“Lo nuestro es tirar siempre hacia adelante”

Sex Museum. Negocios en familia.

“Again & Again” es una nueva vuelta de tuerca en el sonido de Sex Museum. Los guitarrazos de antaño dejan paso a los teclados Hammond de Marta, que poco a poco van tejiendo las melodías en las once canciones que componen este trabajo, el decimotercer en su carrera. Fernando Pardo, guitarrista y uno de los tres miembros fundadores que quedan al pie del cañón, nos descubre gran parte de los secretos de esta banda que ha conseguido sobrevivir a modas haciendo lo que mejor saben hacer, rock and roll. Tres palabras mágicas que pocos saben conjugar.

:mrgreen: : “Again & Again” es vuestro decimotercer trabajo desde que debutasteis con “Fuzz Face” el año 1987. ¿Empezamos mirando al pasado o directamente nos centramos en el presente y futuro? ¿Le gusta tirar de nostalgia a Sex Museum con frecuencia?
Somos poco nostálgicos, la verdad. En general nos gusta tirar hacia adelante, pero siempre teniendo en cuenta lo que hemos hecho en el pasado, tomándolo mas bien como parte de nuestra personalidad y estilo, que como un deseo nostálgico de volver al pasado. Cualquier paso dado en el pasado siempre ha sido importante, para llegar adonde estamos y por eso lo tenemos en cuenta y lo respetamos. Pero el pasado lo miramos muy poco a menudo, prácticamente nada. Lo nuestro es tirar siempre hacia adelante.

:mrgreen: : En esta ocasión volvéis a dejar la contundencia de “Sonic” o “Speedkings” a un lado y continuáis por la senda marcada en “United” con temas más reposados, en donde la dureza de la guitarra deja paso a los teclados como instrumento conductor de la canción. ¿Sigue habiendo cabida a nuevas vueltas de tuerca en el sonido de Sex Museum?
No tenemos un número de seguidores muy grande, ni ningún disco que haya funcionado especialmente bien, así que lo tenemos todo muy abierto y con pocas obligaciones hacia nadie más que a nosotros mismos. Estas son las paradojas de la música, cuanta menos gente te sigue más libre eres para hacer lo que quieras en cada momento y menos atado estás a nada ni nadie.
El sonido de los discos depende mucho de las formaciones y músicos que están en el grupo en cada época. Y en la actual, el bajo y el batería tienen otra forma de ver el rock. Eso influye en las canciones y en la forma de tocarlas. Más que enfocarlo como un disco menos roquero o guitarrero, lo veo como un disco más abierto, en el que es posible oír otras cosas, con más espacio, más dinámicas o más medios tiempos. Básicamente es menos tenso y menos rígido. Pero lo característico del grupo sigue ahí y es fácilmente reconocible.

:mrgreen: : Sinceramente, este disco me ha llamado mucho la atención por el sonido que han tomado las canciones. ¿Es algo premeditado o los temas van saliendo según el estado de ánimo del grupo?
Ha sido un disco muy premeditado, en el sentido de que teníamos claro que no podíamos repetirnos haciendo lo mismo que en los últimos años. El ánimo del grupo durante la composición y grabación del disco lo hemos forzado a modo aventurero. No damos vueltas en círculos sino en elipsis, así que cada vez llegamos a sitios distintos, por muchas vueltas que demos siempre empezamos o acabamos en lugares diferentes.

:mrgreen: : Aunque tampoco os olvidáis de dónde venís, ya que canciones como “Go Go Rocker” o “Seven Days” dan buena cuenta de que no sois un grupo de medios tiempos.
Intentamos ser un grupo con la capacidad de tocar lo que queramos y cuando queramos sin limitaciones, tanto las que nos imponen nuestras habilidades como las que se nos imponen desde fuera. Es divertido y un reto que no nos deja nunca dormirnos en los laureles. Poco a poco conseguiremos ser un grupo al que se le den tan bien los medios tiempos como los rápidos.

:mrgreen: : La voz de Miguel suena más relajada y clara que en otros discos, como en la canción “Keep Running” en donde canta de una forma de la que nunca se le había oído antes. ¿Habéis adaptado el estilo de las canciones a su forma de cantar o Miguel se ha adaptado a lo que habéis ido componiendo?
Miguel se ha adaptado, tiene muchas capacidades, pero poca costumbre de cantar este tipo de canciones. Le viene bien ir cambiando, así crece él y crecemos nosotros. Según creces, le pillas el rollo a sabores nuevos y a la vez te cansas de los antiguos. Eso mantiene la chispa viva.

“Vamos al grano aunque aún no sepamos lo que queremos”

:mrgreen: : Las canciones ganan con cada escucha ya que tienen muchos matices, ¿ha habido mucho ensayo y preparación antes de entrar al estudio? ¿Sois un grupo que ensaya mucho o ya habéis cogido carrerilla y sabéis lo que queréis y “vais al grano”?
No ha habido mucho ensayo, somos un tipo de grupo que va al grano, aunque a veces no tengamos muy claro lo que queremos. Primero nos lanzamos y luego descubrimos lo que andábamos buscando. Somos premeditados para otras cosas, pero para el sonido o las canciones de los discos nos dejamos llevar bastante. Lo que hacemos en lugar de ensayar es tocar mucho en directo. Con unos grupos o con otros siempre estamos tocando. Así es como aprendemos y evolucionamos. Lo podría resumir per volviendo a tu pregunta, vamos al grano aunque aún no sepamos lo que queremos.

:mrgreen: : Para este trabajo habéis contado con la producción de Barry Sage, una persona que ha trabajado con gente tan diferente como los Rolling Stones, Exploited o The Birthday Party. ¿Qué buscábais en esta persona? ¿Qué os ha aportado que no encontrarais en otros productores o vosotros mismos?
Había que encontrar a alguien externo al grupo en el que todos confiáramos. Esta vez el cambio más que en lo puramente musical, ha estado en la gente con la que hemos trabajado. Los discos anteriores de Sex Museum siempre los producía yo y ahora lo primordial era quitarme de esa posición en la que tomaba la dirección del sonido y la actitud del disco. Barry es roquero desde el pop y no le gusta que las cosas raspen, eso nos ha ayudado a llegar a otro sitio. A mí me encanta que las cosas raspen más y de forma más cruda, sobretodo las guitarras, y si lo hubiéramos hecho como siempre el disco hubiera sido diferente, no hay duda.

:mrgreen: : Un buen amigo me dijo una vez: “Se nota que estos tíos saben de música, han oído mucha música”. ¿Escucháis muchos discos mientras preparáis las canciones para intentar ir en una dirección o en otra?
Yo escucho música constantemente. La oigo de muchos tipos, a veces por gusto y otras por curiosidad. Soy claramente más fan que músico. En el grupo hay de todo, pero predominan los músicos, por lo que hay cierto equilibrio y las cosas están más abiertas a que pueda pasar cualquier cosa. Hay una buena capacidad instrumental por un lado  y por otra está el criterio que da el conocimiento del terreno en el que te mueves, aunque por gustos musicales nosotros estamos orientados hacia el rock, hagamos lo que hagamos, u oigamos lo que oigamos.

:mrgreen: : ¿El éxito de Los Coronas ha tapado algo la carrera de Sex Museum? ¿Puede complementarse? Ya que habéis estado unos cinco años sin ofrecer nuevas canciones…
Hemos conseguido que los dos grupos sean complementarios, aunque al final sea inevitable adaptarse al movimiento que genera el grupo que funciona mejor. Cuando uno de los grupos toca más, hace que inevitablemente los otros lo hagan menos, pero por una cuestión de pura supervivencia. Sacamos el máximo partido de lo que nos funciona mejor. Aparte está el hecho de que somos músicos que llevamos muchos años abriéndonos camino y a la vez tratando de adaptarnos a los tiempos. Esto no es fácil, inevitablemente pasamos temporadas en las que nos encontramos fuera de todos los radares, en las que no llamamos la atención de ningún medio y por tanto nadie se entera de si existimos o no, o si nos hemos separado. El mundo para un grupo como nosotros es así, cambiante y caprichoso y somos conscientes de ello. Nos adaptamos a nuestra manera, la manera de unos inadaptados que no recuerdan si han sido siempre así o si el tiempo les ha cambiado.

“Ésa es nuestra receta para durar tanto: currar mucho y no llamar demasiado la atención”

:mrgreen: : Durante estos primeros 27 años os habéis caracterizado por una independencia ejemplarizante, ¿sigue siendo la libertad artística un factor fundamental para arriesgar en todo y no casarse con nadie?
¡¡¡Sí!!! Absolutamente. Pero hay un montón de músicos españoles que tienen libertad artística igual que nosotros. La diferencia está en nuestra capacidad de hacer las cosas a nuestra manera y sólo a nuestra manera, aunque sea mas lento o más difícil. También se nos da bien vivir y funcionar a mil kilómetros de la realidad musical española en cuanto a gustos y estilo. Tocamos habitualmente en bastantes festivales y desde hace años me da la sensación de que estamos allí como si nos hubiéramos colado en una boda, pero el resto de invitados no te dice nada, porque no sabe realmente si vienes de parte del novio o de la novia.
Me encanta esa sensación, la de “eternos desubicados” a los que nadie presta demasiada atención, pero a los que tampoco se molesta demasiado. Ésa es nuestra receta para durar tanto; currar mucho y no llamar demasiado la atención, gustando lo justo y tratando de ser más respetados que admirados. Nunca hemos sido el caballo ganador ni de lejos, como mucho el segundo. Lo peculiar es que somos el que más carreras ha corrido sin ganar nunca. Tratamos de hacer siempre lo que queremos y cuando queremos, sin deber nada, más que a nosotros mismos.

:mrgreen: : Pensar en una carrera de más de veinte años hace creer que cada movimiento debe de ser como lanzar la moneda al aire una vez más.
Siempre elegimos cara y sale cruz. Somos como un barco pequeño a vela, sin motor, el viento nos lleva donde quiere y nosotros lo que tratamos de hacer es adaptarnos y disfrutar. Al principio trataba de hacer las cosas lo más rápido posible y controlando cada detalle. Últimamente disfrutamos de las cosas más lentas y con poco control. La vida nos llevará donde ella quiera y trataremos de disfrutarlo.

:mrgreen: : ¿Os sentís padres / madres de los grupos jóvenes con los que tocáis o vais encontrándoos por el camino?
Nos sentimos más bien unos perversores, tratando de convencerles de que la música es algo artístico y que el dinero y la fama son algo secundario. Si les convencemos de esto les convertiremos en unos perdedores que probablemente tiren por el retrete todo lo aprendido de sus padres o profesores. Pero les enseñaremos a amar la música y a respetarse a ellos mismos como músicos.

:mrgreen: : En la parte trasera del disco “Again & Again” se puede leer “Hecho en Malasaña”. ¿Permanecer y pertenecer a un lugar concreto como Malasaña en donde han ocurrido tantas cosas buenas para el rock es una señal de identidad para un grupo?
Para nosotros sí. Es un honor y un placer que se nos relacione con Malasaña. Durante muchos años ha sido como “la aldea Gala de Astérix en medio del Imperio Romano del PP, que es Madrid“. Todo esto hoy es más metafórico que real, pero está muy bien como símbolo de un Madrid más vivo que es posible con un poco de empeño, más caótico, más libre, más barato y más creativo y sobre todo más de pueblo. A los madrileños no nos sienta bien hacernos los cosmopolitas, cuando lo hacemos parecemos gilipollas con muchos aires.

“A los madrileños no nos sienta bien hacernos los cosmopolitas, cuando lo hacemos parecemos gilipollas con muchos aires”

:mrgreen: : Crecisteis en los años 80-90 en el centro de Madrid, una época gloriosa para el rock (Los Enemigos, Los Macana, Las Ruedas…).  Muchos compañeros de viaje, años 80-90 han ido abandonando el negocio. ¿Os sentís como una reliquia de aquellos años, con sabor actual?
No nos sentimos una reliquia, aunque imagino que eso es básicamente lo que somos. Lo bueno de llevar tantos años es que cada vez vamos más al grano. Cada vez tocamos mejor y tardamos menos en conseguir lo que antes nos llevaba meses o años. Lo malo es que llevas tanto tiempo dando vueltas, conociendo tanta gente y viajando que has perdido mucha de la inocencia juvenil. Hace sentirte un poco solo a veces, no en lo personal, más bien como grupo y te hace cerrarte a lo que te rodea más que en otras épocas.
De cualquier manera he de reconocer que me jode que se nos relacione con los grupos de Madrid de los 80. La mayoría eran la continuación roquera de la movida madrileña, sacaban los discos en las mismas compañías y frecuentaban los mismos bares. Respeto a esas bandas y todo lo que hicieron, pero nuestro rollo era otro muy distinto tanto en lo musical como sobre todo en nuestra actitud ante la música y el negocio musical. Nosotros queríamos cambiarlo todo y hacerlo de una forma totalmente independiente, la mayoría no quería otra cosa que vender miles de discos y forrarse.

:mrgreen: : ¿Sigue siendo la voz de Kike Turmix la que más se echa de menos?
Cuando Kike murió se acabó lo poco que quedaba aún de la Malasaña de los 80. Probablemente todo empezó a morir años antes por falta de riego, pero queda mucho más poético unirlo a la figura de Kike Turmix. Con Kike desapareció una Malasaña más combativa y competitiva pero menos solidaria, más envidiosa y más amiga de criticar que de ayudar y crear. Paradójicamente desapareció el pegamento que mantenía todo esto unido. Le echo de menos relativamente, ahora todo es menos excitante pero hay mucho mejor rollo. Y además nos hemos quitado de en medio a “la policía del rock’n’roll“, de la que Kike era su sabueso.

:mrgreen: : Habéis estado grabando hace unos meses. Se está cocinando un nuevo disco. ¿Nos vais a dar una sorpresa dentro de poco?
Uffffffffffffff, ¿quién sabe? Ojalá porque estamos en un buen momento y podría salir algo chulo.

:mrgreen: : Muchas gracias por atender a Freek!
Por muchos años. ¡Un placer, como siempre!

FREEK! te recomienda:

Paco Gené

Mallorquín de nacimiento, madrileño de adopción, apasionado de las carreteras secundarias de la cultura popular, que en sus ratos libres se dedica al noble arte de escribir sobre música y todo lo relacionado con ello.


Deja tu comentario


× cuatro = 4

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD