Los franceses dan muy mal rollo

"Livide", Alexandre Bustillo, Julien Maury (2011)

¿Qué es el terror? ¿Contemplar estupefacto la inexpresiva faz del señor Rajoy (o de cualquier miembro de su Gobierno, auténtica freak parade) mientras recita los recortes con los que nos está sumergiendo en el más profundo de los pozos o, conseguir que con una ópera prima nuestros temores más primarios resurjan, en una trama en la que no había límite para el acojone y sobre todo, en la forma que yo defino a este tipo de cintas, el mal rollo?

Sí, me refiero a que no es la típica peli de sustos, eso ya está muy trillado y la verdad es que te los ves venir. Con “L’interieur”, el tándem de directores galos consiguieron llegar muy alto en la escala malrollera, compitiendo con sus compatriotas Pascal Laugier (“Martyrs”) y Xavier Gens (“Frontier(e)s”) a ver cuál de ellos conseguían ponernos peor cuerpo. Ahora nos llega -es un decir, aun queda por ver cuándo se estrenará en España- su nueva película, “Livide”, y, claro está, es complicado llegar a la brillantez de su primera obra.

Lucie es una joven que está estudiando enfermería y comienza a realizar prácticas con la cínica Srta. Wilson. Todo marcha a la perfección hasta que visitan a la última paciente, una centenaria profesora de ballet en coma, que vive conectada a un respirador. La casona en la que vive está abandonada, como su propietaria. Wilson, en medio de la conversación, deja caer que en el lugar se esconde un tesoro que nadie ha podido encontrar nunca.

Horas después, mientras comparten una cerveza, la joven se lo contará a su novio y sin pensarlo mucho, deciden colarse en el oscuro lugar junto al camarero del bar, amigo de la pareja…

Digamos que este prólogo es la típica situación en la que los jóvenes se cuelan en la inhóspita casa y, claro, quedan encerrados y son masacrados uno a uno sin piedad. Hasta aquí nada nuevo. Pero es que, mientras sus acompañantes son liquidados, Lucie se internará en otro mundo, un lugar en el que las visiones la llevarán al pasado. Será testigo de la terrible historia de Madame Jessel, la despótica profesora, cuya principal víctima fue su hija Anna, a la que llevó hasta el límite para que aprendiera ballet.

Pero la cosa no queda aquí, sin pretender destriparos el resto de la historia, sólo puedo decir que en la película surgirán vampiros, psicópatas, niñas raptadas, terribles autómatas asesinos, otras dimensiones, cambios de personalidad, brujería… Un extraño puzzle que si bien no se resuelve de una manera efectiva para el espectador (yo aún estoy con la boca abierta) sí que logra mantenernos tensos en el sillón, mientras contemplamos alucinados como se suceden las situaciones más extrañas y bizarras ante nuestros ojos.

¿Imagináis cómo podría ser una película de terror dirigida por David Lynch? Pues algo de eso hay en esta cinta que apuesta por la creación de un universo propio en el que se mezclan el terror más sanguinolento con momentos poéticos, extraños, muy personales.

Título original: Livide. Dirigida y escrita: Alexandre Bustillo, Julien Maury. Intépretes: Chloé Coulloud, Félix Moati, Jérémy Kapone, Catherine Jacob, Marie-Claude Pietragalla, Beátrice Dalle. Distribuidora: SND Films (Francia, 2011)

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Un comentario

  1. Tesla dice:

    Que ganas!!!

    Responder

Deja tu comentario


− 2 = seis

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD