Colores y texturas a través de la música

Pontiak, "Echo Ono" (Thrill Jockey, 2012)

Los tres hermanos Carney, componentes de Pontiak, nos han dejado en los cuatro años que llevan lanzando sus trabajos con el sello Thrill Jockey una más que prolífica producción de excelentes discos y EPs, por lo que las expectativas puestas en este “Echo Ono” eran desde un inicio bastante altas. Tras una primera escucha, un servidor llega a una conclusión rápida, que se confirma con creces en cada una de las muchas vueltas que ha dado el disco en mi reproductor, “Echo Ono” no defraudará ni lo más mínimo a aquellos que han seguido a Pontiak en este periodo, y apuesto a que sorprenderá con creces a aquellos que los descubran ahora gracias a este disco empapado de neo-psicodelia rock, ambientes desérticos, stoner o 70’s prog. Todo ello producido con un extraordinario sonido compacto, crudo y grabado sin ninguna clase de artificios, pero aun así, lleno de texturas y color.

“Echo Ono” es un álbum redondo, concebido desde su gestación como un todo y no un conjunto de canciones independientes. Una obra completa, perfectamente engarzada, llena de momentos brillantes que deslumbran, desde el primer riff de guitarra de “Lions of Least”, o las hipnóticas melodías de voz acompañadas de pesadas guitarras en “Across the steppe”, hasta momentos de pop que recuerdan a los mejores Pink Floyd en “Expanding the Sky”, sutiles mantas de teclado que empapan en ácido temas de inspiración desértica como “Silver Shadow”, o el contundente cierre motorik style del álbum con “Panoptica”.

Una experiencia imprescindible para amantes de la psicodelia, el stoner y el rock con elevado peso específico.

 

 

FREEK! te recomienda:

Cesar Guisado


Deja tu comentario


tres × = 15

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD