Top: las 10 bizarradas del mundo de los videojuegos

Gore, sangre y violencia a golpe de joystick

 

10 -- “Blood”

Corría el año 1997 y en plena efervescencia de los primeros clásicos FPS surge “Blood”. Texas a finales del XIX, zombies, demonios, sectas satánicas, vudú y uno de los primeros juegos en mostrar de manera tan evidente el preciado líquido rojo que nos corre por las venas. Un western endemoniado donde patear las cabezas de los enemigos era el gran aliciente.

9 -- “The Punisher Game”

Hasta el 2005 no hemos podido disfrutar de la verdadera esencia homicida de Frank Castle. THQ se curró un juegazo en 3a persona donde podíamos desatar la furia de uno de los personajes más carismáticos de la historia del cómic. Basado en los divertidísimas historias del tarado y genial Garth Ennis, la combinación resultó explosiva. Los interrogatorios, donde podemos sacar información (y las vísceras) a los pobres mafiosos, son impagables.

8 -- “Carmageddon”

También en 1997, aparece uno de los títulos más perturbados, polémicos y discutidos de la historia del video-juego. “Carmageddon” era un juego de carreras de coches, pero para sumar puntos y mejorar nuestro carro debíamos atropellar transeúntes, vacas y a otros competidores. Un despiporre total que tuvo tanta repercusión que incluso llegó a censurarse cambiando los peatones por zombies verdes, o lo que es lo mismo, quitarle toda la diversión.

7 -- “Grand Theft Auto”

Poco puedo decir que no sepáis ya de esta saga. Robar coches, matar policías (o cualquiera que se cruce), visitar señoritas de vida alegre, atropellos, explosiones… El simulador criminal más celebrado y conseguido de todos los tiempos merecía su hueco en este panteón de bizarradas sangrientas.

6 -- “Dead Space”

Una pesadilla espacial con toques a lo “Alien” y “Horizonte final” en la que la sangre y las vísceras eran parte principal del argumento. Para parar a las horribles criaturas alienígenas teníamos que desmembrarlos y ponerlo todo perdido, y cuidado con ellas, que son capaces de convertir a simples humanos en locos mutantes sedientos de sangre. Encantador.

5 -- “Soldier of Fortune”

Hay muchísimos FPS bélicos, de todo pelaje y condición. ¿Por qué elegir “SOF”? Pues muy sencillo, es probablemente el más gore de todos ellos, de los primeros en mostrar desmembramientos y mutilaciones. Además, es tan irreal y absurdo (queriendo) que es probablemente uno de los más divertidos que han pasado por mis manos.

4 -  “Madworld”

La Nintendo Wii cansada de acusaciones de consola blanda e infantil se la jugó con “Madworld”: con estética cómic y claras alegorías a “Sin City”, nos encontramos con un título directamente gore e hiper-sangriento que incluso tuvo que recurrir al blanco y negro para minimizar el impacto de la violencia. Estéticamente una pasada, pero no terminó de convencer del todo al ser un poco repetitivo en su concepto.

3 -- “Mortal Kombat”

En 1992 no sólo tuvimos la suerte de disfrutar de la expo y del entrañable Curro (aquel animal ambiguo), también llegó a nuestros salones recreativos el primer juego verdaderamente sangriento de la historia. “Mortal Kombat” fue una auténtica revolución y las colas alrededor de la máquina eran habituales. Posteriormente ha sido una de las sagas más recurrentes en cualquier plataforma, lamentablemente ninguna entrega volvió a tener el mismo impacto. Los fatalities donde rematábamos al rival son ya parte de nuestra infancia, como Espinete y Oliver y Benji.

2 -- “Manhunt”

“Manhunt” nos puso en la piel del malo de la película. Esta vez encarnábamos al psicópata asesino en serie de turno, revivido por la ciencia para el disfrute televisivo de las masas sedientas de morbo. ¿Puede haber algo más divertido que ser los brutales protagonistas de una snuff movie en directo? El objetivo: luchar por tu supervivencia rodeado de pandilleros casi tan chungos como tú. Las ejecuciones, de lo más bizarro que podrás ver nunca en un video-juego.

1 -- “Postal 2″

“Postal 2″ es la mayor y más becerra bizarrada que yo haya probado jamás. Contaba con un argumento realmente absurdo e irrelevante: éramos el cartero de una ciudad y debíamos hacer encargos realmente estúpidos, como cobrar un cheque u orinar la tumba de nuestro difunto padre, pero eran del todo imposibles porque siempre nos veíamos envueltos en una espiral de destrucción sin sentido. Podíamos quemar a la gente, mearnos encima o decapitarla. También usar gatos como silenciador de nuestras armas y enfrentarnos a enemigos como curas, yihadistas, gays horteras de discoteca o mendigos tarados. Un juego tachado por algunos de mediocre pero que es el mejor test posible para medir nuestros instintos homicidas.

FREEK! te recomienda:

Paco Vinuesa

¡Luchas como un granjero! Qué apropiado, tú peleas como una vaca.


Un comentario

  1. Rooty dice:

    LoVe iT!!

    Responder

Deja tu comentario


− 3 = tres

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD