“Me cuesta mucho decir que no”

Dani Pérez Prada, aquejado de ritmosis

Hiperactivo a toda velocidad y enlazando un trabajo tras otro, Dani Pérez Prada es esa cara que viste en aquel corto… y en aquél otro… y en aquél también. Habitual y premiado en Notodofilmfest, no es de extrañar que uno de sus papeles más conocidos sea en “Ritmosis”. ¡El nombre le viene como anillo al dedo!

:mrgreen: : En 2010, ganaste el premio al mejor actor en el Notodofilmfest, ¿ha cambiado en algo tu carrera desde entonces o la manera en la que los directores acuden a ti?
A nivel laboral ha cambiado poco, quiero decir, no me ha dado más trabajo… Ahora, a nivel profesional me ha permitido entrar en contacto con gente que no conocía gracias al Notodo, que es un nido de cerebros, un nido de nuevos talentos. Ese premio me puso en contacto con ellos, los que yo quiero pensar que serán los nuevos cineastas, gente muy interesante. A la vez, como “Ritmosis” es un corto tan brillante, al menos a mi juicio, he conseguido que los compañeros de profesión se queden con mi cara.

:mrgreen: : ¿Qué motivaciones tiene un actor como tú, que ha probado casi todos los palos del corto para seguir adelante viajando y aprendiéndote textos en este mundo?
Pues para un actor como yo que no ha pasado por la típica escuela de interpretación, en la que estás cinco años viviendo el mundo del actor de manera intensa, el corto es muy interesante porque te da la posibilidad de trabajar y trabajar. El sitio donde yo soy más feliz del mundo es un rodaje, te permite estar dos días con todo tipo de compañeros y es un trabajo muy intenso, porque en esos dos días tienes que contar toda la historia, así que mi motivación es seguir trabajando, haciendo historias mínimas que me permitan seguir aprendiendo.

:mrgreen: : La putada de todo esto es que se asuma que es “todo gratis”…
Eso es verdad, aunque a mí me consuela pensar que, si no estoy cobrando por un lado, lo estoy cobrando por el otro, en promoción y aprendizaje. Aparte, si te llaman para un cortometraje, te gusta la historia y la gente con la que estás trabajando y te lo crees, pues eso también es recibir algo a cambio, ¿no? El trabajo llama a trabajo y quiero creer que si trabajas gratis en un sentido, ese trabajo te llevará en el futuro a poder acabar ganando algo… ¡Porque si no estamos apañados! Ja ja ja…

:mrgreen: : Aparte del cine, has probado televisión y videoclips, ¿en qué registro te sientes más cómodo?
¿Sabes lo que pasa? Que en los últimos dos años me he acostumbrado tanto al ritmo del cortometraje, lo que te decía del rodaje en dos días, coger una historia, trabajarla, amasarla tú… que quizás esté más familiarizado con eso. No es un problema de lenguaje, porque el lenguaje del cortometraje puede ser el mismo que el del videoclip, al menos a la hora de trabajarlo como actor… pero, si tengo que elegir, supongo que me quedo con el corto. La tele es otra historia, desde luego. Por ritmo de trabajo, y por prisas, pero, bueno.

:mrgreen: : Cuando te ofrecen un papel piensas que…
…Generalmente, cuando me ofrecen un papel, me cuesta mucho decir que no, eso para empezar, pero es que suele ser gente que me conoce, que ha visto mis trabajos y que cree en mí, gente a la que yo conozco de un modo u otro, así que tienen que pasar cosas muy raras en el guión o fuera del guión para que yo diga que no. Estoy en ese momento en el que creo que es bueno decir que no a muy poquitas cosas.

:mrgreen: : Y cuando has acabado un rodaje te invade una sensación de…
…alivio. Es como cuando hago un casting, procuro no pensar si lo he hecho bien o lo he hecho mal, si me cogerán o no me cogerán. Es como “Lo he hecho: he hecho lo que he podido, ahí queda eso, que sea lo que Dios quiera”.

:mrgreen: : ¿De qué trabajo estás más orgulloso?
Estoy muy orgulloso del trabajo en “Ritmosis” porque me sorprendió mucho. Era una locura que no sabía cómo iba a salir. De repente decían “acción”, y tenía que empezar a hacer cosas muy raras con el cuerpo… ¡todo para que al final no se riera nadie! El rodaje de “Ritmosis” fue una cosa horrible en ese sentido. Todo el mundo se ríe mucho con el corto, le parece brillante y genial y divertidísimo, pero el rodaje fue una cosa muy angosta, muy agobiante, llovía, con poco tiempo… Los directores decían “Corten” y no se reían y claro, yo pensaba que había hecho el gilipollas. En ese sentido me siento orgulloso de que haya salido bien: no solo mi trabajo sino el corto entero. También está mi trabajo en “Cataclismo”, con Cristina Serrato, que fue el piloto para una serie, un concurso de series web que no vio nadie, pero me parece que se juntaron dos talentos como las directoras Alegría Burgaleta y Estíbaliz Collantes.

:mrgreen: : ¿Tienes algún director o directora que sea especial para ti?
Pues Estíbaliz y Alegría, claro (risas), porque me han brindado la posibilidad de rodar “Cataclismo” y “Mañana”, que es un corto en el que conocí a mucha gente que luego se han convertido en verdaderos amigos. Otros directores que me gustan: Adrián Ramos y Oriol Segarra, los directores de “Ritmosis”, pero no por ese corto en sí, sino porque son dos chavales muy especiales que se les ocurren historias muy diferentes, distintas… Y por encima de todos, Manuela Moreno, la maravillosa Manuela Moreno; nunca le diría que no a nada.

:mrgreen: : ¿Y algún compañero/a con quien sea una delicia trabajar?
Cristina Gallego. Creo que es una de las promesas del cine de dentro de diez años. Tengo que hacer mención también a Javier Botet, que es otra mente inquieta y rebuscada y que creo que, en la comedia, si se centra en ese registro, puede llegar lejos. Creo que no debe tomarse a sí mismo en serio y descubrirse como cómico. Es el Faemino del siglo XXI. Me resulta muy interesante trabajar con él, hemos hecho un corto juntos este año –“Carroña”- y a mí su humor negro me atrae muchísimo. Compartimos una forma de desdramatizar todos los temas tópicos del cortometraje español: chico y chica y todo ese rollo.

:mrgreen: : El paso del corto al largo es complicado para un director, eso se dice mucho, ¿hasta qué punto lo es para un actor?
Es más complicado para un director. Creo que el embudo para un director que pasa de contar historias en un corto y las quiere llevar a un largo es mucho más estrecho. Hay mucha gente muy interesante en el mundo del corto que jamás accederán al mundo del cine mientras que para un actor… yo creo que lo tenemos más fácil, porque como somos la cara visible. No sé, en un corto puede haber un solo director pero diez actores, alguno acabará teniendo suerte, o eso quiero creer. Es una pregunta difícil de contestar, porque el mundo del corto se parece a una escuela en la que estamos esperando que un director de casting se interese por nosotros. Hay que verlo como una plataforma hacia algo más grande, pero tampoco enjuiciarse todo el rato por no pasar al mundo del largo, ni culparse por seguir en el corto, que es un mundo muy interesante en sí mismo.

“El mundo del corto se parece a una escuela en la que estamos esperando que un director de casting se interese por nosotros”

:mrgreen: : Hay muchas actrices para pocos personajes realmente interesantes , en ese sentido, ¿ser hombre es una ventaja en el mundo de la actuación, lo has sentido así en algún momento?
No lo creo, no lo creo… Depende de con quién te compares, depende de qué tipo de historias estemos hablando. Lo que pasa es que en España los grandes guiones empiezan a estar todos cortados con el mismo patrón y hace que los personajes estén construidos con celeridad, sobre todo en televisión, y hay tanta prisa por acabar el producto que se olvidan las tramas, se pasa por encima de los posibles mundos que tiene dentro el personaje… No es que sean aburridos, es que son demasiado parecidos. No solo las mujeres, sino también los hombres. No les damos unos antecedentes ni unos propósitos, y es probable que aparte del estereotipo de “la gran mujer española” lo demás son “la novia de”, “la hija de”. A lo mejor podríamos haber hecho una “Madre coraje” y hubiera sido un éxito, pero nadie se atreve.

:mrgreen: : Volviendo al Notodofilmfest, ¿este tipo de festivales de mini-cine, donde lo que se premia a veces es más el ingenio que el talento narrativo, son un impulso y una promoción para el corto o hasta cierto punto dan una idea equivocada del mismo?
Lo que pasa con el Notodo, que es una plataforma impresionante para el corto, es que tiene un aire a lo que dicen del fútbol, que cualquier español puede ser seleccionador, ¿no? Pues aquí parece que cualquiera puede hacer un corto… y es verdad, cualquiera puede hacerlo: si tienes algo divertido que rodar, coge tu cámara y hazlo. Yo creo que no hace falta estrujarse la cabeza, puedes hacer algo divertido, inmediato, con una narrativa cinematográfica no pretenciosa. Puedes hacer cosas geniales como las de Alberto González Vázquez y se puede grabar una historia muy divertida, casi como un sketch, en la que cuentes algo. Eso es de lo que se trata: contar algo creativo. Parece que todo el mundo puede hacer eso, algo brillante… no es fácil. A mí me gustó mucho el que ganó el pasado año, no sé si tanto como para darle el Gran Premio del Jurado, pero en 30 segundos contaba muchas cosas, muchas más de las que parecía, todo con un solo plano en Mini DV. No creo que se trate de un festival que premie la excelencia cinematográfica como tal, simplemente premia otras cosas. Es un festival de cine comprimido, se trata de valorar la manera de reducir algo muy divertido o muy dramático o muy humilde en muy poco tiempo.

:mrgreen: : El Premio Goya 2020 al mejor director será para…
Me gustaría pensar que fuera Manuela Moreno. O Raúl Arévalo. Hay muchos casos de malos actores que acaban siendo muy buenos directores. Creo que Raúl Arévalo va a ser el primer gran actor que también terminará siendo un gran director. También estarán ahí Roger Villarroya o Álex Montoya, seguro.

“Creo que Raúl Arévalo va a ser el primer gran actor que también terminará siendo un gran director”

:mrgreen: : Y mejor actor y mejor actriz se lo llevarán…
Ojalá empezaran a premiar comedia, me encantaría, es muy difícil hacer comedia, es un gran ejercicio. Creo que se debe empezar a premiar ese talento para la comedia. Creo que hay una gran actriz con talento para la comedia que es Esther Rivas. No sé si debe ganar un Goya o no, porque eso es solo un premio, pero está por descubrir. También Mariam Hernández, por supuesto. Y en cuanto al actor… pues tengo muchos conocidos, muy buenos, y no quiero que ninguno se enfade, ja ja…

:mrgreen: : ¿Cuánto hay en el cine de continuo concurso de popularidad y hasta qué punto eso puede resultar agotador?
Está todo contaminado de popularidad. Ya no sabes cuándo te encuentras con un actor que hace lo que hace porque le gusta ponerse delante de una cámara y tiene la necesidad de expresarse o si lo hace por ser famoso… Es una línea que ya no está tan clara.

:mrgreen: : ¿Y en los premios y los castings no hay algo de eso también, de quién “mola” y quién no?
En este mundo, no lo vamos a negar, tienes que saber nadar y guardar la ropa sin dejar de ser uno mismo. Yo creo que un actor… a ver, bastante tenemos ya los actores con la mala fama que tenemos encima entre los equipos de rodaje como para alimentarla. Yo siempre digo: “Soy actor, pero soy uno más, chicos”. Tenemos que  hacer nuestro trabajo sin molestar o molestando lo menos posible. ¡Claro que cuenta la popularidad! Pero la impopularidad cuenta también mucho y eso te lo ganas en los rodajes. A mí ser popular me da igual, pero no quiero ser impopular, que la gente no diga que doy problemas para trabajar, porque sé que hay gente que sí los da y no me gusta eso.

:mrgreen: : Háblanos de tus últimos proyectos.
Pues estoy rodando un corto maravilloso y coral, con Esther Rivas, Alejandro Cano, Cristina Gallego, Pablo Salaberri… Son gente con talento que debería dar el paso a la popularidad que decíamos antes porque creo que lo merecen. Yo veo trabajar a Esther y Cristina y digo “¡Wow!”, son cosas que se me escapan. Ese corto lo estoy haciendo con Alegría y Estíbaliz… y la semana que viene tengo la inmensa suerte de trabajar con Peris Romano, que también es un gran director y que tiene un problema: no puede parar de escribir (risas) y en general me hacen mucha gracia sus historias: cotidianas, no pretenciosas y divertidas. Mi compañera será la magnífica Rut Santamaría… y después de eso haré un parón, porque creo que han sido cinco cortos los que he hecho para el Notodo y me merezco un descanso. ¡Ah, también quería mencionar un corto que he hecho con Eva Lesmes! Es la mujer que lleva “La central de cine”, que es una gran cantera de actores, lo ha escrito junto a Javier Gancedo y me gustaría destacar que, pudiendo rodearse de actores muy conocidos tirando de contactos, ha preferido elegir a gente de La Central.

FREEK! te recomienda:

Guillermo Ortiz


Deja tu comentario


uno + = 7

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD