Charlie Sheen

En una Tierra paralela, ésta podía ser la historia de un chico con talento, que nació en el seno de una familia de artistas y que se labró una carrera cinematográfica intachable, consiguiendo el éxito, el cariño del público y el respeto de sus compañeros. Podía haber sido así, pero no lo es… El protagonista de nuestro panteón particular ha convertido su vida en una interminable ruleta rusa, un desbarajuste sin final.

Su llegada al mundo fue complicada de por sí, lo que imagino que inconscientemente marcaría su problemáticapersonalidad. Graves problemas respiratorios hicieron que el roro Carlitos las pasara canutas en su nacimiento, pero finalmente los doctores de Santa Mónica hicieron que pudiera superar esas dificultades. De hecho, su segundo nombre es Irwin, en homenaje al médico que lo salvó. Desde luego, el chaval era duro y sobre todo tenía muchas ganas de vivir, tal vez demasiadas.

Sus papis son Janet TempletonMartin Sheen, lo que evidentemente lo marcó de por vida y claro está, el nene no quiso ser bombero o albañil, sino que junto a sus hermanos compartió el amor por la actuación. Imagino los teatrillos que se montarían en el jardín de la casa junto a EmilioRamónRenéey a sus progenitores corrigiéndoles, guiándolos ya por el camino de la interpretación.

“Aléjense del crack, beban leche con chocolate. Disfruten del momento”

Al chaval también le gustaba el beisbol, pero pronto empezó a interesarse por otras cosas. En especial las féminas. Con dieciséis años se cita con Robin Wright (la que luego aguantaría las infidelidades de Sean Penn…) y la policía del Condado lo detiene por conducir borracho su flamante regalo de cumpleaños.

En el instituto tenía una pandillita de coleguitas, tal vez os suenen algunos: RobChad LoweSeanChris Penn, y Dean Cain (“Lois & Clark”). Casi nada. Junto a ellos y con una cámara de Super 8 ya iba haciendo sus pinitos cinematográficos.

Pero Charlie era un cabeza loca y con diecinueve tacos deja preñada a una compañera de instituto, Paula, convirtiéndose en papá de Cassandra. Lo que para otra persona hubiera significado sentar la cabeza para él fue el detonante, el principio de una vida de fiestas, droga y folleteo a tutiplén.

“Soy adicto a una droga. Se llama Charlie Sheen. No está disponible porque si la pruebas, morirás”

Pese a sí mismo, su mayor enemigo, comenzó a trabajar en el cine, con papelitos de joven alocado, guaperillas, encasillándolo junto a otros intérpretes en el Brat Pack (o “hatajo de mocosos”). De aquellos años son películas como “Amanecer Rojo”“The Boys Next Door”… Hasta que se cruza en su camino Oliver Stone y le da una oportunidad en su ya clásico “Platoon” con un papel que se le ajusta como un calcetín.

Su fama sube como la espuma pero él no deja de lado el cachondeo fiestero y se labra una reputación de drogata que no le hace ninguna gracia a los productores y directores de las películas. Su carrera da algún que otro bandazo hasta que vuelve a trabajar con Stone en “Wall Street”, con la que toca su techo interpretativo. Ni siquiera compartir pantalla con su padre hizo que por la noche se fuera directo a la cama, todo lo contrario.

Y a partir de ahí todo fueron caídas en picado, demostrando una y otra vez que es incapaz de mantener una situación familiar. Puede atestiguarlo su primera mujer, Donna Peele, con la que duró casado poco más de un año… Entre tanto su carrera como actor se resiente y aunque interpreta algunas peliculillas que lo mantienen en el candelero (“Arma joven”“Hot Shots!”) su filmografía acumula una serie de títulos de lo más olvidable.

“Por cada hermosa mujer hay un hombre cansado de escucharla sólo por tener sexo”

En el 2002 vuelve a casarse con uno de los sex simbols del momento: Denise Richards. Vimos su hermoso rostro en “Starship Troopers” y en “Juegos salvajes” y su futuro prometía ser brillante. Pero Charlie es como el Rey Midas, pero al revés. Pese a parecer que todo iba mejor en su vida, aparece la porno star Chloe Jones y desvela las sesiones que ha tenido con Sheen. Sólo el segundo embarazo de Denise hizo que la cosa se prolongara un poco, pero el matrimonio estaba condenado.

“¿Por qué miento? instinto de supervivencia. La misma razón por la que ya no bebo en la bañera”

A partir de ahí la vida de Charlie Sheen ha sido más conocida por ocupar las páginas en los tabloides sensacionalistas que por sus logros interpretativos. Sustituyó al pobre Michael J. Fox en la serie “Spin City”después de que éste la abandonara. Pero en aquella época las orgías con prostitutas eran su principal ocupación, todo bien mezclado con cocaína y litros de alcohol.

Sin embargo, el tío parece tener un Ángel de la Guarda, porque sobrevive a una sobredosis del polvo banco y además consigue uno de los papeles principales en la aclamada serie “Dos hombres y medio”, de la que, a día de hoy, ha sido despedido. Acaba de declarar que le gustaría interpreta a un zombi en “The Walking Dead” y en una de sus últimas parties esnifó hasta ¡siete! gramos de coca. La caída continúa…

 

FREEK! te recomienda:

admin


Deja tu comentario


− 4 = tres

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD