María Jesús

Cuántos cientos, miles de artistas han tenido un solo hit en su vida? La lista se haría interminable. Y si además de esto, el recuerdo de este éxito nos retrotrae siempre a ese momento etílico-patético de bodas-bautizos y comuniones, pues ya tenemos un recuerdo-trauma más que compartir con nuestro terapeuta. La risueña faz de una señorita regordeta nos acompaña y da ritmo a las más febriles de las pesadillas. Suena el acordeón…

Esta primera etapa de la vida de esta artista cacereña debe tener una banda sonora, a ser posible un triste violín que rasgue grises notas (La Lista de Schindler no iría nada mal…) Y es que la pobre, junto a sus padres, conoció los estragos de la gusa extrema. Vamos, que las pasaron canutas… La pequeña María Jesús Grados Ventura nació en la ciudad extremeña hace algunos años (¡ay, la coquetería femenina!) y con unos padres trabajadores, Juan y María Ventura, que se había buscado la vida allí donde pudieron, trasladándose a Madrid y a Barcelona, donde remediaron en buena medida los problemas económicos que padecían.

La pequeña María Jesús tenía problemas oculares, pero buen oído. Es por ello que en vez de clases de pintura al carboncillo o de tricotar, la dejaron bajo la batuta del profesor Antonio Durá, su primer profesor. Para que veáis lo sufrida que era la chiquilla, que se iba a la playa en Valencia, donde se estableció la nómada familia, y allí, con su diminuto acordeón, se sacaba unas pesetas, junto a los vendedores de papas fritas y el del rico bombón helado…

Primero en las radios locales y más tarde, acompañada por la suerte, en la Gran y Única Radiotelevisión Española, la simpar y pizpireta María Jesús se fue haciendo conocida para aquellos españolitos que a principios de los ochenta aún tenían que soportan ranciedades propias de otros tiempos y lugares. Se codeó con cracks de la época como Marisa Medina (a la que habrá que ir dedicando ya un Le Freak…), José María (este pelo no es mío) Íñigo, Fernando Navarrete, el Maestro Ibarbia y muchos más y más rostros que nos acompañan a todos en el recuerdo y que gracias a Doña María Teresa Campos y su “¡Qué tiempo (si, ome…) tan feliz!” vamos a tardar en olvidar.

Y llega el año 1981, y con él el éxito sin parangón, el hit de los hits… ¡Los Pajaritos! Con una letra tan didáctica como pegadiza y una bailecillo que, hay que reconocer, todos hemos ejecutado alguna que otra vez bajo el influjo de varias cervezas u otras bebidas alcohólicas…

El bombazo no sólo afecta en España. Y es que el mal gusto y la cutrez es algo internacional, diría que hasta universal y María Jesús recorre los “mejores” escenarios con su tonadilla.

¿He dicho “su”? Porque resulta que este mundo cada vez es más pequeño y es muy difícil ocultar los secretos. El hecho es que en 1957, un señor suizo (tenía que ser suizo…) llamado Werner Thomas, compuso el tema “Der Volgertanz”, el baile de los patos (entre plumas anda el juego) y ahí se basaron para adaptar la canción “Der Ententanz” que con los años se convirtió en un tema-franquicia que cosechó tremendo éxito en Bélgica, Italia (cantado por ¡Romina y Albano!) sumando más de 140 versiones y 42 versiones. Pa mear y no echar gota…

Prosigue su exitoso camino y como otros famosos de la época, Íñigo; Miguel de la Cuadra Salcedo o Bárbara Rey, la concertista de acordeón se pone a currar en el Circo Mundial, donde hace felices a niños y mayores durante tres años.

Y cómo no podía ser menos, la artista hace cine, o lo que sea. En el mismo año 81 acompaña a Arévalo en la cinta Su majestad la risa, perpetrada por Ricardo Gascón, donde también salía la humorista-payasa (no es un insulto, eh… Que yo la vi de pequeño en el Circo Price) Mary Santpere. Una joya del séptimo arte, vamos.

Este film fue el primer escalón, ya que al año siguiente protagoniza ya Los Pajaritos, bajo la batuta de Javier Aguirre y acompañada por un elenco entre los que destacaban Antonio Garisa, Alfonso del Real, Quique Camoiras. Naftalina pura.

Más de una treintena de discos, donde versiona temas de la profundidad y la fama de Paquito el Chocolatero… cientos de horas de radio y miles de actuaciones cimentaron una carrera que acabó en Benidorm, en la terraza de la cafetería Las Arenas, donde deleita a un público en verdad fiel y aplaudidor. Es impensable un mejor marco para esta artista simpar.

Pero aparte de las musicales, María Jesús tenía inquietudes políticas. Es la Concejala del Partido Popular en La Nucia, una población cercana a Benidorm. Allí defiende, como no podía ser de otra manera, a la Tercera Edad, las mujeres y las urbanizaciones…

En el 2005 regresó a la tele en el reality La Granja y mientras sus compañeros María Jesús Ruiz y Dani DJ follaban como posesos, ella “deleitaba” a sus compis tocando su instrumento favorito.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


4 × = veinte ocho

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD