provocando el caos absoluto entre asistentes y organizadores, que no supieron adaptarse a una situación que podrían haber previsto con antelación. Y es que ya se sabe, la tenga o no, el cliente siempre lleva la razón. Volaron las hojas de reclamaciones, se regalaron montones de pases y molestó  (muchísimo) que ante la falta de público se redujera sensiblemente el precio de la entrada.

No podemos olvidar que en estas ocasiones la gente viene a disfrutar, mal empezamos cuando incluso mucho antes de entrar al recinto, la presencia policial casi doblaba al número de espectadores. Los cacheos y registros, en gran parte desmesurados, eran un auténtico coñazo que poco o nada tenían que ver con lo que la mayoría de nosotros comprendemos como disfrutar del espectáculo, atrás quedaron los años de descontrol y desenfreno. En vez de ayudar al buen ambiente, el gran número de “secretas” se encargaba de apagar con gasolina el caldeado fuego.

Pero hablemos de música. El viernes se abrieron las puertas a las 6 de la tarde, al ritmo de las primeras gotas aguafiesteras, que provocarían la suspensión de Guanteblanco, Agorazein y Juaninacka en el escenario Ámbar. Falsalarma tuvo la complicada tarea de levantar el ánimo del empapado público desorientado. Como al fin y al cabo había ganas de juerga, la gente se vino arriba en medio de la remojada vorágine.

El escenario dedicado a la música indie, donde se acoplaban y mezclaban los ritmos de la carpa, sufrió más que ninguno el castigo meteorológico. Eladio y Los Seres Queridos también se quedaron en el vestuario. El Columpio Asesino salió tarde en la segunda parte, y a pesar del buen recorrido de su álbum “Diamantes”, no consiguieron despertar a una audiencia que esperaba ansiosa el plato fuerte de la jornada, Vetusta Morla. En medio de charcos en los que se podían coger ranas y una extraña división de público que había pagado por la entrada Premium “todo un fracaso”, los madrileños levantaron el espíritu de la decepcionada masa. El completo setlist venció y convenció a los fans con un potentísimo in crescendo que consiguió reflotar a la audiencia que se hundía. El final apoteósico espantó a los fantasmas de la noche, dejando una agradable sensación que camufló los sin sabores de la jornada. La asistencia en Pendulum y Violadores del Verso se vio afectada por el cansancio, el frio y las esperanzas de que el sábado amaneciera todo con mejor cara. Aun así, los pocos fieles que quedaban disfrutaron de un verdadero espectáculo.

Por desgracia, nada mejoró el sábado. El barro, sin haber sido invitado, se apuntó a la fiesta. Para colmo de males, muchos andaban perdidos con los cambios de actuaciones en diferentes escenarios, descolocando aun más a la enfurecida multitud.

Carl Cox fue una de las grandes razones que empujaban a volver. Conectó con el público como muy pocos saben, sin florituras ni grandes artilugios. El británico fue de lo mejorcito de la jornada que abrió a las 12 de la mañana. No podemos pasar por alto la actuación de 2manydj´s, que hicieron que la carpa se quedara pequeña. En medio del pantanal, la gente bailaba como podía al ritmo de una sesión antes vista, los belgas estuvieron correctos, pero para aquellos que lo hemos visto en otras ocasiones nos parecieron algo repetitivos, sosainas.

El desenfreno vino de mano de los italianos más gamberros, The Bloody Beetroots DJ Set; los tifossi nunca defraudan, cañeros e incontrolables como de costumbre, se gozó de lo lindo con una sesión de música en estado puro, aunque sinceramente, es cuestión de gustos, pero los prefiero cuando rompen baterías y afilan las guitarras.

Cuando las quejas se habían esfumado y solo quedaban las ganas de disfrutar, la noche se quedó corta, interrumpiéndose las últimas sesiones de la jornada. Salvando el pellejo a medias, dejando más preguntas que respuestas. De todas maneras, la mejor forma de aprender son los errores. Si hay una segunda vuelta, esperamos que se paguen las cuentas de esta desgraciada novatada. Una waterparty poco afortunada. Gracias por intentarlo chicos, ánimo para la próxima y suerte, mucha suerte.

 

FREEK! te recomienda:

Nietermind Cruchinsky

Creció donde se perdió el barco del arroz y algunos dicen que la Atlántida. A cierta edad, cual grumete aspirante a Capitán Pescanova, zarpó tierra adentro. Tras conquistar casi en su totalidad el mapa europeo y vivir en Sevilla, Berlín, Amsterdam y Londres, sobrevive en la capital española, colaborando con El Rincón del Publicista, Las Horas Perdidas y Cineol. En sus ratos libres trabaja como productor para cortos, documentales, series y programas de TV. Fiel creyente y seguidor de la escuela del rock and roll, algún día espera poder llegar allí donde el viento dio la vuelta.


Deja tu comentario


nueve − = 1

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD