Cuando los músicos leen libros

14 bandas que tomaron su nombre de la literatura

En el siguiente artículo vamos a repasar algunos de los grupos o intérpretes que escogieron su nombre a partir de la literatura. Veremos cómo no han sido pocos los grupos que se han fijado en referencias literarias a la hora de bautizarse, estableciendo así uno de los numerosos vínculos entre literatura y pop.

 

Steppenwolf

 

Inspirados por la fantástica novela de culto del alemán Herman Hesse, “El Lobo Estepario”, nacieron en Los Angeles en 1967 Steppenwolf. Bajo el liderazgo de John Kay, siempre serán recordados por el himno asfáltico “Born To Be Wild” (acuñando el término heavy metal), aunque sería injusto no valorar la calidad de otras canciones como “The Pusher” o “Magic Carpet Ride”.

Generation X


Nacidos en 1976 a la sombra de Sex PistolsThe Clash, los británicos Generation X nunca lograron el reconocimiento de aquéllos, y más bien sirvieron de lanzadera para Billy Idol, que emprendería su carrera en solitario tras la disolución de la banda en 1981. Bien, lo que nos trae a este artículo es que “Generation X” es el nombre de una novela escrita en 1964 por los periodistas Charles HamblettJane Deverson en la que se hacía una especie de estudio sociológico de la juventud británica incidiendo en el análisis de las relaciones entre mods y rockers y en la incipiente revolución cultural y social de la época.

Supertramp


En 1969 el millonario Stanley August Miesegaes (hete aquí un apellido como debe ser) propuso a Richard Davies (quien tocaba en una banda llamada The Joint) formar un nuevo grupo. Así comienza la historia de Supertramp. A sugerencia del saxofonista, el grupo tomó su nombre de la novela de W.H. Davies ”The Autobiography Of A Supertramp” escrita en 1910 y que consagraría a su autor como un escritor de prestigio.

Manhattan Transfer


Formados en Nueva York a finales de los 60, Manhattan Transfer siempre se han situado en el lado elegante del pop, combinando éste con elementos del jazz, soportados bajo perfectas armonías vocales. Su nombre, que es lo que nos trae el caso, es el título de la conocida novela creada en 1925 por John Dos Passos, en la que se entrecruzan varias historias con el Nueva York de los primeros años 20 de fondo.

Mungo Jerry

 

Si antes nos referíamos a Steppenwolf como ejemplo de grupo asociado a un solo éxito, el caso de Mungo Jerry con “In The Summertime” es mucho más flagrante, porque, aparte de conseguir el número 1 en Inglaterra en 1970, nunca consiguieron acercarse a esas cotas durante los años 70. Ray Dorset, fundador del grupo, tomó el nombre de un “personaje” del poema “Old Possum’s Book of Practical Cats” de T.S. Elliot, obra que también serviría de base para el musical “Cats”.

The boomtown rats

 

Woody Guthrie cultivó las artes literarias al margen de su actividad como cantautor. Fruto de ello es la novela autobiográfica “Bound For Glory”. En ella, se refería a los hijos de los obreros de los pozos de petróleo como “the boomtown rats”. Ese fue el término elegido por el irlandés Bob Geldof y compañía para bautizar en 1975 a su recién creada banda para saltar al circo de la new wave y del punk británico. Siempre nos quedará “I Don’t Like Mondays”.

The Doors

 

Los californianos The Doors también deben su nombre al título de una novela, “The Doors Of Perception”, de Aldous Huxley, quien, a principios de los 50 tomó gran interés por determinados tipos de drogas como el LSD o la mescalina y su efecto en el ser humano. De su experiencia con ellas nacieron varios libros, uno de ellos el anteriormente mencionado, publicado en 1954. A su vez, Huxley tituló su libro a partir de una cita del poeta-pintor-grabador-visionario William Blake: “Si las puertas de la percepción quedaran depuradas, todo se habría de mostrar al hombre tal cual es: infinito”. Ambos autores fueron devorados por Jim Morrison desde su juventud.

The Soft Machine


El bueno de William Burroughs ha sido “saqueado” y rebuscado para obtener nombres con los que bautizar bandas a lo largo de la historia del pop. Veamos: atendiendo directamente al título de una de sus novelas se gestó en Inglaterra The Soft Machine, la banda de Robert Wyatt, a mediados de los 60. En 1961, William S. Burroughs había escrito una novela con ese título. Si quieren meter aquí también a Matching Mo… (es el nombre del grupo que formó Robert Wyatt en 1972 tras salir de Soft Machine, y es una especie de traducción al francés del mismo título).

Matching Mole


Del mismo año de Matching Mole data la creación de Steely Dan en California. El exquisito dúo tomó como nombre el del consolador gigante que aparece en “El almuerzo desnudo”, obra cumbre del autor datada en 1959.

Clem Snide

 

Más reciente que las bandas anteriores ha sido la creación de Clem Snide, formación de nuevo country alternativo de New Jersey, a la cual su líder Eef Barzelay le puso el nombre de un “gilipollas profesional”, como se describe al personaje en “El almuerzo desnudo”.

Mott the Hopple


De otro escritor menos difundido, Willard Manus, proviene el nombre de Mott The Hoople, la banda londinense apadrinada por David Bowie. Al parecer la idea del  nombre es cosa del productor Guy Stevens, quien conoció en la cárcel a un individuo que leía la novela “Mott The Hoople”, publicada en 1966. Al salir de la cárcel, colocó dicho título como nombre de la banda que lideró Ian Hunter.

Pere Ubu


Tres ejemplos más para concluir con las referencias literarias: el dúo de Sheffield Moloko, formado en 1993. Para hacer bailar a la gente sobre la pista eligieron bautizarse con la bebida narcótica que surgió de la imaginación de Anthony Burgess en 1962 al escribir “La naranja mecánica”. Los norteamericanos Pere Ubu tomaron el nombre de un personaje de la obra “Ubu Rey” (1896), de uno de los impulsores del teatro del absurdo en Francia, Alfred Jarry, bastante en consonancia con el líder de la banda, David Thomas. Por último, el dúo británico Eyeless In Gaza, cuya carrera se prolongó durante los años 80 y 90, toman su nombre de la novela que Aldous Huxley publicó en 1936.

 

FREEK! te recomienda:

Juan Carlos Leon

He tirado la toalla tras darme cuenta de que no podría vivir de la música, pero ahora me dedico a musicar la vida


Deja tu comentario


cinco − 4 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD